Enlaces accesibilidad

'El Subsuelo', una sorprendente mezcla de '1984' y el mito de la caverna

  • Es el debut en la novela gráfica del artista zaragozano Víctor Solana
  • La historia de una sociedad subterránea controlada por una potente droga

Por
Fragmento de la portada de 'El subsuelo' GP Ediciones

Conocido por su obra pictórica en la que mezcla como nadie lo bello y lo siniestro, el joven pintor Víctor Solana (Zaragoza, 1985) ha debutado a lo grande en la novela gráfica con El Subsuelo (GP Ediciones), la historia de una sociedad subterránea inspirada en el mito de la Caverna de Platón y 1984, de George Orwell.

La idea para la historia surge en mi trabajo pictórico, donde seres con mutaciones y otras bizarradas pueblan un mundo lleno de máquinas y tecnología desfasada –asegura Víctor-. A raíz de esas pinturas, hice una pequeña historieta sobre este lugar subterráneo que fue publicada en la revista de Thermozero en 2014”.

“Más adelante –continúa- extendí la historia en un tebeo autoeditado y cuando me vi preparado me lancé a una historia más larga con estos mismos personajes y esta atmósfera. Digamos que mi idea desde el principio fue vincular mis pinturas con mi futuro cómic”.

Viñetas de 'El subsuelo'

Una sociedad que ha olvidado su pasado

En cuanto al argumento, Víctor nos comenta que: “La historia es una revisión del mito de las cavernas de Platón: ¿Qué ocurriría si en una peligrosa sociedad subterránea, dominada por una fuerte droga, hubiese alguien que se preguntara si hay algo más que aquello que únicamente conocen?

Una sociedad utópica pero que tiene muchas reminiscencias con el momento que vivimos. “Es una sociedad que ha olvidado su pasado y su historia –asegura Víctor-. Viven en el Subsuelo, en Ciudad Gas, un lugar dominado por el Krank, que es una potente droga”.

“Sus habitantes –añade el dibujante- están vigilados por Damabiah, su pastor, que desde su trono y a través de las telepantallas controla a su pueblo. Más allá de sus muros, se encuentran tribus o salvajes. En esta historia aparecerá una de ellas, la tribu del Sol, un pueblo nómada que busca respuestas”.

“En Ciudad Gas, se hallan diferentes razas y mutaciones, también ciborgs -concluye el dibujante-. He tratado de buscar una estética futurista o de ciberpunk en este sentido. Aunque no he querido ampliar el mundo demasiado, ya que para mí era importante esa sensación de sociedad aislada. Viven en el subsuelo, por tanto solo les rodea oscuridad, no se me ocurrió un mundo poblado de criaturas a su alrededor”.

Portada y página de 'El Subsuelo'

Una ciega se hará las preguntas oportunas

Una sociedad totalitaria que necesita una figura que se cuestione las cosas, el primera paso necesario para cualquier cambio. Y ese personaje es Dulze, de la que nos habla Víctor: “Dulze es una mujer que debido a su ceguera y a la vida de ladrona que le ha tocado vivir se ha hecho muy fuerte. Aunque siempre se ha sentido sola y al margen del resto. Por eso era tan importante para ella, su amigo Sol, una especie de personaje que solo aparece cuando ella se conecta a una máquina. Allí en un mundo virtual, ella puede ver y sentir de otra manera”.

“Todo cambiará –añade-, cuando se dé cuenta de que en realidad Sol es un Dios y que tiene una importante misión para ella. De ahí nacerá su crecimiento, ya que tendrá que convertirse en una líder para su pueblo”.

Para esta historia Víctor ha creado todo un mundo con numerosos personajes. De entre los que destaca a: “Las compañeras de Dulze del Sexis Bugs, entre ellas a Bela que es una especie de fiel escudera. Por otro lado está Niebla, que será una especie de mentor o sabio en esta historia”.

“Entre los villanos me gusta mucho Damabiah, pero me quedaría con el Capitán, ya que creo que es el malo con más matices, incluso puede que tenga un pequeño corazoncito” –concluye el dibujante-.

Detalle de una ilustración de 'El Subsuelo'

Poder y Religión, Cultura y Conocimiento

Como en otras grandes historias, la lucha por el poder y la religión son otros de los temas más destacados. “Por un lado es una distopía y aquí entra en valor el poder –comenta Víctor-. Como en las distopías más clásicas juega un papel fundamental, en sociedades que están condenadas por sus gobernantes, y aquí no podía ser de otra manera”.

“En cuanto a la religión –continúa-, en todo momento traté de hacer un relato mesiánico, la búsqueda de la verdad o de la tierra prometida. Por ello también es importante. Es una mezcla de ambos conceptos.

Y como la mejor ciencia ficción, se inspira en el momento que vivimos: “Creo que es inevitable cuando trabajas una historia que esté llena de referencias a la época que nos ha tocado vivir –asegura Víctor-. Al final es dar a la historia capas de ficción pero en su raíz puede que se hallen problemas actuales. Yo desde luego he querido reflejar varios de ellos, espero que el lector pueda descubrirlos. No me gustaría haber hecho una historia vacía de contenido”.

“Como comentábamos, hay dos claros problemas, el poder y la religión –añade-. Pero para mi, (no sé si esto es un SPOILER) lo más importante es darle valor a la cultura y al conocimiento. Me encanta la idea de El Señor de las Moscas; no recuerdo que escritor lo dijo, pero fue algo así como, para que nazca una cultura primero tiene que haber un baño de sangre. Creo que esa fue la idea fundamental de todo esto”.

Ilustración de 'El Subsuelo'

¿Un mundo feliz…?

En cuanto a sus influencias, Víctor confiesa que: “A nivel narrativo me nutrí de las distopías clásicas como 1984Fahrenheit 451, Un mundo feliz, etc... pero también varios libros de filosofía y lo que iba pillando durante esa época. Y recuerdo haber visto muchas películas mesiánicas como las clásicas de Moises, Noe, y otras como Juana de Arco. A fin de cuentas me puse las pilas con todo lo que tuviese que ver con sociedades del futuro y relatos sobre personas que hablan con Dios”.

Sobre la parte artística, Víctor nos comenta que: “A nivel de dibujo no sabría decir -asegura-, todavía no veo que tenga un estilo definido, simplemente me dejo llevar a la hora de dibujar. Eso si, tengo un montón de autores referencia, me gustan mucho Max, Santiago García, Luis Bustos... además de los clásicos Kirby, Frank Miller, Moebius, Toriyama. También me fijo mucho en cómix americano y autores españoles que he conocido en la escena del fanzine. Pero es que además, viniendo de la pintura también cojo referencias por ese lado. Es todo una coctelera supongo”.

Aunque una de sus influencias más claras, sobre todo en el uso narrativo del color, es David Rubín (El Héroe). “David Rubín, es uno de los autores que más me han influido en los últimos años –confiesa-. Su cómic El Héroe lo tengo grabado a fuego, fue una lectura muy importante para mí, ya que llevaba mucho tiempo sin leer tebeos y aquello fue una hostia. Por eso se le pidió si podía hacernos un prólogo, ya que para mí era una pasada si accedía. Él lo hizo encantado y ha escrito algo que para mí es maravilloso. Le estoy muy agradecido, la ilusión ha sido inmensa”.

'Viñetas de 'El Subsuelo'

Cada página es distinta a las demás

Aunque tenga todas esas influencias mencionadas, en este cómic ya podemos decir que Víctor tiene su propio estilo. “No sabría describir mi estilo, de verdad –confiesa-. Lo que he hecho en los últimos años es leer mucho cómic producido en España. Además como vengo del fanzine, también me he nutrido mucho por ahí. Así que supongo que mi estilo no debería estar muy alejado de todo esto”.

Lo que está claro es que cada página del cómic es una sorpresa y casi ninguna repite la misma estructura que las anteriores. “La estructura de la página juega un papel muy importante en la narrativa del cómic, por ello junto al guión es donde más vueltas he dado –afirma-. Para mí ambas cosas son lo más importante de la historia”.

“En cuanto a las páginas, alguna composición se repite, pero intenté que cada página fuera independiente de la otra –añade-. Resolver las cosas de diferentes maneras. He tratado de jugar con el lenguaje del cómic, que creo que nos brinda infinitas posibilidades. Ha sido mi parte favorita de todo el proceso, por eso me pareció muy interesante alejarme de la pintura durante un tiempo, ya que un nuevo campo de posibilidades se abría para poder expresarme”.

Destacar, como decíamos, su excepcional uso del color como herramienta narrativa. “Viniendo de la pintura para mi es fundamental –afirma Víctor-, además es el primer golpe de vista que encuentra el lector cuando abre el cómic. Elegí dos colores, y la suma de ambos. Me parecían que el azul y el rojo representaban muy bien la estética Ciberpunk, pero además daban calma y acción respectivamente. El cómic desde los lápices está pensado con el color, ya que al ser una paleta tan limitada había que sacarles el máximo partido”.

Un sorprendente debut en el cómic que Víctor va a seguir compaginando con su trabajo como pintor: “Actualmente estoy trabajando en una exposición de pintura que se ha ido demorando todo este tiempo, será en septiembre en Swinton Gallery, Madrid. Las pinturas tratan conceptos nuevos, ya que con este cómic he querido cerrar el ciclo de El Subsuelo”.

“Mientras trabajo en esta exposición ya estoy pensando en un futuro cómic, y no veo el momento de empezar, aunque me gustaría que mi próximo tebeo fuera realizado a medias con un guionista. Me hace ilusión trabajar de esta manera, ver qué pasa cuando se juntan dos mentes y así aprender también de él” -concluye-.

Víctor Solana retratado por Beatriz Orduña

Noticias

anterior siguiente