Enlaces accesibilidad

Análisis

Aprende cómo evitar que te engañen vía Whatsapp en esta campaña electoral

  • Un decálogo de consejos para evitar ser víctimas de bulos políticos en estas elecciones

Por
Elecciones generales en España - Whatsapp y fake news
Los bulos con información política falsa encuentran en Whatsapp un canal de difusión masivo y sin apenas filtro. ISTOCK

Las conocidas como fake news, las noticias falsas, están en nuestras pantallas, en las redes sociales que visitamos a diario, en los servicios de mensajería tipo Whatsapp o Telegram. Son una realidad creciente en el contexto de un ciclo electoral tan polarizado como el que atravesamos este 2019, que convierte a los ciudadanos en objetos de manipulación y vectores para transmitirse como un virus.

Olvidemos por un momento si la proliferación de las fake news es culpa de políticos o grupos de presión sin escrúpulos, de medios de comunicación negligentes en su función verificadora de la información o de las plataformas digitales que no aplican los filtros preventivos necesarios.

Hablemos de los destinatarios, de todos nosotros. Porque al final de este ciclo perverso de comunicación estamos los ciudadanos. Los usuarios también contamos con filtros, el propio sentido común y unas cuantas preguntas que hacernos para distinguir si una información que comparten con nosotros es verdadera o falsa. Los recogemos a modo de decálogo con las aportaciones del proyecto periodístico Maldita.es y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU):

1. ¿Quién lo publica? Atención si la noticia no tiene ninguna fuente o ninguna firma. Si la tiene, ¿es una web conocida en la que confiamos? Si es una página desconocida y la noticia es muy sensacionalista, hay que desconfiar y comprobar si alguna otra página con más autoridad la respalda. 

Sospecha cuando recibas información de personas o cuentas que no conoces, más si pide abrir un enlace o un archivo adjunto. Incluso si nos la envía una persona amiga o conocida, puede estar replicando un bulo o tener su cuenta hackeada.

Recela también de esos mensajes alarmistas que citan a un "amigo" o un "familiar que es policía/militar/médico" sin identificar. Esto es prácticamente una garantía de bulo.

2. No quedarse en el titular. El titular es solo un extracto, y una de las primeras formas de desinformar es manipular titulares para hacerlos más atractivos a costa de su rigor.

3. La URL. A veces se manipulan las direcciones url de periódicos o webs reconocidas para que, a primera vista, puedan llegar a engañar a un usuario despistado. A menudo suplantan entidades y organizaciones de todo tipo, incluida la Policía. Una noticia escandalosa que está en una url similar a una página famosa debe llevar a sospechar que se trate de una patraña.

 MALDITA.ES

4. Pistas en el texto. Al leer el contenido, desconfía si no hay fecha, si encuentras faltas de ortografía, un contenido extraño o escrito en un mal español, como si estuviera traducido automáticamente o lo hubiera escrito un extranjero.

5. Citas falsas. No hay que fiarse de fotos de políticos debajo de las cuales se pone una supuesta declaración suya, y nada más.

6. Las fotos con trampa. La falsificación de la información más habitual se realiza mediante las fotos. Algunas son retocadas, otras recortadas, pero lo más habitual es que los autores de ese bulo empleen imágenes antiguas, que no tienen nada que ver con los a los que se refiere el texto.

Facebook recomienda hacer una búsqueda de la foto o imagen para comprobar su procedencia: es un buen consejo, puedes hacerlo por ejemplo, usando el buscador de imágenes de Google o una web específica como TinEye.

 NEWTRAL.ES

7. ¿Quizás es humor? Hay que fijarse también en la cabecera del medio. Quizá se trate de una web satírica, que solo pretende hacer reír, pero no engañar. Se nota porque suelen emplear un estilo humorístico relativamente evidente. ¿Parece de El Mundo Today? Quizá lo sea, o de una página similar.

8. Las alertas de emergencias. No debemos compartir ninguna cadena de Whatsapp si no hay una fuente oficial detrás. Comprobar a través de los perfiles oficiales de la Policía, la Guardia Civil, Emergencias, Protección Civil, Sanidad… que existe esa alerta. Si es real, ellos ya la han difundido.

 MALDITA.ES

9. Argumentos de autoridad indemostrables. Ojo a las alertas basadas en un eminente doctor de un hospital que no existe, o un profesor de una Universidad que sí existe, pero nada tiene que ver con el asunto.

10. Testimonios dudosos. Personas que han sido víctimas de la terrible noticia o que han vivido en carnes propias el milagro del que hablan… o fotos de personas conocidas sacadas de contexto: un clásico en los bulos.

Y por supuesto, si identificamos una noticia falsa, denunciémosla como tal y avisemos a nuestros contactos de que es una patraña.

Noticias

anterior siguiente