Enlaces accesibilidad

El expresidente balear José Ramón Bauzá deja el PP y acusa al partido de "sembrar el nacionalismo"

  • Critica la postura del PP en materia lingüística y dice no poder seguir militando en un partido al que le es "imposible" votar
  • El PP afirma que es "absolutamente falso" que el partido "promueva el adoctrinamiento"

Por
Boletines RNE - Bauzà se da de baja del PP y deja su acta de senador

El expresidente del Govern balear José Ramón Bauzá ha anunciado este miércoles que se da de baja del PP y que renuncia a su acta en la Cámara Alta porque no puede "seguir perteneciendo a un partido" al que, "desde luego a nivel regional", le es "imposible" votar. El motivo fundamental de su decisión es la posición del Partido Popular en materia lingüística en el archipiélago.

En una carta de cuatro páginas enviada a afiliados y simpatizantes a la que ha tenido acceso RTVE, Bauzá defiende su gestión como presidente del Govern entre los años 2011-2015 "para que el castellano tuviera idéntica prevalencia" que el catalán en las islas y para tratar de "revertir años de catalanización de Baleares" cuyo germen, asegura, había sido "producto de las decisiones y legislación del Partido Popular".

De hecho, Bauzá acusa a su partido de haber sido en Baleares "el que ha sembrado y regado un nacionalismo que la izquierda no ha necesitado más que explotar". En este sentido hay que señalar que el expresidente balear ha mantenido en los últimos meses enfrentamientos con la dirección del PP autonómico encabezada por Biel Company, contra el que perdió la lucha por el liderazgo en el último congreso regional.

Carga contra las decisiones del PP en Baleares

El exdirigente ha criticado que fue el PP desde los sucesivos gobiernos autonómicos quien "incluyó en el estatuto de autonomía que la lengua oficial de las Islas Baleares es el catalán", garantizó "el modelo de inmersión lingüística en catalán en las escuelas" y obligó con una ley a utilizar el catalán frente al castellano en la Administración Pública de Baleares".

Llegué en 2009 horrorizado por la corrupción y catalanización autonómica

Recuerda que cuando llegó en 2009 a la Presidencia quedó "horrorizado por la corrupción y catalanización autonómica" y decidió entonces cambiar la gestión para revertir "los años de catalanización de Baleares potenciados por la izquierda pero producto de las decisiones del PP".

Y critica que cuando no pudo formar gobierno tras ganar las pasadas elecciones, "el nuevo PP balear defendió que las decisiones tomadas durante mi presidencia debían ser un paréntesis a olvidar". "Literalmente las denominaron como errores ideológicos propios de extremistas", se queja. "El Partido Popular va a ser un actor fundamental en provocar que las Islas Baleares acaben en la misma situación que Cataluña", advierte en la carta.

Critica que Casado no cambie la línea del PP balear

Tras recordar las distintas posturas que defiende el PP al respecto, Bauzá explica que tomó la decisión hace un año, la convocatoria del Congreso del que Casado salió erigido presidente, "supuso un halo de ilusión que creía que podía revertir esa decisión". Afirma que ha "creído siempre" en el proyecto del nuevo líder "pero desgraciadamente, en el caso de Baleares, sus palabras y acciones van en caminos opuestos".

"La vicepresidenta del PP balear, y miembro de la ejecutiva nacional, dijo hace no mucho en rueda de prensa que 'Pablo Casado conocer perfectamente la línea regionalista de Company y no la cambiará'", denuncia en su misiva Bauzá, para quien no es concebible que el PP pida aplicar el 155 en Cataluña y permita que se apliquen las políticas "aberrantes" de otras formaciones.

El adoctrinamiento ha sido documentado por múltiples medios

"¿Cómo se puede decir que se lucha sin complejos contra el nacionalismo cuando la dirección ratificada del PP balear defiende que no existe el adoctrinamiento en nuestras islas, pese a que ha sido documentado por múltiples medios de comunicación"?, se ha preguntado.

Como ejemplo de estas cuestiones, subraya que el PP balear apoya la subvención de rótulos en catalán, que este idioma sea un requisito en el acceso de la función pública o que una de sus candidatas en Mallorca "dice que se avergüenza de España por las cargas policiales del 1 de octubre y que manda mucha fuerza al pueblo catalán en su lucha".

Concluye su carta, sin embargo, deseando "la mejor de las suertes" a Casado. "Espero que la España liberal que tanto nos ilusionó se pueda hacer realidad".

El PP: "Es falso que la política del partido promueva el adoctrinamiento"

El PP ha conocido este mismo miércoles la "mala noticia" de la salida de Bauzá, a quien ha agradecido "todo lo que ha hecho" y a quien ha deseado "lo mejor de aquí en adelante". Sin embargo, en un comunicado enviado a los medios, afirma que "el PP no está y no puede estar de acuerdo" con sus afirmaciones en materia lingüística.

Así, el partido considera "absolutamente falso" la afirmación de Bauzá de que se va porque la política del partido en Baleares promueve el adoctrinamiento.

"Hubiera bastado con que el señor Bauzá hubiera escuchado con mayor detenimiento el discurso del presidente nacional del Partido en la Convención para haberse dado cuenta de que, si por algo se caracteriza la Dirección Nacional, es, entre otras cosas, por la defensa del castellano", prosigue el comunicado, recordando las palabras "textuales" del propio Casado: "Nosotros aprobaremos una ley que consagre la libertad de elección educativa de los padres, también de la concertada. Que garantice la enseñanza en castellano en toda España y erradique el adoctrinamiento nacionalista y el dogmatismo de izquierda”.

A su vez, la formación considera que Bauzá "hubiera podido informarse" de la actividad en el Congreso, en la que el PP ha presentado una Proposición No de Ley para “garantizar el uso del castellano en términos de libertad e igualdad” en toda España y que “insta al Gobierno a promover una legislación básica que garantice el ejercicio del derecho constitucional al uso del castellano en toda España". Una medida en la que se reclaman medidas para “eliminar toda imposición de una lengua como fuente de discriminación”.

Por todo ello, "no podemos aceptar unas críticas injustificadas y que, además, ni siquiera se habían expresado en los órganos y foros internos", zanja la misiva.

Noticias

anterior siguiente