Enlaces accesibilidad

'Caso máster'

Cifuentes insiste en su declaración como imputada en que hizo el Trabajo Fin de Máster y que todo fue legal

  • La expresidenta de Madrid ha declarado ante la jueza por prevaricación, cohecho impropio y falsedad documental
  • Cifuentes estaba citada el pasado 26 de junio pero no acudió alegando que sufría unas fuertes migrañas

Por
Cifuentes insiste en su declaración en que hizo el Trabajo Fin de Máster y que todo fue legal

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes ha mantenido este lunes en su declaración como imputada la misma versión ofrecida hasta el momento sobre su máster en la Universidad Rey Juan Carlos. La también exlíder del PP madrileño ha asegurado ante la jueza que aprobó todas las asignaturas sin irregularidades, que presentó el Trabajo de Fin de Máster (TFM) ante un tribunal -pero que ahora no lo encuentra porque se debió de perder en una mudanza- y que no asistió a las clases a pesar de ser obligatorio porque tenía, asegura, dispensa del director para no ir.

También ha negado que presionara a la universidad para que le enviara la supuesta acta de la defensa del TFM -que enseñó horas después de que eldiario.es publicara el 21 de marzo que había obtenido su Máster en Derecho Autonómico del curso 2011/2012 de forma presuntamente irregular- y que finalmente resultó ser un documento falso.

Cifuentes ha declarado durante hora y media ante la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, que la mantiene como imputada por los presuntos delitos de prevaricación administrativa, cohecho impropio y falsedad documental tras escucharla, según han confirmado fuentes jurídicas a Europa Press.

La comparecencia como investigada de la expresidenta autonómica se produce después de que no acudiera el pasado 26 de junio, cuando había sido citada por primera vez, alegando que estaba sufriendo unas fuertes migrañas. La jueza la citó de nuevo para este lunes 23 de julio tras mandar un médico forense a su casa para comprobar que era cierto.

Cifuentes, que ha conseguido esquivar a la prensa tanto a su llegada como a su salida al usar el garaje, intentó evitar esta declaración a la espera de que el caso pudiera llevarse al Tribunal Supremo para investigar lo sucedido con los mismos estudios del recién elegido presidente del PP, Pablo Casado, por su condición de aforado, pero la jueza lo rechazó al no estar este último imputado de momento.

Cifuentes no se sale del guion ofrecido hasta ahora

Cifuentes no se ha salido del guion ofrecido hasta la fecha y ha mantenido todos y cada uno de los puntos de su tesis, aferrada al hecho de que todo lo que aconteció en el máster fue absolutamente legal cumpliendo con los trámites establecidos y con el acuerdo alcanzado con el entonces director del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde, de quien ha dicho que era su único interlocutor con los profesores.

La exdirigente 'popular', que ha respondido a las preguntas de la jueza, la Fiscalía y su representación legal, ha defendido que hizo el Trabajo Fin de Máster y que lo defendió por apenas cinco minutos ante el tribunal. Asimismo, ha manifestado que la polémica acta de evaluación, que presuntamente fue falsificada por tres profesoras con el beneplácito de Conde tras las supuestas presiones del entorno de Cifuentes, se lo mandó la universidad sin que ella lo hubiera pedido.

También ha detallado que, aparte de estar dispensada de ir a clase, no realizaba exámenes sino trabajos sustitutivos que, según ha relatado, eran muy sencillos, de cinco o diez folios de extensión. Según su versión los enviaba por mensajero o colaborador en lugar de por correo electrónico.

Asegura que apenas conocía a la funcionaria que modificó sus notas

Sobre las convalidaciones de tres asignaturas, se ha limitado a decir que eso es un tema académico que incumbe solo a la universidad. Respecto a la tasa de 6,11 euros que pagó en noviembre de 2012 para presentar el TFM, cuando este estaba supuestamente aprobado, ha explicado que lo pagó porque le llegó un cargo de la universidad y que simplemente se limitó a abonarlo sin darle mayor importancia.

Por otro lado, Cifuentes ha declarado que apenas conocía a Amalia Calonge, la funcionaria de la URJC que cambió en 2014 dos notas de su máster de "no presentado" a "notable", entre ellas las del TFM. La expresidenta de Madrid ha asegurado que recuerda que tenía alguna relación con su hermana, que trabaja en la misma institución, pero que no se acordaba de ella hasta que saltó la polémica por el máster.

Ha sido en este punto, cuando la exdirigente 'popular' ha negado rotundamente presiones ni de ella ni de su entorno, en contra de las versiones de varios investigados y testigos en la causa que apuntan a Conde, a la exasesora del Gobierno madrileño María Teresa Feito e incluso al rector de la URJC, Javier Ramos.

La magistrada le he preguntado por el máster de Pablo Casado 

La magistrada ha preguntado a Cristina Cifuentes por el máster de Pablo Casado también de Derecho Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en 2008, pero ha asegurado que no sabía que tenía estos estudios hasta que lo revelaron los medios de comunicación.

Este lunes el Tribunal Supremo ha remitido a la jueza que investiga las irregularidades en el máster toda la documentación que acredita que Casado ostenta la condición de diputado en el Congreso. Fuentes jurídicas han informado a Efe de que la jueza ha dictado una providencia en la que da por recibida la documentación del alto tribunal, paso previo a inhibirse ante el Supremo en caso de que aprecie indicios de delito en el máster de Casado.

Cristina Cifuentes acabó dimitiendo como presidente de la Comunidad de Madrid el pasado 25 de abril acorralada por las informaciones sobre las presuntas irregularidades de su máster, aunque el detonante fue la publicación de un vídeo sobre un supuesto robo de cremas en una gran superficie en 2011.

Noticias

anterior siguiente