Enlaces accesibilidad

Tsunami en Indonesia

Indonesia vigila la actividad del volcán Anak Krakatoa y mantiene la alerta por tsunami

  • Las autoridades han pedido a la población que evite las playas hasta el miércoles ante el riesgo de nuevos corrimientos de tierras
  • El Gobierno indonesio reconoce que el sistema de alerta por tsunamis tras erupciones volcánicas no funciona desde 2012

Por
Indonesia mantiene la alerta por tsunami

Las autoridades indonesias vigilan de cerca la continua actividad del volcán Anak Krakatoa, cuya erupción provocó el sábado un tsunami en el que ya se han contabilizado más de 370 muertos. El volcán, ubicado en medio del estrecho, lleva erupcionando a diario en los últimos meses, y los expertos advierten de que podría provocar nuevos corrimientos de tierra y nuevas olas mortales, por lo que las autoridades han solicitado a los residentes que permanezcan alejados de la playa hasta el miércoles.

Dos días después de la catástrofe, los equipos de emergencia siguen buscando a supervivientes entre los 128 heridos, mientras que se evaluan los cuantiosos daños materiales. Este lunes han logrado acceder a la localidad de Sumur, donde hay 36 muertos y 476 heridos, y también han rescatado con vida a un niño de cinco años que quedó atrapado tras más de doce horas bajo un vehículo en la playa de Carita.

Pero el daño en carreteras y puentes ha dificultado el acceso a varios puntos de las provincias de Banten, en Java, y Lampung, en Sumatra, según ha informado la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB). Entretanto, la cifra total de desplazados ha descendido de los 11.687 a los 5.665, aunque las autoridades han advertido de que el número de víctimas podría aumentar. 

14 horas - En Indonesia se trabaja sin descanso para encontrar a las decenas de desaparecidos

Fallos en los sistema de alertas

El gobierno indonesio ha sido muy criticado por los fallos del sistema de alerta de tsunamis ante la falta de avisos el sábado.

El propio portavoz de la Agencia de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho, ha reconocido en rueda de prensa que Indonesia no tiene un sistema de alerta de tsunamis provocados por volcanes y que las boyas instaladas para detectar una repentina subida de las olas no funcionan desde 2012 por el vandalismo, la falta de fondos y el bajo mantenimiento.

Los expertos explican por qué es muy difícil prever un movimiento de tierras submarino como el de Indonesia

El país se asienta sobre el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona con gran actividad sísmica y volcánica que cada año es sacudida por unos 7.000 temblores. El pasado mes de septiembre, otro tsunami que tampoco fue detectado dejó más de 2.000 muertos en la isla de Célebes

Búsqueda de supervivientes y evaluación de daños

Las constantes erupciones del volcán en los últimos meses y el tsunami han borrado casas, hoteles y embarcaciones enteros del mapa. Ahora, los supervivientes recuerdan el momento de la tragedia mientras tratan de rehacer sus vidas. "Escuché un fuerte ruido, pero no le dimos importancia.

Dos o tres minutos después mi marido llegó corriendo y avisando de la subida de las aguas", ha explicado a Efe una vecina de Anyer, donde murieron 28 personas y desaparecieron otras 68. Su vivienda, construida con cemento y situada a unos 30 metros de la costa, ha sufrido pequeños desperfectos y la familia ha podido volver a habitarla, pero Rasya admite tener miedo de que otro tsunami más grande impacte en la zona.

El tsunami en Indonesia, en imágenes

anterior siguiente
10 Fotos 1 / 10 ver a toda pantalla
  • Una vista aérea del volcán Anak Krakatau durante la erupción

    Los daños provocados por el tsunami en la región del Estrecho de Sonda (Indonesia)

    Una vista aérea del volcán Anak Krakatau durante la erupción.

    REUTERS
  • Vista aérea de los destrozos causados en Carita

    Los daños provocados por el tsunami en la región del Estrecho de Sonda (Indonesia)

    Vista aérea de los destrozos causados en Carita.

    AFP

Otros hogares de Anyer, la mayoría chamizos de madera ubicados en primera línea de playa, son un amasijo de escombros de madera y hierro. El distrito más afectado por el envite de las olas es el de Pandeglang, en la parte javanesa, donde 267 personas perdieron la vida, 1.143 resultaron heridas, 38 permanecen desaparecidos. En este área turística muchos visitantes se encontraban de vacaciones cuando fueron sorprendidos por el súbito envite de las aguas.

Aulia Arriani, portavoz de Cruz Roja Indonesia, ha indicado a Efe que, aunque la ayuda humanitaria ya se distribuye en la región, todavía son necesarias provisiones de comida, agua potable, medicinas y otros artículos de emergencia.

Noticias

anterior siguiente