Enlaces accesibilidad

El papa Francisco asegura que nunca autorizará el celibato opcional

  • Por contra, abre la puerta a ordenar sacerdotes a hombres casados en lugares recónditos
  • También quiere que los obispos "tomen conciencia del drama de los abusos" sexuales

Por
El Papa Francisco finaliza su viaje a Panamá
El Papa Francisco responde a las preguntas de los periodistas durante el vuelo este domingo desde Panamá a Ciudad del Vaticano. EFE Alessandra Tarantino

El papa Francisco aseguró este lunes que nunca autorizará el celibato opcional, aunque dejó abierta la puerta a conceder la ordenación sacerdotal a hombres casados en lugares recónditos, durante la rueda de prensa celebrada en su viaje de regreso de Panamá tras la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

"Personalmente, creo que el celibato es un don a la Iglesia y yo no estoy de acuerdo con permitir el celibato opcional", dijo Francisco.

Aunque el papa se refirió a la posibilidad, actualmente en estudio, de que los llamados "viri probati", que son hombres maduros casados, puedan ser ordenados solo en sitios muy lejanos, como las islas del Pacífico o la Amazonia, donde faltan sacerdotes.

Francisco reiteró en varias ocasiones su oposición "al celibato opcional antes del diaconado" y para ello citó la frase de san Pablo VI: "Prefiero dar la vida antes de cambiar la ley del celibato".

Explicó que hay un libro interesante donde un teólogo dice que "la Iglesia hace la Eucaristía, y la Eucaristía hace la Iglesia" y que hay lugares donde la comunidad católica está en manos solo de diáconos, las hermanas religiosas o laicos.

En este volumen, explicó el papa, se habla de que se podría otorgar el sacerdocio a los casados solo para celebrar misa, el sacramento de reconciliación o la unción de enfermos y que esto "podría ser interesante".

El papa lamenta que los jóvenes se alejan de la Iglesia

Francisco también explicó que en su opinión los jóvenes se alejan de la Iglesia "por la falta de testimonio de los cristianos, de los sacerdotes, de los obispos" y bromeó al señalar que no podía decir "también de los papas". Agregó que "si un pastor no vive con pasión, la gente se siente abandonada, o con cierto sentido de desprecio".

Y que lo mismo ocurre con los laicos, pues existen "católicos hipócritas, que van todos los domingos a misa pero luego no pagan la paga extra o pagan en negro, explotan a la gente, y después se van al Caribe de vacaciones". "Esto es un contra-testimonio por parte de un católico y esto aleja a las personas de la Iglesia", añadió

Y continuó: "No digas que eres católico si no das testimonio. Decid que tenéis educación católica, pero que sois tibios, mundanos".
El papa agregó que "le dan pánico" este tipo de católicos que se creen perfectos.

El problema de los abusos

En la misma rueda de prensa, el papa Francisco aseguró que quiere que los obispos "tomen conciencia del drama de los abusos" sexuales y articulen protocolos claros de cómo actuar cuando sucedan, durante la reunión de finales de febrero a la que convocó a las Conferencias Episcopales de todo el mundo.

El papa explicó que con la inédita reunión que se celebrará del 21 al 24 de febrero en el Vaticano quiere que las conferencias episcopales sean conscientes de lo que significa "el drama de un niño abusado". También afirmó que la idea surgió durante una de las reuniones del G9, el grupo de cardenales que le están ayudando a implementar algunas reformas, pues se dieron cuenta de que los obispos no sabían qué hacer en la gestión de los casos de abusos "pues hacían cosas buenas y otras malas".

Explicó que este será el primer objetivo de la reunión mientras que el segundo será dar un "protocolo claro" de lo que hay que hacer cuando se produzcan estos casos. El papa argentino, que convocó la reunión tras los nuevos informes sobre casos de pederastia por parte del clero y que fueron cubiertos durante décadas en países como Estados Unidos, subrayó la importancia de entender el sufrimiento de las víctimas.

"Yo recibo con regularidad a gente que fue abusada. Recuerdo algunos casos, como el de una persona que me reveló que durante 40 años no pudo rezar. Es terrible el sufrimiento", señaló.

La reunión servirá además, agregó, "para que sepan lo que hacer, el procedimiento a seguir y que se hagan programas de lo que el obispo, el arzobispo o el presidente de la conferencia episcopal tienen qué hacer. Pero que sean claros". Insistió en que lo primero que se tiene que hacer es "ser conscientes" del daño a las víctimas.

Noticias

anterior siguiente