Enlaces accesibilidad

Las mujeres gitanas aún son víctimas de la discriminación aunque cada vez denuncian más

  • "Seguimos teniendo problemas para acceder a la vivienda, a un empleo, a una piscina, al gimnasio"
  • Ellas padecen un mayor rechazo y sufren un peor trato, según el informe de la FSG

Por
Una mujer gitana participa en la ofrenda floral en el río Genil a su paso por Granada
Una mujer gitana participa en la ofrenda floral en el río Genil a su paso por Granada EFE

La comunidad gitana en España aún es víctima de una discriminación permanente y cotidiana, que se ceba sobre todo con las mujeres, pero está registrando un "cambio espectacular" hacia un "fuerte empoderamiento" y cada vez son más los gitanos que responden y denuncian la desigualdad.

Ésta es una de las conclusiones del XIV Informe "Discriminación y Comunidad Gitana" de la Fundación Secretariado Gitano (FSG), que pretende evidenciar el "drama" de la discriminación "permanente y secular" que padecen los gitanos a lo largo de toda su vida y en ámbitos que van desde la educación al ocio, al acceso a la vivienda y al empleo y cuyo exponente más grave es la violencia.

"Estamos viendo un cambio espectacular. Las personas gitanas, sobre todo los gitanos y gitanas jóvenes, están tomando la palabra, alzando la voz en redes sociales y espacios públicos reivindicando no ser discriminados, que se respete su dignidad, que se acabe con las intolerables desigualdades", ha destacado el director de la FSG, Isidro Rodríguez.

Este "empoderamiento", ha añadido Rodríguez, "lo vamos a ir viendo con los años de una manera imparable igual que ha pasado en otros movimientos, en el movimiento feminista o en el LGTBI".

Largo camino por recorrer

La nueva edición del informe de la FSG vuelve a destacar, un año más, que aún "queda mucho camino por recorrer" para acabar con la discriminación y los prejuicios que sufren los gitanos y, especialmente, las gitanas, no sólo desde los poderes públicos, también los medios de comunicación y la propia sociedad.

A juicio del director de la FSG, el auge del movimiento feminista está creando una estela de sensibilidad y acción que está contagiando a otros grupos discriminados, como los gitanos.

En el año del 8M, la fundación ha querido profundizar y mostrar la "discriminación interseccional" que afecta a las mujeres gitanas, es decir, que se ven expuestas a una doble vulnerabilidad por ser mujeres y gitanas.

Todos los indicadores que analiza el informe arrojan siempre un escenario peor para ellas que para ellos: las mujeres gitanas padecen un mayor rechazo, son más víctimas de los estereotipos y sufren un peor trato.

Pero también están conquistando avances, ha resaltado la directora del departamento de Igualdad de la FSG, Sara Giménez, quien ha subrayado que son ellas las promotoras del cambio.

"Las mujeres gitanas somos las grandes impulsoras  del cambio, pero necesitamos también a los hombres. (...) Mujeres gitanas referentes les estamos diciendo que hay otras cosas que se pueden hacer y que ni ser mujer ni ser gitana son un impedimento para llegar a ello", ha añadido la técnica de igualdad Mª Carmen Cortés.

La secretaria de Estado, Soledad Murillo ha anunciado que se reactivará el Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial o Étnica, que llevaba cinco años inactivo.

Tarea pendiente

En el XIV Informe "Discriminación y Comunidad Gitana" de la FSG queda claro que aún es una "tarea pendiente" de la sociedad el ver a los gitanos como una comunidad diversa y heterogénea y no asociada a estereotipos negativos, el tratarla con tolerancia y empatía.

"Esto tiene que cambiar, en 14 años seguimos viendo problemas para acceder a la vivienda, a los empleos, a una piscina, a un gimnasio, a un empleo, al centro comercial", ha dicho Sara Giménez,  directora del departamento de Igualdad de la FSG.

El informe analiza 232 casos de discriminación que afectaron a 278 víctimas.

La FSG también lamenta que el lenguaje populista, fascista y racista tenga hueco en gobiernos e instituciones europeas.

Noticias

anterior siguiente