Enlaces accesibilidad

Vaticano

El papa asegura que la Iglesia nunca más encubrirá los casos de abusos

  • El mensaje del papa a los abusadores: "Entregaos a la justicia humana y preparaos para la justicia divina"
  • "Cuánta violencia contra los inmigrantes y contra las mujeres", ha denunciado en una descarnada felicitación navideña

Por
El papa Francisco saluda a niños durante su audiencia general de los miércoles en el Aula Pablo VI en el Vaticano
El papa Francisco saluda a niños durante su audiencia general de los miércoles en el Aula Pablo VI en el Vaticano. EFE / ANGELO CARCONI

El papa Francisco ha asegurado este viernes que la Iglesia "nunca más encubrirá o subestimará" los casos de abusos por parte del clero y que "no se cansará de llevar a los abusadores a la Justicia".

Durante el discurso que ha pronunciado ante la Curia para la tradicional felicitación de las fiestas navideñas, el papa ha vuelto a aprovechar esta audiencia para lanzar un duro discurso ante los jerarquía eclesial y en esta ocasión lo dedicó a la lacra de los abusos por parte del clero.

"La Iglesia no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes", ha clamado.

Boletines RNE - El papa asegura que la Iglesia no encubrirá más los abusos de sus miembros

"Entregaos a la justicia humana, y preparaos para la justicia divina"

Francisco ha lanzado un mensaje a todos los que abusan de menores: "Convertíos y entregaos a la justicia humana, y preparaos para la justicia divina".

Ha reconocido que en el pasado, "por ligereza, por incredulidad, por falta de preparación, por inexperiencia o por superficialidad espiritual y humana, han tratado muchos casos sin la debida seriedad y rapidez". "Nunca debe volver a suceder. Esta es la elección y la decisión de toda la Iglesia", ha asegurado.

Francisco ha hablado con dureza al recordar cómo "hombres consagrados, que abusan de los débiles, valiéndose de su poder moral y de la persuasión" cometen estas "abominaciones" y "siguen ejerciendo su ministerio como si nada hubiera sucedido; no temen a Dios ni a su juicio, solo temen ser descubiertos y desenmascarados".

Estos, añadió el papa, "desgarran el cuerpo de la Iglesia, causando escándalo y desacreditando la misión salvífica de la Iglesia y los sacrificios de muchos de sus hermanos".

El papa Francisco habla con un grupo de niños durante su audiencia general de los miércoles en el Aula Pablo VI del Vaticano

El papa Francisco habla con un grupo de niños durante su audiencia general de los miércoles en el Aula Pablo VI del Vaticano EFE / ANGELO CARCONI

"A menudo su rostro angelical oculta un lobo atroz"

Francisco ha descrito cómo estos "a menudo, detrás de su gran amabilidad, su labor impecable y su rostro angelical, ocultan descaradamente a un lobo atroz listo para devorar a las almas inocentes".

El pontífice argentino ha recordado que en la reunión que se celebrará en febrero en el Vaticano con las conferencias episcopales de todo el mundo "se buscará transformar los errores cometidos en oportunidades para erradicar este flagelo no solo del cuerpo de la Iglesia sino también de la sociedad".

"La Iglesia no se limitará a curarse a sí misma, sino que tratará de afrontar este mal que causa la muerte lenta de tantas personas, a nivel moral, psicológico y humano", agregó.

Agradecimiento a los medios de comunicación honestos y objetivos

También ha criticado a quienes dentro de la Iglesia "se alzan contra ciertos agentes de la comunicación, acusándolos de ignorar la gran mayoría de los casos de abusos, que no son cometidos por ministros de la Iglesia, y de querer dar de forma intencional una imagen falsa, como si este mal golpeara solo a la Iglesia Católica".

ha agradecido a todos los medios que "han sido honestos y objetivos y que han tratado de desenmascarar a estos lobos y de dar voz a las víctimas".

"Incluso si se tratase solo de un caso de abuso -que ya es una monstruosidad por sí mismo- la Iglesia pide que no se guarde silencio y salga a la luz de forma objetiva, porque el mayor escándalo en esta materia es encubrir la verdad", ha dicho.

Instó a todos a ayudar a la Iglesia "en su difícil tarea, que es reconocer los casos verdaderos, distinguiéndolos de los falsos, las acusaciones de las calumnias, los rencores de las insinuaciones, los rumores de las difamaciones".

El papa Francisco, que ha anunciado desde el inicio de su pontificado tolerancia cero contra los abusos de menores por parte del clero, pero que también ha sido criticado por no haber tomado acciones concretas, aseguró también que "la Iglesia nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso".

"Cuánta violencia contra los débiles y contra las mujeres"

El papa Francisco también ha denunciado este viernes la violencia que aún existe contra los inmigrantes, los niños y las mujeres, durante el discurso a la Curia en ocasión de la felicitación de las fiestas navideñas.

Francisco ha hablado de las varias "aflicciones" de este año y ha recordado la lacra de los abusos hacia los menores, las infidelidades en el seno de la Iglesia y la violencia contra los más débiles.

"Cuántos inmigrantes -obligados a abandonar sus países de origen y arriesgar sus vidas- hallan la muerte, o sobreviven pero se encuentran con las puertas cerradas y sus hermanos de humanidad entregados a las conquistas políticas y de poder", dijo en su discurso ante la jerarquía eclesial.

 El papa Francisco (c) conversa con un grupo de inmigrantes durante su visita a la isla de Lampedusa, Italia, el 8 de julio de 2013

El papa Francisco conversa con un grupo de inmigrantes durante su visita a la isla de Lampedusa, Italia, el 8 de julio de 2013. EFE / ALESSANDRA TARANTINO

Y ha recordado: "Cuántas personas y cuántos niños mueren cada día por la falta de agua, alimentos y medicinas. Cuánta pobreza y miseria. Cuánta violencia contra los débiles y contra las mujeres".

"Cuántos escenarios de guerras, declaradas y no declaradas. Cuánta sangre inocente se derrama cada día. Cuánta inhumanidad y brutalidad nos rodean por todas partes. Cuántas personas son sistemáticamente torturadas todavía hoy en las comisarías de policía, en las cárceles y en los campos de refugiados en diferentes lugares del mundo", ha añadido el obispo de Roma.

También ha recordado que "los cristianos, en tantas partes del mundo, viven todavía hoy bajo el peso de la persecución, la marginación, la discriminación y la injusticia y que sin embargo, siguen abrazando valientemente la muerte para no negar a Cristo".

Ante todo ello, ha destacado "el ejemplo heroico de los mártires y de numerosos buenos samaritanos, es decir, de los jóvenes, de las familias, de los movimientos caritativos y de voluntariado". Que, ha agregado, "no nos hace olvidar, sin embargo, el antitestimonio y los escándalos de algunos hijos y ministros de la Iglesia".

Noticias

anterior siguiente