Enlaces accesibilidad

Los bancos ganaron 14.486 millones el año pasado, un 23% más, por las menores provisiones

  • El margen de intereses se mantuvo y el bruto bajó un 2,1% mientras que subió el crédito a la clientela un 2,6%

Por
El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán
El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán. EFE/ Sergio Barrenechea

Los bancos que operan en España obtuvieron un beneficio neto conjunto de 14.846 millones de euros en 2018, que fue un 23% superior al logrado el año anterior, debido a sus menores necesidades de provisiones y saneamientos y a la contención de los gastos. La cifra es inferior a la lograda por las seis mayores entidades financieras en el pasado ejercicio.

Pese al entorno de tipos de interés negativos, el margen de intereses de estos bancos, que incluye la mayoría de los ingresos, se mantuvo en 59.000 millones de euros, en tanto que el margen bruto, que añade intereses, comisiones y dividendos, se redujo un 2,1% y quedó en 83.090 millones, ha explicado en rueda de prensa el presidente de la patronal de la banca, AEB, José María Roldán.

El crédito a la clientela creció un 2,6% y superó los 1,5 billones de euros a cierre de 2018, lo que representó el 60% del balance consolidado de los bancos, con una morosidad del 4,1% que mejoró a la registrada en 2017 en medio punto porcentual y una cobertura de los activos dudosos del 67%, cinco puntos más.

Los depósitos de la clientela superaron los 1,4 billones de euros tras crecer un 2%, hasta representar el 55% del balance, frente al 54% del año anterior. Los gastos de explotación se redujeron un 1,2% y la ratio de eficiencia se mantuvo por debajo del 50%.

Las provisiones y dotaciones por deterioro de activos financieros siguieron con la tendencia a la baja y se redujeron en 2.600 millones, un 13%, de forma "consistente" con el esfuerzo continuado en la reducción de la mora.

Fase final de limpieza del balance

En cuanto a la limpieza del balance de las entidades, Roldán ha dicho que tras la aceleración registrada en 2018, "ha entrado en su fase final" y se ha mostrado convencido de que los activos inmobiliarios tóxicos "han dejado de ser un problema en España".

El agregado de los balances consolidados de los grupos bancarios españoles se situó en 2,5 billones de euros tras crecer un 0,2% interanual y muestra, según la AEB, una evolución similar a la de años anteriores en recorte de la mora, mayores coberturas y fortalecimiento de la solvencia, que mejoró hasta el 11,3% de ratio de capital de máxima calidad CET 1 fully loaded.

La financiación mayorista tomada de bancos centrales y entidades de crédito se redujo en términos netos hasta un mínimo de 10.000 millones de euros, en tanto que los valores de deuda emitidos aumentaron en un 8,8%. Los fondos propios contables crecieron un 0,3% anual y representaron un 7,9% del total del balance.

En cuanto a las cuentas individuales, estas entidades ganaron 8.387 millones de euros en 2018, en contraste con las fuertes pérdidas de 6.554 millones registradas un año antes, debidas en gran parte al Banco Popular.

La AEB reclama estabilidad al próximo Gobierno

Roldán ha pedido "certidumbre" y "estabilidad" al gobierno que salga de las elecciones generales y que trabaje "pensando en las necesidades de la economía española" tanto las actuales como las de los próximos años. Ha recordado el endeudamiento exterior y ha explicado que España tiene que mantener la confianza de los inversores extranjeros, sin los que sería muy difícil mantener la evolución de la economía.

Preguntado por la petición de Unidas Podemos para que devuelvan el dinero del rescate recibido en 2012, recordó que "los bancos de la AEB no recibieron ni un euro de esas ayudas, sino que aportaron 20.000 millones a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) al saneamiento de las entidades que tuvieron problemas". "Esto son datos verificables" y no "juicios de valor", ha insistido.

En cuanto a las reiteradas peticiones de algunos partidos políticos para que se establezca un impuesto para la banca, ha explicado que las entidades ya pagan impuestos, un 24%, son "el segundo sector que más paga" y están "contentos de hacerlo".

También asegura que aún hay margen para más fusiones bancarias en Europa, quizá no tanto en España, porque aquí se ha pasado de 45 entidades a 13, pero "hay margen para la racionalización sin ninguna duda". Las fusiones "tienen que tener sentido para las entidades implicadas", ha añadido, antes de insistir en que si no hay fusiones transfronterizas, la unión bancaria habrá fracasado.

Noticias

anterior siguiente