Enlaces accesibilidad

Pensiones

El Banco de España alerta del gasto que supone vincular las pensiones al IPC y retrasar el factor de sostenibilidad

  • El organismo calcula que estas dos medidas arrojaría un aumento del gasto de 1,9 puntos del PIB en el año 2030
  • Solo posponer el factor de sostenibilidad a 2023 subirá el gasto anual una décima de PIB en la década 2020-2030

Por
Movilizaciones en defensa del sistema público de pensiones
EFE/ Javier Lizon

El Banco de España ha alertado este lunes del aumento del gasto que supondrá las últimas medidas aprobadas respecto al sistema de pensiones que revierten, en parte, la reforma aprobada en el año 2013. Estas medidas, incluidas en los Presupuestos 2018 o aprobadas por la Comisión del Pacto de Toledo, que vuelven a vincular las pensiones al IPC y que retrasan la aplicación del Factor de Sostenibilidad para calcular las nuevas prestaciones, supondrán un aumento del gasto de 1,9 puntos de PIB en 2030. Además, el organismo insiste en pedir más medidas -bien por el lado de los ingresos, bien por el de los gastos- para "garantizar su sostenibilidad financiera".

El supervisor subraya que la reforma de pensiones aprobada por PP en 2013 mejoró "significativamente" la sostenibilidad a largo plazo del sistema, pero que esto lo hizo a costa de un "descenso progresivo del valor de la pensión media en relación con el del salario medio". Además, reconoce que el Índice de Revalorización (IR) abocaba a los pensionistas a ver "durante gran parte de las tres próximas décadas" cómo las pensiones solo subían un 0,25%, lo que provocaría una pérdida de poder adquisitivo.

Frente a ese escenario, el Gobierno actual estima que las medidas en materia de revalorización -que vuelven a vincular las pensiones al Índice de Precios al Consumo (IPC)- supondrán a corto plazo un mayor gasto, de unos 2.500 millones de euros en 2018 y de unos 5.300 millones (un 0,4% del PIB) en 2019.

A esto hay que sumarle el coste que supondría eliminar el IR de forma definitivatal y como acordó la Comisión del Pacto de Toledo el pasado mes de septiembre. Según el organismo, el gasto subiría en 1,9 puntos de PIB en 2030 y en 3,4 puntos en 2050 en un escenario "en el que la pensión media se revalorizara conforme al IPC y el Factor de Sostenibilidad (FS) entrara en vigor en 2023", tal y como advirtió el pasado mes de octubre, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en su primera comparecencia en el Congreso.

El coste de retrasar el Factor de Sostenibilidad

Sobre el factor de sostenibilidad, el Banco de España desgrana el coste de retrasar su primera aplicación a 2023. Para el supervisor implicaría un aumento del gasto anual en pensiones de 0,1 puntos porcentuales del PIB en promedio durante la próxima década (2020-2030) y de 0,3 durante la década siguiente (2030-2040).

Este mayor gasto sería consecuencia del aumento de la pensión media de aquellos que se jubilen entre 2019 y 2022, a los que ahora no se les aplicará el factor de sostenibilidad, como del incremento de la de aquellos que se jubilen a partir de 2023 ya que el retraso de cuatro años en la aplicación del FS "daría lugar a una pensión inicial mayor".

El organismo reconoce que todas las simulaciones que realiza "están sujetas a un grado de incertidumbre no despreciable, dado lo dilatado del horizonte considerado", pero subraya que de ellas se puede hacer una conclusión. "Las medidas recientes adoptadas relativas al sistema de pensiones requerirán actuaciones adicionales que aumenten los ingresos o reduzcan los gastos del sistema, con objeto de garantizar su sostenibilidad financiera", advierte.

Noticias

anterior siguiente