Enlaces accesibilidad

El fin de la moratoria al impuesto de generación eléctrica presionará al alza el recibo de la luz

  • El Ejecutivo prevé que la subida sea de entre el 2 y el 3%, lo que se traduce en que las familias pagarían hasta 1 euro más
  • Los expertos, no obstante, no esperan grandes variaciones en la factura eléctrica vinculadas directamente a este gravamen

Por
Un hombre examina su factura de la luz en un taller informativo
Un hombre examina su factura de la luz en un taller informativo. EFE/Marc Ferer

El recibo de la luz podría ser un poco más caro este mes de abril. El motivo es que se vuelve a aplicar el impuesto del 7% a la generación eléctricasuspendido hace seis meses por el Gobierno de Pedro Sánchez, que ahora prevé una subida de entre el 2 y el 3%, lo que se traduce en que las familias pagarían entre 0,5 y 1 euro más. Sin embargo los expertos recuerdan que la factura eléctrica depende también de otros factores que pueden hacer, incluso, que baje.

De hecho, el Gobierno considera que es posible que la electricidad no suba. "Puede ser que se logre absorber el efecto de la suspensión si hay una generación renovable que permita tener precios estables", aseguraba Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, en RNE hace unas semanas.

En esta línea se pronuncian también los expertos consultados por RTVE.es. "No va a afectar el recibo de forma notable, no estoy seguro de que se vaya a notar ahora", asegura Francisco Valverde, consultor energético, que incluso apunta a una rebaja en la luz en abril por la actual tendencia del mercado mayorista.

"Depende de muchos factores: del viento y la lluvia, de la demanda, de las fuentes de generación -los precios de carbón y gas- y de los derechos de emisión de CO2", señala Mario Berná, socio de la consultora eléctrica Ingebau, quien, como Valverde, recuerda que la medida del Gobierno no es susceptible de afectar a todos los consumidores.

La intervención del Gobierno no afecta a todos

La suspensión del impuesto solo ha afectado a los consumidores que tienen la PVPC, la tarifa regulada por el Gobierno, y que suponen alrededor del 45% del total. El resto de los hogares españoles se encuentra en el mercado libre y "tienen unos precios fijos, por lo que les da igual el mercado mayorista", señala Valverde.

"Es difícil saber la repercusión del impuesto en el recibo", destaca el consultor energético, que recuerda que el mercado mayorista supone, aproximadamente, un tercio del recibo de la luz en las tarifas PVPC.

Composición del recibo de la luz

Composición del recibo de la luz. noticias

Es decir, que la variación provocada por el impuesto a la generación en la factura eléctrica es pequeña. Pero también es cierto que la retirada del impuesto coincide con un abaratamiento del pool del mercado mayorista, si bien los expertos eluden vincular este movimiento directa y exclusivamente a esta medida.

También tienen su responsabilidad en esa parte del recibo el aporte de las renovables. La hidroeléctrica, por ejemplo, ayudó a contener el coste de la energía a finales de 2018.

Además, dentro del mercado mayorista tienen también influencia otros factores, como son el precio del gas y del carbón -con los que se produce electricidad-, que ha bajado por la menor demanda de China y la posibilidad de un Brexit sin acuerdo.

La bajada de otros impuestos habría abaratado más la luz

En cualquier caso, el precio de la energía en el mercado mayorista fue cara en 2018, lo que motivó la actuación del Gobierno. El Ejecutivo suspendió el impuesto a la generación y otro más, el de hidrocarburos para la producción eléctrica -que seguirá sin aplicarse-, como parte de un paquete de medidas con las que pretendía abaratar el coste de la electricidad de los hogares y empresas durante el invierno en un momento en el que la electricidad en el mercado mayorista alcanzaba máximos anuales.

"Contuvo un poco la psicosis", asegura Mario Berná. "La rebaja de impuestos [la suspensión de este gravamen y del llamado 'céntimo verde'] hizo que el precio en el mercado mayorista bajara entre un 2 y un 3%", lo que supuso "una caída del 0,7% en la factura de la luz" que apenas se notó.

Por ello, Francisco Valverde, bastante crítico con la medida, considera que "habría tenido más repercusión" que se hubiera bajado el IVA o el impuesto especial eléctrico ya que tocar estos gravámenes sí que habría afectado a todos los consumidores.

Noticias

anterior siguiente