Enlaces accesibilidad

Rescate de Julen

Un juzgado de Málaga investiga el pozo por el que cayó Julen y las circunstancias del accidente

Por
Investigan el pozo por el que cayó Julen y las circunstancias del accidente

El juzgado de instrucción número 9 de Málaga ha abierto diligencias para esclarecer las circunstancias que posibilitaron que el pequeño Julen, de dos años de edad, cayera en un pozo en el municipio malagueño de Totalán el pasado domingo 13 de enero. Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) intentan dirimir qué se hizo antes, el pozo donde cayó el niño o la zanja que hay en los terrenos de la finca.

El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Vélez-Málaga fue el que tras el aviso de la familia de que el pequeño había caído al pozo dio parte a la autoridad judicial, quien de inmediato abrió diligencias judiciales para investigar las circunstancias del suceso, han informado a Efe fuentes cercanas al caso.

También el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil trata de determinar cómo se hizo el pozo y si contaba con los pertinentes permisos, por lo que han tomado declaración a la persona que lo hizo, así como al dueño de la finca, que es un familiar de los padres de Julen.

No se había tramitado ningún permiso

La Junta de Andalucía ya informó que no había tramitado ningún permiso para excavar el pozo de más de cien metros y en ningún departamento de Gobierno autonómico consta que se solicitase las autorizaciones pese a que son obligatorios para realizar prospecciones en busca de agua.

Fuentes judiciales han confirmado a Efe que hasta el momento ni el ministerio público ni el instructor han tomado declaración a nadie por este asunto, ni al empresario que efectuó el pozo, Antonio Sánchez, aunque en declaraciones a Efe aseguró que él selló el orificio y que su actuación fue modificada posteriormente. Esta misma versión ha sido la que facilitó a la Guardia Civil el día que le tomaron declaración.

Los agentes de la Guardia Civil también han interrogado al dueño de la finca y a otras personas relacionadas con los hechos -incluso se intentó localizar a quienes ayudaron en las primeras horas tras la caída de Julen al pozo-, aunque las fuentes no han precisado datos al respecto ya que el caso está judicializado.

Todas los informes, declaraciones y atestados que están realizando los agentes serán remitidos al titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga sin necesidad de que sea requerido por el juez, al igual que la prueba de ADN que se le hizo la semana pasada a un pelo de Julen (encontrado entre la tierra extraída del pozo) que ha sido cotejado con los familiares y con un biberón del menor.

Esta prueba científica no había llegado en los últimos días al Juzgado, según las fuentes, ya que en un primer lugar el resultado se comunicó verbalmente. Cuando el equipo judicial de la Guardia Civil tenga el informe del ADN lo enviará al juez, al igual que están haciendo los agentes del Seprona con toda la investigación y circunstancias que rodean las obras del pozo.

Deciden ensanchar el túnel vertical para el rescate de Julen al no pasar el tubo

Investigan si el pozo se hizo antes que la zanja de la finca

Desde el Seprona intentan dirimir qué se hizo antes, el pozo donde cayó Julen o la zanja que hay en los terrenos de la finca. Este dato es importante para la investigación porque podría dar veracidad a la declaración del empresario que efectuó el pozo, quien aseguró que selló el orificio y que su actuación fue modificada posteriormente.

Los agentes también han interrogado al dueño de la finca, aunque no ha trascendido su declaración, e intentan aclarar si la zanja que hay en el terreno es anterior o posterior a la prospección ya que el pozo está dentro de dicha zanja.

Otro punto importante para los agentes es determinar si los movimientos del terreno para hacer la zanja pudieron mover la piedra con la que supuestamente el pocero cerró el agujero.

Pese a ello, aunque el pocero hubiera cerrado el sondeo con una piedra ello no le exime en que su forma de proceder no fue correcta ya que la prospección debería haber sido sellada completamente.

Los informes permitirán conocer si hubo irregularidades

Con toda la información que los agentes están recabando sobre la titularidad, el tipo de terreno, si era urbanizable y los trabajos de prospección, entre otros, se están haciendo informes para que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Totalán (Málaga) comprueben si se ha cometido alguna falta administrativa.

Tanto para acometer el pozo como para ciertos movimientos de tierra es necesario contar con permisos aunque la Junta de Andalucía ya informó de que no había tramitado ninguna autorización para excavar el pozo de más de cien metros y en ningún departamento del Gobierno autonómico consta que se solicitasen dichos permisos.

Las fuentes consultadas han destacado que de haber alguna irregularidad se estaría hablando de "falta administrativa" no de delito, ya que el tema penal lo lleva el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga y son temas separados e independientes.

Pese a ello, de todos los informes que está realizando el Seprona se hará una copia para remitirlos al Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga por ser el instructor de la investigación abierta por la desaparición de Julen.

Las obras para llegar a Julen

Los equipos de rescate buscan al menor desde las 14.00 horas del domingo 13 de enero cuando se encontraba con sus familiares en una finca privada en la localidad malagueña de Totalán y se precipitó por el agujero. Para su rescate, se ha perforado un túnel vertical y paralelo de 60 metros de profundidad.

Al terminarse anoche dicho túnel vertical, había que acometer el encamisado y otros tareas antes de que la brigada de salvamento minero pudiera acceder a ejecutar -de forma manual- una galería horizontal de cuatro metros que conectará con el pozo donde se cree que está Julen, lo que estaba previsto inicialmente para este mediodía.

Sin embargo, esa tarea de encamisado también está teniendo problemas. Según la Subdelegación del Gobierno en Málaga, "han aparecido dificultades técnicas en el entubado tras superar los 40 metros de profundidad. Los tubos no sobrepasan esa cota. Ante el riesgo de que puedan quedar atascados, se ha decidido sacarlos".

Se han barajado varias opciones y se ha optado por la que se considera más segura, que consiste en rellenar el túnel con tierra fina y volver a perforarlo con un engrosamiento un poco mayor, según dichas fuentes, que han añadido que no es posible dar una estimación de tiempo y que esta maniobra ya ha comenzado.

Este nuevo contratiempo provocará un retraso en las previsiones ya que la Brigada de Salvamento Minero de Asturias iba a empezar este mediodía a excavar una galería horizontal de cuatro metros que conectara el túnel con el pozo.

Está por determinar la influencia de las últimas dificultades en los plazos previstos para el inicio de la labor de los mineros, que requieren unas 24 horas para practicar la galería.

Noticias

anterior siguiente