Enlaces accesibilidad

Dimite el jefe de la Ertzaintza tras la sentencia del caso Cabacas

  • Aldekoa era el responsable de la comisaría de Bilbao cuando murió el joven por el impacto de una pelota de goma
  • La Audiencia Provincial de Bizkaia consideró que la actuación policial no fue proporcionada "ni justificada"

Por
El jefe de la Ertzaintza, Jorge Aldekoa, presenta su dimisión

El superintendente jefe de la Ertzaintza, Jorge Aldekoa, ha presentado su dimisión tras un "análisis y reflexión personal profunda" de la sentencia del juicio por la muerte del joven Íñigo Cabacas, que falleció por el impacto de una pelota de goma disparada por la Policía autonómica vasca.

El Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco ha dado a conocer que el jefe de la Ertzaintza ha presentado una carta de renuncia al cargo ante el viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga, y a las responsabilidades que ello conlleva dentro del Cuerpo.

Esta decisión la ha adoptado después de que la Audiencia Provincial de Bizkaia condenara a dos años de cárcel y cuatro de inhabilitación para el ejercicio de su profesión a uno de los seis ertzainas juzgados por la muerte de Cabacas tras ser alcanzado por una pelota de goma, por un delito de homicidio por imprudencia grave profesional.

Aldekoa, que declaró en el juicio como testigo, era el responsable de la comisaría de Bilbao cuando murió el joven en abril de 2012.

Tras la renuncia, la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, ha agradecido a Aldekoa su trabajo como jefe de la Ertzaintza desde 2014, segundo máximo mando operativo de la Policía vasca tras el director del Cuerpo, Gervasio Gabirondo. Ha destacado que su aportación ha sido fundamental para desarrollar un "modelo policial avanzado y ajustado a las necesidades actuales de la seguridad pública en Euskadi".

La actuación policial no fue proporcionada "ni justificada", recoge la sentencia

La sentencia condenó al mando de mayor rango en el operativo policial tras un partido europeo del Athletic Club en San Mamés el 5 de abril de 2012, cuando Cabacas cayó mortalmente herido por una pelota de goma.

El tribunal consideró que la actuación policial no fue proporcionada "ni justificada", porque "ni estaba en riesgo la vida o la integridad física de los agentes ni había ninguna situación de grave riesgo para la seguridad ciudadana que la justificara".

En su escrito de renuncia, Aldekoa señala que esta sentencia "hace referencias explícitas a lo que considera errores, malas praxis, inacciones, etc que, a juicio del tribunal, se produjeron y de los que, aunque no se responsabiliza directamente a nadie, sí interpelan claramente a la organización de la Ertzaintza y del entonces Departamento de Interior del Gobierno Vasco".

Recuerda que "desgraciadamente, lo acontecido aquel día dejó en evidencia que ninguno de los múltiples actores a los que, en sentido extenso, pudiera responsabilizarse de lo ocurrido", habían "transitado suficientemente el camino del cambio, repitiéndose el 'ritual' de enfrentamiento" al que se estaba acostumbrado en Euskadi.

"Esta vez, con el resultado de la injusta e inaceptable muerte de Íñigo Cabacas", sentencia Aldekoa, que muestra su confianza en que su decisión "sirva" para trasladar a la ciudadanía todos aquellos valores por los que ha trabajado a lo largo de todos los años de su carrera profesional y, en especial, desde que fue nombrado jefe de la Ertzaintza, "con todo un equipo de hombres y mujeres comprometidas con el servicio de seguridad pública".

Noticias

anterior siguiente