Enlaces accesibilidad

Tragedia aérea en Etiopía

Boeing modificará en diez días el sistema de sus 737 Max al que se vinculan los accidentes de Etiopía e Indonesia

  • Llamado MCAS, se trata de una función de seguridad automática cuya misión es evitar que el avión entre en pérdida
  • Provocó el accidente de Lion Air y los indicios apuntan con fuerza a que también está implicado en el de Ethiopian Airlines

Por
Imagen de archivo de un Boeing 737-800 Max después de su vuelo inaugural.
Imagen de archivo de un Boeing 737-800 Max después de su vuelo inaugural. AFP

Boeing modificará en un plazo de diez días el sistema MCAS (Sistema de Aumento de Características de Maniobras, en español)implantado de serie en su modelo 737 Max e implicado en el accidente del Lion Air de octubre pasado. Los indicios recabados hasta el momento indican cada vez con mayor fuerza que también ha podido ser una de las causas principales del siniestro fatal del vuelo ET302 de Ethiopian Airlines.

Fuentes de la compañía aeronáutica han confirmado este extremo a la agencia AFP, aunque también han querido dejar claro que la investigación del accidente de Etiopía sigue su curso y hasta que esta no concluya no se puede determinar con toda certeza la implicación del sistema MCAS en el siniestro.

Actualmente, las autoridades francesas se encuentran analizando el contenido de las cajas negras del Boeing 737 Max de Ethiopian Airlines para tratar de dilucidar qué es lo que provocó el accidente en el que murieron 157 personas.

Después del siniestro de Lion Air en Indonesia, en el que se demostró que fue determinante el sistema MCAS, Boeing comenzó a trabajar en una actualización de software para corregirlo. Ahora, desde la propia compañía se han apresurado a afirmar que la implementación ha seguido el curso previsto y que no se ha visto influida por el accidente de Etiopía.

Este accidente ha provocado la inmovilización de toda la flota 737 Max 8 y su otra variante, el 737 Max 9, en todo el mundo. Además del descalabro en Bolsa del gigante aeronáutico, cuya cotización se ha dejado en los últimos días más de 25.000 millones de dólares.

Un sistema para ayudar a los pilotos

A grandes rasgos, el sistema MCAS interviene directamente para corregir el ángulo de ataque de la aeronave y evitar que pierda sustentación y descienda descontroladamente. El ángulo de ataque de un avión es el que forma el ala con la dirección del aire que incide sobre ella y es un parámetro que influye en la capacidad del avión de permanecer en vuelo y evitar entrar en pérdida.

El modelo 737 Max presenta unas cualidades aeronáuticas especiales, debido a que sus motores -básicamente, más grandes y adelantados en su posición alar que las del modelo predecesor-, pueden provocar que el morro del avión se alce en determinadas fases que requieren de pilotaje manual, como el despegue; lo que a su vez puede derivar en que el avión pierda sustentación y caiga.

La misión de MCAS es entrar en funcionamiento de manera automática y corregir este efecto indeseado. Pero si existe desconocimiento o falta de pericia de los pilotos ante este sistema, como muchos de ellos han denunciado, los efectos pueden ser catastróficos.

Ascensos y descensos erráticos

Los primeros elementos de la investigación del accidente de Etiopía apuntan a un mal funcionamiento en este sistema de estabilización de vuelo. Tanto la aeronave de Ethiopian Airlines como la de Lion Air experimentaron procesos muy similares: poco después de despegar, registraron ascensos y descensos erráticos, además de velocidades fluctuantes, antes de acabar estrellándose a una velocidad elevada.

Varios pilotos estadounidenses también han informado que se han enfrentado a un mal funcionamiento de este dispositivo. La Administración Federal de Aviación (FAA), el regulador de aviación de EE.UU., le ha pedido a Boeing que modifique este software antes de que finalice el mes de abril.
 

Noticias

anterior siguiente