Enlaces accesibilidad

Madrid Fashion Week

Del Op Art de Ailanto y al minimalismo de Pedro del Hierro

  • Ailanto juega con las formas y colores para lograr juegos ópticos
  • Pedro del Hierro cierra la jornada con un ejercicio de contención estética
  • Todos los desfiles de Madrid Fashion Week

Por
Reinventar el minimalismo y reinventar la firma, esa la misión de Nacho Aguayo. EFE

“Es una colección más fresca, menos encorsetada, y mucho más minimalista”. Así define Nacho Aguayo Solar, su colección para Pedro del Hierro. Una propuesta sosegada, tranquila, fácil de llevar y vender gracias a los colores suaves, los tejidos cómodos y refrescantes y sobre todo los rojo que se puede llevar de distintas maneras, como se ve en la pasarela.

“Esa es la idea. Que las prendas tengan versatilidad, que se reinterpreten ellas mismas según como te las pongas o quien las lleve. Por eso hemos hecho un casting plural, una apuesta por la diversidad, con gente de todas las edades, tallas y colores”, revela Aguayo.

Los vestidos ofrecen múltiples opciones, son prendas de largo recorrido. EFE

La paleta de color es circular, empieza y acaba con los mismos tonos. Hay mucho tono neutro, y blancos diferentes, desde los crudos hasta los inmaculados. También vemos naranjas, ligeros dorados y verde agua, todos refrescantes. Como los estampados. “En realidad no es un estampado, es una fotografía de una playa ampliada hasta distorsionar la imagen y el tono arena y el azul del mar casi se funden con un degradado”. Un motivo novedoso que se utiliza en variadas piezas. “Hay dos versiones, una representa un amanecer y otra un atardecer, con trazos más rojizos”.

Pedro del Hierro presenta su colección para este verano. EFE

Las prendas de día tienen clara vocación de fondo de armario pero llevan ese sello Aguayo, cada vez más presente en la colección. Los vestidos de noche y alfombra roja, donde la firma está cada vez más presente -y la demanda aumenta-, ofrece un sensual juego de formas fluidas que permiten mostrar y enseñar. No hay transparencias pero sí patrones que desnudan distintas partes del cuerpo.

“Me gustan que haya un gran escote, y dejar los hombros al aire pero llevar los brazos tapados. Y también hay vestidos muy sencillos en apariencia, con aberturas asimétricas y cuellos abiertos que caen de formas distintas”. Un notable ejercicio de contención que roza el minimalismo de finales de los 90, revisado ahora con el talento de Aguayo que firma su tercera colección para la casa española. “El balance es positivo y creo que las colecciones se parecen cada vez son más yo y menos Pedro del Hierro. Pero sobre todo me gusta el tipo de mujer al que voy dirigido, una mujer con una actitud abierta, femenina y seductora.

La pluralidad se pone de manifiesto en la colección de Pedro del Hierro. EFE

La colección de hombre está muy conectada a la de mujer, comparten códigos, colores, tejidos e incluso formas. “Se hace para que haya coherencia, para que el mensaje sea el mismo”, revela Alex Miralles. “Hemos trabajado para evolucionar el concepto del primer desfile y llegar a un hombre nuevo, masculino y seguro”. Y matiza. “Hablo de un hombre viril que viste un traje sin camiseta para mostrar su piel pero que también puede llevar un esmoquin clásico. Un hombre contemporáneo, ahí está la evolución”. Destaca el uso del moirée, una de las tendencias que más se repite en esta pasarela.

Ailanto recrean la estética Op Art en su colección. EFE

Una pasarela instalada ahora bajo la cúpula de cristal del Palacio de Cibeles, escenario escogido también por Aitor e Iñaki Muñoz, directores creativos de Ailanto que tras quince años en Ifema han optado por cambiar y escoger un escenario más especial. “Este lugar lo es, y los cristales de la cúpula nos encajan con la idea de la colección”, dicen.

Ailanto pone el foco de atención en los estampados. EFE

Su nuevo trabajo toma como referencia códigos del Optical Art, el Op Art, que juega con las formas y colores para engañar al ojo humano creando caprichosas ilusiones ópticas. “Hemos trabajado mucho los estampados, como siempre, pero ahora creando esas formas que solo ves si te paras a mirar, es necesario emplear tiempo en ver los estampados para descubrir las formas que hay en ellos, formas que hemos logrado jugando con las geometrías y el color”, cuentan.

Los tejidos tienen un papel importante porque cada textura ofrece un acabado distinto, e incluso puede hacer variar las características estéticas y formas del estampado.

Ailanto desrrolla los abrigos en distintas versiones. EFE

Las prendas no están pensadas para el día o la noche. Todas, como en una ilusión óptica, se funden en un mismo concepto de moda alejado de estereotipos. “Hemos utilizado mucho motivos de la naturaleza, que nos dan muchas opciones, y con esos juegos visuales, como el efecto caleidoscopio, ofrecen una imagen distinta, casi geométrica”.

Los flecos, muy complicados para trabajar con ellos, y el moirée, tejido complicado, se manejan con talento y soltura para todo tipo de prendas, en algunas con elegantes contrastes,” como los flecos con paños de lana muy rústicos, o los flecos colocados en zigzag”.

Diseño de Ailanto. EFE

Destacan los terciopelos con aplicaciones de cristal brillante en negro que contrastan con los jacquares de lúrex y el shantung de seda con efecto moirée que se trabaja en tonos suaves, como el azul suave “para que no se vaya al estilo señora. La paleta de color se completa con rosas y verdes, amarillo y magenta, negro y crudo… tonos que vemos en liso o formando estampados, siempre con este toque Ailanto tan especial, tan ‘arty’.

Y ese carácter artístico de su trabajo les lleva a estar este año en la prestigiosa feria de moda femenina que se celebra en la galería Saatchi de Londres. Después irán a París y Milán. Siempre abriendo caminos y mercados. Pero nunca cerrando puertas. O sí. “Yo tenía muchas ganas de salir de Ifema y hacer el desfile en un lugar especial, y que la gente que venga al desfile venga a vernos a nosotros, que se detenga en Ailanto, no una sucesión de desfiles. No sé si volveremos a Ifema”, dice Aitor. “Yo no quiero volver”, dice Iñaki. “Me gusta hacer el desfile fuera de Ifema, en lugares como este, ¡es más internacional!”. Y su hermano le responde: “Sí, pero esto cuesta el doble de esfuerzo y el doble de inversión”.

Carrusel del desfile de Ailanto. EFE

Manejan su talento en la moda y el interiorismo, sector en el que tienen una amplia trayectoria. En breve presentarán una colección de objetos para la casa que se venderán en el Museo Thyssen. Ahora podrás tener un Ailanto en el armario y otro sobre la cómoda.

Noticias

anterior siguiente