Enlaces accesibilidad

Un 10% menos de azúcar, grasas y sal en alimentos procesados para combatir la obesidad

  • La industria alimentaria se compromete con el Ministerio de Sanidad a reformular sus recetas
  • Al acuerdo se han sumado 398 empresas, con el objetivo de hacerlo realidad antes de 2020

Por
Sanidad y el sector alimentario acuerdan reducir azúcar, grasas y sal un 10%

Casi cuatrocientos fabricantes de alimentos, supermercados, cadenas de restaurantes, empresas de "catering" y del sector del "vending" han firmado un plan impulsado por el Ministerio de Sanidad para reducir en un 10% el contenido de azúcar, grasas y sal en cerca de 4.000 alimentos de cara a 2020. Estos son los puntos más destacados del acuerdo.

Trece grupos de alimentos y bebidas

El proyecto se circunscribe a trece grupos de alimentos y bebidas (aperitivos, refrescos, bollería, cereales de desayuno infantil, cremas, derivados cárnicos, galletas, helados, néctares, pan envasado, platos preparados, productos lácteos y salsas) y establece compromisos concretos de reducción de sal, azúcar y grasas para cada uno de ellos a través de la reformulación de sus recetas.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha anunciado que esta reducción “alcanzará a unos 4.000 productos distintos, de los cuales se mejorará su composición nutricional”.

Azúcar, sal y grasas saturadas

Sal: 
Se trata de un alimento muy ligado a la hipertensión, y por tanto a la salud cardiovascular. Además de a la obesidad.
El compromiso es reducir la sal en un 16% en derivados cárnicos (jamón cocido, pechuga de pavo, salchichón, chorizo, mortadela...) y en mayonesas.
En un 10% en platos preparados como croquetas, nuggets, empanadillas, canelones, lasañas...) y en salsas de tomate frito.
Disminuir la sal un 5% en ketchup y salsas finas.
Asimismo, un 13,8% en patatas fritas y un 6,7% en cremas de verduras.

 FUENTE: MINISTERIO DE SANIDAD

Azúcares añadidos: 
Los problemas de salud derivados del consumo excesivo de azúcar son claros. La Organización Mundial para la Salud (OMS) ha catalogado tres como los más importantes: obesidad, diabetes tipo 2 y caries. Su uso industrial está muy generalizado.
El acuerdo establece la reducción de un 10% en productos lácteos (tales como yogures, batidos o quesos), néctares de frutas, tomate frito, bebidas refrescantes y cereales de desayuno.
Una reducción del 5% en bollería y pastelería, galletas, helados, pan envasado y salsas. Y de un 18% en mayonesas.

 FUENTE: MINISTERIO DE SANIDAD

Grasas saturadas:
El consumo de grasas saturadas eleva el colesterol "malo" y aumenta el riesgo de obesidad y enfermedades cardiovasculares. El compromiso es reducirlas un 10% en aperitivos salados (patatas y otros productos fritos, palomitas...) y platos preparados (nuggets). Un 5% en galletas, bollería y pastelería. También, un 5% en derivados cárnicos.

 FUENTE: MINISTERIO DE SANIDAD

398 empresas

La ministra de Sanidad, ha calificado como un "hito" esta iniciativa, a la que se han sumado finalmente 398 empresas. "Hay que reconocer el enorme esfuerzo de la industria, es un paso muy importante para lograr el objetivo de conseguir una alimentación más saludable para toda la ciudadanía", ha destacado Carcedo.

La titular de Sanidad ha considerado este acuerdo "un ejemplo de colaboración público-privada" y ha informado de que la Organización Mundial de la Salud "lo incluirá entre las buenas prácticas a recomendar en los próximos meses".

Objetivo: luchar contra el sobrepeso y la obesidad

El plan se enmarca en el objetivo del Gobierno de luchar contra el sobrepeso (que afecta al 54% de los adultos españoles y al 40% de la población infantil) y la obesidad (que padecen el 17% de los adultos y el 18% de los menores de edad).

En poco más de una década, para 2030, se prevé que 27 millones de adultos españoles, el 80% de los hombres y el 55% de las mujeres, tendrá problemas de obesidad o sobrepeso.

Los países del sur de Europa, entre los que se encuentra España, tienen las tasas más altas de obesidad infantil del continente, según datos difundidos por la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Alrededor del 20% de los niños españoles son obesos.

Compañías firmantes

Así, firman el documento compañías como Kellog's, Coca Cola, Pepsico, Grefusa, Campofrío, ElPozo, otras grandes empresas de embutidos y jamones, Nueva Pescanova, Findus, Danone o Bimbo. En distribución, se encuentran los principales grupos: Mercadona, Carrefour, Eroski, Lidl, Supercor, El Corte Inglés, Dia, Consum o Covirán. Dentro de la restauración moderna, está Telepizza, Grupo Vips, La Tagliatella, Rodilla, McDonald's, Five Guys o KFC.

Reacción de los fabricantes

Una de las patronales que se ha comprometido es la Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra), que deberá reducir el 10% del contenido de azúcar de los refrescos. Pelayo Bezanilla, director de comunicación de Coca Cola y presidente de Anfabra, celebra el acuerdo y recuerda que la industria de las bebidas refrescantes “es una de las más comprometidas en la reducción del azúcar”. “Un 31% de las bebidas refrescantes que hay en el mercado ya son sin calorías”, remachó.

Tomás Pascual Gómez-Cuétara, presidente de la Federación Española de Industras de la Alimentación y Bebidas (Fiab), recuerda que el nuevo plan de mejora de la composición de los alimentos “es un paso más dentro de una respuesta global y conjunta en el fomento de la formación nutricional o la promoción de la actividad física”.

Agencia Española de Alimentación y Nutrición (AESAN)

La Agencia Española de Alimentación y Nutrición (AESAN), dependiente de Sanidad, será el organismo encargado de realizar un seguimiento de las adhesiones voluntarias acordadas y monitorizar su cumplimiento. En "unos días", los acuerdos se colgarán en la web de la AESAN y se publicarán en el BOE.

Estrategia NAOS

Los convenios están enmarcados en la Estrategia NAOS, la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad, que se remonta a 2005.

Dentro de NAOS, Sanidad anunció en noviembre la progresiva implantación del nuevo etiquetado nutricional NutriScore, así como el refuerzo del Código de Publicidad de Alimentos y Bebidas dirigida a menores (Código PAOS), por el que la industria se autorregula.

"El Código PAOS es claramente insuficiente, necesitamos vuestro compromiso. Esperemos que esto sea el comienzo de una larga amistad", se dirigió Carcedo a los fabricantes en la presentación del acuerdo.

Noticias

anterior siguiente