Enlaces accesibilidad

'El truco', un cómic sobre encontrar nuestro camino y el valor para seguirlo

  • Víctor Barba mezcla reflexión y arte en una obra bellísima
  • “El arte es mi forma de vivir. No imagino una vida sin crear”, asegura

Por
Fragmento de la portada de 'El truco'

El protagonista de El truco (West Indies Publishing) es un pintor que atraviesa la crisis de los cuarenta, no se decide entre dos amores y, por si fuera poco, también tiene una crisis creativa. Pero el encuentro con un anciano le cambiará la vida. Un bellísimo cómic del dibujante y artista plástico multidisciplinar Víctor Barba (Puertollano, 1956), que reflexiona sobre estos y muchos otros temas.

“En El truco –asegura Víctor- se tocan varios temas: La indecisión, el bloqueo personal y creativo (siempre unidos), el sentimiento de culpa, la búsqueda de respuestas... y otros (mejor leer la novela gráfica y sacar conclusiones propias) pero sobre todo, la necesidad personal de encontrar el camino adecuado y tener el valor de seguirlo”.

En cuanto al título, Víctor nos comenta que: “Como queda explicado en el último tercio de la obra, se refiere al atajo que enseña uno de los personajes al protagonista para encontrar aquello que busca. El Truco es ese atajo, ese adelanto en la búsqueda y finalmente la solución misma”.

Un artista en plena crisis personal y creativa

“El protagonista de la historia –afirma Víctor- es un artista que, ante una encrucijada personal en la que se siente incapaz de tomar una decisión, se bloquea creativamente y emprende un viaje buscando respuestas. Las vicisitudes por las que va pasando (alguna de ellas traumática) y el encuentro inesperado con un personaje singular le llevarán a descubrir la solución a su problema y a un conocimiento que no esperaba”.

Siendo Víctor un conocido pintor y dibujante, le preguntamos hasta qué punto es autobiográfica esta historia: “La respuesta habitual en estos casos (aunque no por ello menos cierta) es que de una u otra forma todas las obras que no sean un ensayo científico acaban siendo un reflejo de su autor. Aquello que no es un trabajo de encargo y sale de dentro siempre resulta ser una proyección de quien lo realiza, ya sea Harper Lee con Matar a un ruiseñor o Goya en su última época con Las pinturas negras”.

“Sin eludir la pregunta con este largo preámbulo, efectivamente El Truco tiene elementos biográficos, aunque no pretende con ello ser un ejercicio autocomplaciente y narcisista de contar parte de la vida del autor, sino utilizarlos como herramientas que permitan describir desde dentro y con más verosimilitud unos estados de ánimo que le dan profundidad a la historia. En ese sentido, el protagonista igualmente podría ser un periodista o un empleado de banca y las situaciones que se narran no cambiarían en su esencia”.

“Gráficamente hay también dentro de la obra una serie de juegos visuales y claves ocultas muy personales que la enriquecen y permiten segundas y terceras lecturas. Como ejemplo; hay personas cercanas (familiares y amigos) a las que dibujé (sin que ellos lo supieran) como personajes de fondo en depende qué escena. Así mismo, en varias viñetas aparecen artistas que de alguna manera han influido en mi trabajo y a los que rindo con ello mi particular homenaje personal. Si se busca con cuidado se encontrarán a Foster, Moebius, A. Raymond, Leone, Morricone…etc”.

Páginas de 'El truco'

“El Arte es mi forma de vida”

Preguntamos a Víctor qué es el Arte para el: “Aunque suene a tópico: una forma de vivir, mi forma de vivir; llevo dibujando sin dejar de hacerlo desde que iba a gatas, literalmente”.

“Dibujar y pintar –continúa-es algo que hago diariamente desde siempre y no ya por perfeccionar mi trabajo (algo siempre importante) ni como modus vivendi (que también) sino como una necesidad innata e imperiosa que me resulta imprescindible en mi vida. He dibujado hasta en noches de hospital mientras acompañaba a un familiar. Así que en mi caso, más que una elección personal siempre ha sido algo natural, como ser alto y moreno”.

Trabajando en arte no hago separaciones por parcelas; disfruto igualmente pintando un cuadro, haciendo un dibujo, realizando un cartel o empleando dos años en escribir el guión y dibujar las páginas de una novela gráfica como El Truco

“Con todo ello, me cuesta trabajo imaginar una vida sin crear” –concluye Víctor-.

Viñetas de 'El truco'

“Todos necesistamos ayuda”

La providencial aparición del anciano que ayudará al protagonista a superar su crisis es uno de los símbolos más interesantes del cómic: “Es la imagen de la ayuda que de forma inesperada nos llega (siempre y sin importar de dónde) cuando parece que todo está tan oscuro que no hay salida” –asegura-.

Y es qué Víctor asegura que todos necesitamos ayuda en la vida: “Ni Superman en los tebeos está exento de la necesidad de ayuda en algún momento. Esto no implica ir de plañidera lamentándose a cada paso de la vida, sino reconocer que en algún momento puede ser necesaria, saber aceptarla, agradecerla y también darla cuando sea oportuno”.

“Cada uno –continua- decide el grado de dificultad que puede tolerar-aguantar en las cuestiones a resolver en su vida, si va acertando en ello se irá haciendo más fuerte y más sabio. El problema viene cuando no sabemos ver en qué momento necesitamos ayuda y en el afán de aguantar sufrimos hasta que nos rompemos. Luego, igualmente, la ayuda llega”.

Viñetas de 'El truco'

La naturaleza es otro de los protagonistas

La naturaleza, el campo donde el protagonista busca respuestas, es otro de los protagonistas de la historia: “Resulta ser un elemento muy necesario en el relato. Con él quería representar la soledad del protagonista (inmerso en esas llanuras casi desérticas) huyendo de su problema (inútilmente por otra parte ya que lo lleva consigo) mientras se aleja de su entorno cotidiano. Es por otra parte el marco idóneo para el encuentro con el anciano; ambos rodeados de un inmenso erial y sin más espectadores que los distraigan de sus palabras y sus verdades”.

“Creo –continúa- que siempre hay espacio para reflexionar en cualquier sitio (al final no deja de ser un acto de mirar hacia dentro de uno mismo) pero esa reflexión en depende qué entorno requiere un esfuerzo añadido y cierta pericia, y el ritmo a veces muy rápido de la ciudad no ayuda especialmente”.

Viñetas de 'El truco'

Clasicismo y modernidad

Destacar la parte literaria y, sobre todo la artística, que mezcla clasicismo y modernidad. Un estilo que Víctor, asegura que no es intencionado: “En las clases de pintura que imparto suelo decir que el estilo no se busca, va saliendo. A medida que vas trabajando de forma sincera, esforzándote en pulir y mejorar cada obra, cada día, el estilo va apareciendo”.

“Por otra parte, siempre hay artistas que te van impresionando más que otros y te van dejando una huella que, sin pretenderlo y sin darte cuenta, aparecerá de alguna forma en tu trabajo En mi caso, en el cómic siempre he sentido predilección (casi veneración) por ciertos clásicos que sin duda han acabado influyendo (de forma subliminal) en mí: Hal Foster, Alex Raymond, Will Eisner, Jean Giraud (ya firmara cómo Moebius o cómo Gir) el gran Antonio Hernández Palacios…y sin duda otros que en cada momento me han enseñado algo”.

“De manera que mi estilo es fruto de ocho horas de trabajo diario durante años y de esas influencias subliminales que comentaba”.

Viñetas de 'El truco'

En cuanto a otras influencias, Víctor asegura que: “Por supuesto, los libros y cómics leídos y el cine que he visto a lo largo de mi vida han ido dejando un poso, cribado por las preferencias personales, que de alguna manera influyen en mi forma de escribir y dibujar, aunque no sabría decir en qué punto de la obra”.

“Si puedo decirte –añade- que me gustan John Ford, Howard Hawks, Leone, Frank Capra, KurosawaMatar a un ruiseñor, Blade Runner, El filo de la navajaRaymond ChandlerEl Incal, Blueberry…y muchos más”.

“Una influencia clara: los primeros planos de rostros que en algún momento aparecen son muy de Leone” .-admite-.

Sobre su forma de crear, Víctor asegura que: “A la hora de trabajar me sumerjo en el proceso creativo y me enfoco en contar lo que quiero contar de la mejor manera que sé, sin plantearme más. Inicialmente pienso en términos de imagen más que de textos, como ver secuencias de una película, y luego empiezo a realizar el guion con textos y bocetos”.

Viñeta de 'El truco'

El color refleja el estado anímico del protagonista

Sin duda, lo más visual es cómo la historia comienza en blanco y negro y acaba en un estallido de color. “Desde que empecé a realizar El truco tenía claro que el empleo que quería darle al color sería una herramienta muy importante en la narración. También que era una apuesta arriesgada, sobre todo de cara a su posterior búsqueda de editor” –asegura-.

“Gráficamente –continúa- lo he utilizado para ayudar a que el lector sienta más fácilmente cómo la vida del protagonista va cambiando a medida que los tonos grises van pasando a ser más cálidos hasta que poco a poco el color va cobrando importancia y se convierte en un estallido de luz y alegría”.

En cuanto a sus futuros proyectos, Víctor Barba asegura que: “Personalmente prefiero hablar de los trabajos una vez acabados, pero en este caso puedo adelantarte dos:

- En Marzo (2019) próximo realizo una exposición de pintura en Madrid, de la que en su momento te haré llegar más información.

- Actualmente estoy trabajando en otra novela gráfica a la que aún le queda más de la mitad para concluirla”.

Víctor Barba y la portada de 'El truco'

Noticias

anterior siguiente