Enlaces accesibilidad

Madrid Central abre una trinchera entre partidarios y detractores

  • Asociaciones de vecinos, ecologistas y empresas de movilidad aplauden la medida
  • Comerciantes, repartidores y hosteleros temen que afecte a la facturación de sus negocios

Por
Este viernes han entrado en vigor las nuevas restricciones al tráfico en el centro de Madrid
Este viernes han entrado en vigor las nuevas restricciones al tráfico en el centro de Madrid EFE/J.P.Gandul

La entrada en vigor de Madrid Central, la nueva área restringida al tráfico en el centro de la capital, ha abierto una trinchera entre partidarios y detractores. Asociaciones de vecinos, ecologistas y empresas de movilidad aplauden la medida, mientras que comerciantes, repartidores y hosteleros aún ponen en duda la eficacia de su implantación ya que puede repercutir en pérdidas para sus negocios.

La normativa se ha retrasado hasta en tres ocasiones –su puesta en marcha se preveía primero en marzo, después en junio y más tarde en noviembre- y está pendiente de una posible suspensión a raíz de los tres recursos presentado por la Comunidad de Madrid, que actualmente preside el Partido Popular.

Precisamente las partes afectadas reclaman más tiempo. Para el Secretario General de la Organización Empresarial de Logística y Transporte (UNO), Francisco Aranda, la iniciativa llega en un “mal momento” ya que durante estas fechas, y de cara a las compras de Navidad, “se produce un pico de actividad en el sector” que, de no aprovecharlo, podría repercutir en la facturación de los empresarios.

Aranda asegura a RTVE.es que lo ideal sería trasladar su entrada en vigor a “febrero o marzo” y reclama que la medida venga acompañada de mejoras para los transportistas, como la posibilidad de repartir por la tarde y por la noche, así como la ampliación de los plazos para la renovación de las flotas.

Madrid Central únicamente permitirá el reparto de mercancías por las mañanas, salvo en el caso de las furgonetas más eficientes, y eso es algo “que no se puede exigir a los transportistas”, señalan desde UNO. Además, "muchos pequeños negocios no tienen almacén y esto puede provocar que queden desabastecidos al mediodía", advierte.

Todo Noticias - Mañana - Te explicamos las restricciones de tráfico en Madrid Central

Los comerciantes, los más perjudicados

Para los detractores, la cuestión de fondo no es la mejora de la calidad del aire, preocupación que comparten, sino cómo Madrid Central ha sido “ideado y planteado”. Según el Coordinador de Comercio de Madrid Foro Empresarial, José Manuel Fernández, existe “una falta de consulta a las partes interesadas, una falta de información a la ciudadanía y una falta, a día de hoy, de infraestructura necesaria en una parte central de la ciudad que gira y se concibe en torno al vehículo”.

Fernández cree que, con la implantación de esta medida, a corto plazo los comerciantes pueden salir perjudicados, debido “a la falta de información y confusión de los ciudadanos”, lo que provocará “una huida fuera de la zona de Madrid Central hacía otras más cómodas y accesibles para todas aquellas personas que utilizan el coche para ir a comprar”, señala.

Por este motivo, pide que se intensifiquen las campañas de información en diferentes canales, que se incremente la red y frecuencia de los transportes públicos, que aumente la red de aparcamientos alternativos y disuasorios y que los trabajadores y empresarios gocen de un sistema de autorizaciones -de la misma forma que disponen los residentes- que faciliten los desplazamientos dentro de Madrid Central.

Vecinos y ecologistas celebran la medida

Para otros, sin embargo, la medida llega tarde y “no aguanta más retrasos”. Así lo explica el presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Quique Villalobos, quien cree que “una nueva suspensión provocará daños irreversibles” tanto en la ciudadanía como en el sector sanitario.

Según datos de la Alianza Europea de Salud Pública, solo en España se destinan 3.600 millones de euros al año para tratar enfermedades causadas por la contaminación atmosférica. “El 20% de las muertes en este país se producen por contaminación y entre 2.000 y 3.000 fallecimientos al año son de manera prematura por esta causa”, explica Villalobos, quien cree que “los empresarios buscan privilegios en detrimento de la salud del vecindario”.

En Ecologistas en Acción van más allá y creen que es, incluso, una medida “insuficiente”. “Nos parece algo inmoral no implantarlo cuanto antes”, ya que “se ha estado obviando a pesar de la grandísima evidencia científica y de las graves consecuencias que tiene en la salud de los ciudadanos”, afirma su coordinador, Paco Segura.

Asimismo vaticina que la medida “va a ser un auténtico éxito”, porque “ya funciona en todos los países europeos” e incluso está instaurado en cuatro zonas de la capital, “y funciona muy bien”. “La diferencia es abismal”, recalca.

Este viernes entran en vigor las restricciones al tráfico en el centro de Madrid

Taxis y empresas de movilidad, las grandes beneficiadas

Aunque sin duda será el sector del taxi, las empresas con licencia VTC como Uber o Cabify y las compañías de vehículo compartido las grandes beneficiadas. Estos vehículos podrán circular libremente por la almendra de la capital sin apenas restricciones y se aprovecharán de la obligatoriedad de dejar el coche en casa.

Según el presidente de la Federación Profesional del Taxi, Julio Sanz, la nueva regulación “permitirá un servicio más rápido y económico para los ciudadanos” pues, a su juicio, “si hay un factor que encarece el coste del servicio en el centro de la capital, es el de los atascos”.

En la capital circulan actualmente algo más de 15.600 taxis, de los cuales, 10.930 cuentan con etiqueta ECO, CERO o ECOTAXI. Si se suman los Eurotaxis, que no están obligados a adaptarse a estas etiquetas, solo quedarían alrededor de 3.600 taxis por adaptarse a esta clasificación, que tendrán hasta 2025 para hacerlo.

Por su parte, para la Asociación AECar-Sharing, “reducir el uso del coche en la ciudad es una política adecuada, que beneficia a todos y mejora la economía y crea, a su vez, ciudades más vivibles”, explican.

Una preocupación unánime

Todas las asociaciones entrevistadas por RTVE.es aseguran que comparten la finalidad de las medidas pero, sin embargo, no coinciden en que vayan a ser beneficiosas para sus negocios.

“Estamos de acuerdo con que Madrid ha de ser una ciudad más sostenible, en línea con el modelo de turismo que defendemos desde el sector. No obstante, nos hubiera gustado conocer en detalle el impacto económico que tendrá Madrid Central sobre todos los agentes que desarrollamos nuestra actividad en el centro de la ciudad”, asegura a RTVE.es la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM).

En su caso, la medida repercutirá sobre 117 establecimientos hoteleros asociados a la AEHM que se encuentran ubicados dentro de Madrid Central y que representan más de 20.138 plazas hoteleras.

Lo mismo denuncian desde la Asociación Madrileña de Empresas de Restauración (AMER), quienes se quejan de la falta de consenso y diálogo con el Ayuntamiento: “No han preguntado a los distintos sectores económicos pero sí a los vecinos, todo por una cuestión de votos”, indica su vicepresidenta, Carmela Rodríguez, que es propietaria de una cafetería en la calle Sagasta, una de las vías que conforman el perímetro de Madrid Central.

Rodríguez teme que la medida pueda afectar económicamente a los negocios de la zona y que se produzcan grandes atascos en los alrededores de la almendra de la capital.

Todo Noticias - Tarde - Viandantes y comerciantes opinan de Madrid Central

El sistema de autorizaciones, en entredicho

Asimismo, crece la incertidumbre en torno a la gestión de las autorizaciones. La plataforma que van a tener que usar los talleres para comunicar las matrículas que entren cada día en sus instalaciones todavía no está preparada. “Ni siquiera se pueden hacer los trámites para darse de alta en ella hasta el 8 de enero”, manifiestan desde ASETRA, la Asociación de Talleres de Madrid.

Hasta entonces “los usuarios no residentes que quieran acudir a un taller situado en Madrid Central deberán llevar con ellos, y mostrarlo a los agentes que lo soliciten, un documento emanado del taller que acredite cuál es su destino: cita previa, presupuesto realizado por el taller…, lo que significa complicar la vida al taller y al cliente”, explican.

Todo ello sumado al miedo de los usuarios a ser multados por error y a la prohibición de que desde enero de 2020 no puedan entrar en la zona vehículos sin distintivo ambiental hace que exista “un riesgo muy grande de perder parte de la clientela”, subrayan.

Tendremos que esperar, por tanto, un tiempo razonable para evidenciar quién gana y quién pierde con la entrada en vigor de esta nueva normativa.

Noticias

anterior siguiente