Enlaces accesibilidad

Premios Princesa de Asturias 2018

Martin Scorsese: "El sentimiento de división es muy peligroso y va contra la idea de EE.UU."

  • El cineasta ya está en Oviedo, donde el viernes recoge el Princesa de las Artes

Por
Martin Scorsese: "El sentimiento de división es muy peligroso y va contra la idea de EE.UU."

Martin Scorsese habla rápido pero medita las respuestas. El Premio Princesa de Asturias de las Artes tiene una apretada agenda en Oviedo, donde ha atendido a una rueda de prensa antes de recoger el viernes el galardón. Ya sea el futuro del cine, Trump o gangsters, el cineasta se remite a su vasta obra para ilustrar las respuestas. Todo está en su cine.

¿Trump y sus políticas migratorias? La respuesta es Gangs of New York (2002). “Con la políticas actuales, no estaría aquí”, resume. “En Gangs of New York mostraba la reacción contra los inmigrantes irlandeses. Este país lo crearon los inmigrantes. La inmigración es siempre un experimento: diferentes lenguas y religiones intentando convivir. Lo de ahora es triste y trágico. El sentimiento de división es muy peligroso. Va contra la idea básica de EE.UU.”, afirma rotundamente.

Scorsese, de origen italiano, ha recordado como fueron precisamente los italianos los inmigrantes que más regresaron en los años 20 por su dificultad para adaptarse. Y ha señalado la famosa inscripción de la Estatua de la Libertad (Dame tus cansadostus pobrestus masas acurrucadasdeseando respirar libremente). “Espero que esta fase pase y podamos trabajar para cambiarlo”.

Martin Scorsese, durante el encuentro con los medios de comunicación en Oviedo.

Martin Scorsese, durante el encuentro con los medios de comunicación en Oviedo. EFE sb

Cambio de tercio. Scorsese, una de las personas que más trabaja por la conservación del archivo cinematográfico mundial, y que lamenta la lenta muerte del cine en salas, ha rodado para Netflix su esperada The irishman, que se estrenará en 2019. ¿Cómo ve el futuro del cine desde su atalaya?

“Es la cuestión clave. Lo que hay que proteger es la experiencia de las salas. No juzgo las películas de animación ni las de superhéroes, pero son para otro tipo de público: audiencias de masas que van a disfrutar. El cine que trato de conservar o respetar necesita también su público, aunque eso no quiere decir que no se pueda ver en casa”, afirma para presentar el problema.

Porque el nudo gordiano es la financiación de los grandes autores. Si los grandes estudios casi han abdicado, el dinero está en las plataformas gigantes de internet. “No podemos encontrar financiación y es un problema que hay que resolver. El dinero lo tienen Amazon o Netflix. ¿De dónde va a salir? ¿De becas? ¿Fundaciones? ¿Cómo vais a nutrir vuestro talento?”, se ha preguntado.

“Las series no son el nuevo cine”

“Además vivimos una revolución extraordinaria. No sabemos hacia dónde se dirige la imagen en movimiento. Han pasado más de 100 años desde su invención y, quizá, como dice George Lucas, vamos a un agujero negro durante 15 años: no sabemos hacia donde nos dirigimos. Dicen que las series son el nuevo cine, pero yo no lo vea así: tiene que ver más con las novelas”, ha dicho el productor ejecutivo (y director del primer episodio) de Boardwalk Empire.

La solución para Scorsese: conseguir que las películas de Netflix se vean antes en cine y luego en la plataforma. ¿Ocurrirá con The Irishman? ¿O será un estreno simultáneo como va a suceder con Roma, de Alfonso Cuarón? “Lo que es seguro es que la imagen en movimiento seguirá siendo experimentada por gente reunida”, ha profetizado.

“Robert De Niro y yo tenemos telepatía”

Lo demás ha sido calificar su relación de Robert De Niro como “telepática”. “Nos entendemos sin necesidad de articularlo específicamente”, ha dicho recordando su colaboración en Malas Calles, Taxi Driver, New York, New York y Toro Salvaje. “Además, nos conocemos desde los 15 años y es probablemente la única persona que me conoce realmente: sabe cómo crecí y la cultura y subcultura de la que formo parte”.

Por último, ha rememorado precisamente ese Queens de los años 50. “No quiero dar una impresión falsa de que todo estaba compuesto de violencia y crimen. Tuve unos padres que me querían mucho y un sacerdote joven que fue una especie de mentor. Había equilibrio en mi vida”.

Y su vida fue, por supuesto, el cine. “Los 40 y 50 fueron la época dorada del cine negro. La ciudad y las calles pavimentadas son los lugares en los que yo vivía". Oviedo proyectará mañana Las zapatillas rojas, el clásico de Powell y Pressburger que tanto influyó en el cineasta estadounidense. Pero preguntado por las películas de gangster que más le influyeron, Scorsese no duda: La ley del silencio, de Elia Kazan, y La fuerza del destino, de Abraham Polonsky.

Noticias

anterior siguiente