Enlaces accesibilidad

UGT considera irrenunciable subir las pensiones en función del IPC y con cláusula de revisión

  • Su secretario general, Pepe Álvarez, sostiene que el punto de partida debe ser el acuerdo de pensiones firmado en 2011
  • Considera que el Estado detrae 21.000 millones de la Seguridad Social que debería aportarse vía presupuestos

Por
UGT exige que las pensiones suban con el IPC

UGT considera irrenunciable que las pensiones se revaloricen en función del IPC y con cláusula de revisión si la inflación real se desvía de la previsión del Gobierno. Así lo ha manifestado el secretario general del sindicato, Pepe Álvarez, en Los Desayunos de TVE.

El líder sindical sostiene que el FMI con sus recetas sobre las pensiones "hace lo clásico", piensa en la macroeconomía y "poco en las personas", añade que España está creciendo, la riqueza tiene que repartirse y "una parte tiene que volver a las pensiones".

Álvarez indica que como punto de partida para negociar hay que volver al acuerdo de pensiones firmado con el gobierno de Zapatero de 2011 que ya fue "duro" e incluía recortes importantes al pasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años. Explica que de haberse aplicado el factor de sostenibilidad las pensiones habrían pasado de un 80% del salario en la actualidad a un 50% en el año 2050.

El sindicalista argumenta que el Estado detrae 21.000 millones de la Seguridad Social para partidas que "no son pago de las pensiones" y que esta cantidad debería pasar a los presupuestos, además apunta que debería mejorar la recaudación.

Subida de impuestos y de salarios

Álvarez se muestra partidario de la subida de impuestos porque es lo mejor para la mayoría de los ciudadanos y critica que empresas como Amazon no paguen casi nada en España mientras que una pequeña tienda tiene que "pagar todos los impuestos de su actividad".

Acerca de la subida salarial, recuerda el pacto con la CEOE para que el salario en convenio sea de 1.000 euros al mes pero avisa de que si la patronal no cumple lo acordado reclamará al Gobierno que suba el salario mínimo de 12.000 a 14.000 euros anuales.

El número uno de UGT rechaza un adelanto electoral porque "este país necesita estabilidad" y denuncia que los vaivenes de la política han impedido que en sus dos años de mandato se haya avanzado en el diálogo social, aboga por tener cuanto antes unos presupuestos que permitan "poner en marcha políticas para repartir la riqueza".

Noticias

anterior siguiente