Enlaces accesibilidad

Muere a los 91 años Ludmila Alexéyeva, veterana activista rusa de derechos humanos

  • Recibió en 2009 el premio Sájarov junto a otros activistas rusos
  • Fue nominada en dos ocasiones (2012 y 2013) al premio Nobel de la Paz

Por
La rusa Ludmila Alexéyeva en una imagen de archivo
La rusa Ludmila Alexéyeva en una imagen de archivo EFE/Bernd Von Jutrczenka

Ludmila Alexéyeva, defensora de derechos humanos y exdisidente soviética, ha muerto a los 91 años en Moscú, ha informado el Consejo Presidencial de Rusia para la Sociedad Civil y los Derechos Humanos.

"La activista de derechos humanos de más edad de Rusia Ludmila Alexéyeva, miembro del Consejo Presidencial de Rusia para la Sociedad Civil y los Derechos Humanos y responsable del Grupo de Helsinki de Moscú, murió en Moscú a los 91 años", ha indicado la institución en un comunicado.

El presidente del Consejo, Mijaíl Fedotov, ha comunicado que Alexéyeva falleció en un hospital moscovita después de haber estado ingresada en ese centro durante las últimas semanas. "Es una pérdida terrible, no solo para el Consejo, sino para toda la comunidad de los derechos humanos. Es una pérdida absolutamente irreparable. Todo el mundo que quiere a Ludmila dará continuidad a su causa", ha dicho Fedotov.

Al conocer la noticia del fallecimiento de la activista, la defensora del Pueblo ruso, Tatiana Moskalkova, ha dicho que Alexéyeva siempre será un símbolo de la lucha por los derechos humanos y la justicia.

Uno de los miembros fundadores del Grupo de Helsinki de Moscú

Alexéyeva fue una destacada disidente soviética y uno de los miembros fundadores del Grupo de Helsinki de Moscú, creado para supervisar el cumplimiento de la Unión Soviética con los Acuerdos de Helsinki de 1975. En el Acta Final de Helsinki o Declaración de Helsinki 35 estados firmaron un documento en el que se comprometían a mejorar las relaciones entre Occidente y los países comunistas.

Ganadora en 2009 del premio Sájarov junto a otros activistas rusos y nominada en dos ocasiones (2012 y 2013) al premio Nobel de la Paz, así como galardonada en 2015 con el premio Václav Havel de Derechos Humanos, Alexéyeva labró su fama en los años 60.

Escribió varias peticiones en defensa de los presos políticos y en protesta contra la invasión soviética de Checoslovaquia (1968), lo que le costó la expulsión del partido. Entonces expresó su desacuerdo con la imperialista doctrina de "soberanía limitada" aplicada por Moscú en relación con los países que en aquel tiempo eran miembros del Pacto de Varsovia.

Rusia no será una democracia hasta que supere "el síndrome imperial"

Ante la amenaza de detención, tuvo que emigrar en 1977 a Estados Unidos, de donde regresó en 1993, dos años después de la caída de la URSS.

En una entrevista con Efe en 2015, Alexéyeva, eterna candidata al premio Nobel de la paz, consideró que Rusia no será una democracia hasta que supere "el síndrome imperial". Lo dijo un año después de la anexión ilegal de la península ucraniana por parte de Rusia.

Alexéyeva, que nació el 20 de julio de 1927 en Crimea, dijo en esa entrevista que consideraba asfixiante la involución democrática vivida desde el retorno de Vldimir Putin al Kremlin en 2012 y la persecución de las organizaciones no gubernamentales califcadas de "agentes extranjeros".

Noticias

anterior siguiente