Enlaces accesibilidad

Fotoperiodismo, esa otra forma de retratar la moda

  • 80 imágenes de los fondos de EFE retratan la historia e historias de la moda 
  • Las fotografías se exponen con diseños de modistos de distintas generaciones

Por
Modelos en un desfile de Emilio Ochagavía (1965). EFE

Estamos acostumbrados a ver la moda a través de la mirada subjetiva de los fotógrafos especializados, artistas que juegan con la magia, la fantasía y las emociones para lograr bellas imágenes, casi siempre irreales. Pero hay otras formas de acercarse a la moda y una de ellas es el fotoperiodismo que retrata la moda pero siempre remarcando su contexto social, cultural e incluso político.

La agencia EFE cuenta con un extenso archivo histórico de doce millones de fotografías que conforman el álbum de fotos de la historia, nuestra historia. Un recopilatorio de momentos que sirven para revisar nuestro pasado desde distintos puntos de vista, y la moda es uno de ellos. 

Ahora, una selección del trabajo de nueve décadas, se expone en el Museo de Artes Decorativas de Madrid junto a piezas de modistos españoles de distintas generaciones. Todos los elementos juntos reconstruyen con respeto los armarios donde estuvieron 'Las costuras femeninas de la moda española' entre 1930 y 2018.

Hemos estado un año trabajando y hemos visto más de 25 mil fotografías. Tuvimos que ampliar las categorías de búsqueda y además de la moda hemos recurrido a conciertos, eventos, galas de los Goya… Escoger tan solo ochenta imágenes no ha sido fácil pero toda la labor de búsqueda en los archivos, de revisar placas de cristal y de acotar ha sido muy enriquecedor”.

Una modelo posa con un mantón de Manila en 1930. EFE

Habla Lourdes A. Esmorís, directora de comunicación de la agencia EFE. “El germen de esta exposición fue el Premio Nacional de Moda que nos concedieron en 2017, un premio por haber trabajado tanto por la moda española. Ahí surgió la idea, se lo propuse a Pepa Bueno, directora ejecutiva de la Asociación de Creadores de Moda de España, y enseguida se entusiasmó con el proyecto.

“Nos hemos centrado en moda femenina, para acotar la temática, y hemos construido un recorrido histórico a través de distintos temas o elementos: los volantes, el bordado, los vestidos de novia, la capa…”, cuenta Bueno y señala una recia y elegante alzada que lleva un capa al hombro, un diseño de Oteyza en paño salmantino bejarano que posa con una capa en tul rosa de Pedro del Hierro, femenina y sensual. “Porque en todo momento hemos querido traer al presente aspectos de la moda del pasado”, añade. 

Lo cuenta en una sala presidida por una fotografía en la que vemos trabajando a Pedro Rodríguez, uno de los grandes de la costura española. A su lado hay tres vestidos de Jorge Vázquez, Beatriz Peñalver y Menchén Tomás que comparten códigos con la imagen. “Ahí queda claro que en España ha habido mucho talento y que hoy también hay mucho talento”, añade.

Volantes de Juana Martín, Carmen March y Oliva con fotos de María Escoté y Montesinos. EFE

Pasear por las salas invita a la nostalgia pero también a la diversión. Vemos fotografías icónicas que navegan en nuestra memoria y otras de mujeres anónimas que aportan esa otra forma de contar la moda. Sara Montiel desciende por las escaleras de un avión derrochando glamour y unas mujeres que limpian pescado dejan claro que el tipismo y las tradiciones artesanas fueron y son fuente inagotable para los modistos.

Piezas de Oteyza y Pedro del Hierro en la sala dedicada a la capa. R. Muñoz

La colocación de las fotografías tiene siempre una clara intención: contar, informar, recordar, retratar los cambios sociales. “Hay imágenes de señoras pudientes que ven los desfiles en los salones de costura junto a otras de desfiles en un teatro de San Sebastián e incluso en un tren, fotografías que también retratan la democratización que ha experimentado la moda”, dice Esmorís.

El vestido de Devota&Lomba conversa con una imagen de la izquierda. EFE

Y hablando de desfiles y cambios. Pepa Bueno hace una interesante reflexión sobre la primera fila de la pasarela, ese lugar en el que se sientan las estrellas, en el que se posan todas las miradas. “Una primera fila es el front row del desfile pero también lo es una boda, un estreno de cine, una entrega de premios o una recepción real”, añade.

Vestido de novia de Maya Hansen e imagen del enlace de Marisol. R. Muñoz

La sala dedicada a la alfombra roja conecta a Paz Vega vestida por Hannibal Laguna en 2002 con Úrsula Corberó vestida por Teresa Helbig en 2017. El espacio dedicado a las novias, sector en el que España es un referente internacional, cuenta con los vestidos de novia con los que se casaron Maya Hansen y Pilar Dalbat que miran de reojo las fotografías los enlaces de Marisol y Letizia Ortiz. Porque aquí conviven reinas de palacio con reinas de pasarela. “Mi fotografía preferida es una de la reina emérita que lleva una elegante pamela y un abrigo de mangas evasé, y está acariciando un leopardo. Es de 1972 y es inédita porque fue censurada”, cuenta Lourdes A. Esmorís. Pepa Bueno se decanta por otra muy distinta. “La de Bimba Bosé desfilando para David Delfín con un vestido que lleva cuerpo de esmoquin y falda de volantes, porque une pasado y presente y hace una nueva lectura de lo español, del traje de gitana, mostrándolo de una forma contemporánea. Y esto encaja mucho con el mensaje de la exposición”.

Marisol y Lola Flores en el bautizo del hijo de La Faraona (1961). EFE

La directora de comunicación de EFE resalta que han descartado la perfección de la pose. "Buscábamos un gesto interesante o una situación especial. Por ejemplo la mirada triste de Marisol en el bautizo de Antonio Flores, al que sostiene en sus brazos, que no tiene nada qué ver con la pose hierática de Carmen Polo. Ha sido una labor muy bonita, insisto, y quiero destacar la labor e implicación de las documentalistas Carmen Tello y Paloma Puente y las especialistas en moda Carmen Martín e Inmaculada Tapia que se han dejado la piel con las fotografías y los textos que las acopañan”, añade orgullosa de su equipo. Un equipo de mujeres que han reconstruido las costuras femeninas de la moda de España.

El Museo Nacional de Artes Decorativas acoge la exposición. EFE

La exposición, que se puede ver hasta el 31 de marzo de 2019, forma parte del calendario de actividades de Madrid es Moda y de la Madrid Fashion Week. 

Noticias

anterior siguiente