Enlaces accesibilidad

Las "navajas suizas de la prehistoria" se empezaron a usar en Asia al menos 50.000 años antes de lo que se pensaba

  • Hallan en China herramientas de piedra tallada que se remontan a hace más de 80.000 años
  • Los científicos creen que los nativos asiáticos desarrollaron esta tecnología de manera independiente

Por
Lascas en forma de Levallois ("navaja suiza de herramientas prehistóricas"), halladas en la cueva china de Guanyindong.
Lascas en forma de Levallois ("navaja suiza de herramientas prehistóricas"), halladas en la cueva china de Guanyindong. BO LI ET AL / NATURE

Un nuevo estudio de los restos hallados en un sitio arqueológico de China, liderado por la Universidad de Washington, ha demostrado que las herramientas de piedra tallada surgieron en el este de Asia antes de lo que se pensaba.

La investigación, en la que ha participado un equipo internacional de científicos y que ha sido publicada en la revista Nature, ha determinado que las herramientas hechas a partir de piedra tallada -un procedimiento conocido como método Levallois- se empezaron a usar en Asia hace entre 80.000 y 170.000 años.

Conocidas de forma popular como las "navajas suizas de la prehistoria" -al tratarse de herramientas más sofisticadas que permitían tallar con mayor precisión y denotaban un avance en el desarrollo cognitivo-, hasta ahora se consideraba que su fabricación en Asia oriental se remontaba a hace entre 30.000 y 40.000 años. En cambio, en África y Europa occidental se usaron desde mucho antes, hace unos 300.000 años, según los investigadores.

Debido a la ausencia de fósiles humanos que vinculen el uso de herramientas más sofisticadas con las poblaciones migrantes, los científicos creen que los nativos asiáticos desarrollaron esta tecnología de manera independiente. Para hallar estas conclusiones, los expertos analizaron más de 2.200 artefactos encontrados en la cueva de Guanyindong, en el sureste asiático, y también pudieron identificar el entorno en el que los usaron: un bosque abierto en un paisaje rocoso.

En la evolución de las herramientas, el método Levallois representa una etapa intermedia en la evolución humana, ya que los procesos posteriores produjeron cuchillas más refinadas hechas de rocas y minerales, que eran más resistentes a la descamación y combinaban una punta de lanza con cuchillas a lo largo del borde.

Tecnología más compleja

Ben Marwick, profesor de Antropología en la Universidad de Washington y uno de los autores del estudio, asegura que el uso de la técnica Levallois "representa un gran aumento en la complejidad de la tecnología porque hay muchos pasos que se deben dar para obtener el producto final en comparación con las tecnologías anteriores".

"Nuestro trabajo muestra que las personas en Asia oriental eran tan capaces de innovar como en cualquier otro lugar. Las innovaciones tecnológicas en el este de Asia pudieron ser locales y no siempre llegaron desde Occidente", señala.

Marwick, que trabajó en colaboración con universidades de China y Australia, utilizó luminiscencia estimulada ópticamente para fechar los artefactos, a fin de determinar cuándo una muestra de sedimento se expuso por última vez a la luz solar, y establecer así cuánto tiempo puede haber estado enterrada baja otras capas.

"Navaja suiza de herramientas prehistóricas"

Las lascas en forma de Levallois ("navaja suiza de herramientas prehistóricas", describe Marwick) eran eficientes y duraderos, indispensables para una sociedad de cazadores-recolectores en la que una punta de lanza rota podría significar una muerte segura en las garras o mandíbulas de un depredador. Los núcleos fueron bautizados así en honor al suburbio de París Levallois-Perret, donde se encontraron escamas de piedra en el siglo XIX.

Con una superficie distintiva en caras, creada a través de una secuencia de pasos, las lascas Levallois eran versátiles "espacios en blanco", utilizados para lanzar, cortar, raspar o cavar. El proceso de amontonamiento representa un enfoque más sofisticado para fabricar herramientas que las piedras de forma ovalada más simples de los periodos anteriores.

Los artefactos de Levallois examinados en este estudio fueron extraídos de la cueva de Guanyindong en la provincia de Guizhou, en China, en los años sesenta y setenta. La investigación anterior sobre la datación con series de uranio estimó un amplio rango de edad del sitio arqueológico (entre 50.000 y 240.000 años), pero esa técnica anterior se centró en los fósiles encontrados lejos de los artefactos de piedra, cuenta Marwick. El análisis de los sedimentos que rodean los artefactos proporciona pistas más específicas sobre cuándo habrían estado en uso los artefactos.

Mayor antigüedad en África y Europa

En África y Europa, este tipo de herramientas de piedra se encuentran a menudo en sitios arqueológicos a partir de 300.000 y 200.000 años atrás. Se les conoce como tecnología de Modo III, parte de una amplia secuencia evolutiva que fue precedida por la tecnología de hacha manual (Modo II) y seguida por la tecnología de herramienta de cuchilla (Modo IV).

Los arqueólogos pensaron que las tecnologías del Modo IV llegaron a China mediante la migración desde el oeste, pero estos nuevos hallazgos sugieren que podrían haber sido inventados localmente. En ese momento, la gente que hacía herramientas en la cueva de Guanyindong, los denisovanos --antepasados del 'Homo sapiens' y familiares contemporáneos de los neandertales en otras partes del mundo-- recorrieron el este de Asia.

Pero mientras se han encontrado cientos de fósiles de humanos arcaicos y artefactos relacionados, que datan de hace más de tres millones de años, en África y Europa, el registro arqueológico en el este de Asia es más escaso. Eso es en parte porque existe un estereotipo: que los pueblos antiguos de la región estaban atrasados en términos de desarrollo tecnológico, dice Marwick. "Nuestro trabajo muestra que los pueblos antiguos allí eran tan capaces de innovar como en cualquier otro lugar. Las innovaciones tecnológicas en el este de Asia pueden ser propias, y no siempre entra en juego occidente", añade.

Innovaciones técnicas en sociedades separadas

La aparición independiente de la técnica Levallois en diferentes momentos y lugares del mundo no es única en términos de innovaciones prehistóricas. La construcción de la pirámide, por ejemplo, apareció en al menos tres sociedades separadas: los egipcios, los aztecas y los mayas. La construcción de barcos comenzó específicamente dependiendo de la geografía y dependía de los materiales disponibles de una comunidad. Y, por supuesto, la escritura se desarrolló en varias formas con alfabetos y caracteres distintos.

Noticias

anterior siguiente