Enlaces accesibilidad

Madrid, ciudad bombardeada: El mapa del horror, 80 años después

  • Entre 1936 y 1939, la ciudad de Madrid fue objetivo de ataques aéreos y de la artillería pesada
  • Dos arquitectos han elaborado un mapa con 1.600 de los más de 6.000 edificios que resultaron dañados

Por
Mapa del Madrid bombardeado

Durante la Guerra Civil española, entre 1936 y 1939, la ciudad de Madrid fue objetivo de ataques aéreos y de la artillería pesada. Ochenta años después del final del conflicto bélico, dos arquitectos madrileños han querido plasmar en un mapa 1.600 de los más de 6.000 edificios que resultaron dañados durante el asedio en Madrid.

Fue el primer bombardeo sistemático de una ciudad, donde se ensayó con armamento y tácticas que después se utilizarían en la Segunda Guerra Mundial en otras ciudades europeas.

Dos años de investigación han precisado Luis de Sobrón y Enrique Bordes, arquitectos y profesores asociados de la Universidad Politécnica de Madrid, para documentar 1.600 de los 6.000 edificios destruidos durante la Guerra Civil, que han reflejado en un mapa que se puede encontrar en bibliotecas, centros culturales y juntas municipales de Madrid.

TVE entra por primera vez en el archivo de bomberos de donde sale parte de los datos que han servido para elaborar este mapa. Además, justo este jueves se cumplen 80 años de la rendición de Madrid en la Guerra Civil.

Las zonas más afectadas

Unos operarios de obra buscaban una tubería y se encontraron un obús de la guerra civil en plena Ciudad Universitaria de Madrid, que fue testigo de los bombardeos que asediaron Madrid durante la Guerra Civil. 

Mariano Lozano era solo un niño pero a sus 92 años recuerda con claridad la imagen de edificios como uno de la calle de Gutemberg, destrozado por las bombas, y que vio "cortado de arriba abajo". "Las camas estaban colgando. Era un espectáculo sobre todo para los chavales. Yo entonces tenía 9 años”, asegura a TVE.

Hubo un barrio donde las bombas se cebaron. "La más castigada fue la zona de Argüelles. Es una zona directamente relacionada con el frente porque precisamente era la zona de Madrid por donde pretendían entrar por la ciudad", explican los autores del mapa del Madrid Bombardeado, Luis de Sobrón y Enrique Bordes.

La Gran Vía pasó a llamarse popularmente la avenida de los obuses. De hecho, uno de esos obuses cayó a pocos metros de la Puerta del Sol haciendo un socavón que llegó al Metro, zona de refugio para muchos. "Yo dormí varias veces en el metro. La gente allí iba a refugiarse", asegura Lozano.

"En principio se pensaba que una guerra de este tipo sobre todo bombardeando una ciudad sistemáticamente una ciudad haría que se rindieran rápidamente, y se demostró todo lo contrario", afirma Enrique Bordes.

Por contra, en el mapa se constata que la zona del Barrio de Salamanca fue la mejos perjudicada pues acogía parte de la llamada zona neutral, donde estaban los afines a Franco.

Fragmento del mapa de

Fragmento del mapa de "Madrid bombardeada" donde se ve la zona del Barrio de Salamanca, que fue una de las menos bombardeadas. noticias

Tres años de asedio

El asedio duró los tres años años de la guerra. Los bomberos de la época aportaron un peculiar relato de lo vivido esos años que ha servido para reconstruir el mapa de los bombardeos. En sus archivos, documentaron, a través de centenares de páginas, calles, números de efectivos e intervenciones, que confirman un trabajo sin descanso que realizaron muchas veces entre dos fuegos.

"Hay una anotación en otro libro donde un capataz afirma que no pueden salir por la calle de Gaztambide porque están siendo ametrallados y hay momentos que dan escalofríos por ejemplo cuando aquí ponen que no pueden precisar los coches que van porque actuó todo el servicio", asegura el oficial de Bomberos Juan Miguel Redondo.

Bombardeo en la Gran Vía de Madrid en 1937

Efectos sobre un automovil, el pavimento y edificios de una bomba de la aviación caída en la Gran Vía en el transcurso de un bombardeo aéreo en 1937. EFE EFE

El cuerpo de Bomberos comenzó la guerra con 400 efectivos y terminó con 200. Mas de 80 años después, todos coinciden en desempolvar libros y datos sin ocultar cicatrices para recordar, dicen lo que nunca debería repetirse.

Noticias

anterior siguiente