Enlaces accesibilidad

Sánchez y Urkullu acuerdan trabajar en la política penitenciaria y en las transferencias del Estatuto

  • Las competencias pendientes de transferir están recogidas en el Estatuto de Gernika
  • Sánchez ha iniciado con Urkullu la ronda de reuniones con presidentes autonómicos

Por
Sánchez y Urkullu acuerdan trabajar en la política penintenciaria

El lehendakari, Íñigo Urkullu, ha anunciado este lunes que ha alcanzado un acuerdo con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para conformar sendos grupos de trabajo para la "normalización de la política penitenciaria" y para el traspaso de las 37 competencias pendientes en el Estatuto de Gernika.

En una rueda de prensa tras reunirse con Pedro Sánchez, en La Moncloa, Urkullu ha asegurado que no se ha fijado un calendario ni un horizonte para la modificación del sistema penitenciario, pero ha explicado que será ese grupo de trabajo el que "hará un análisis y una actuación" y el que, en definitiva, dictamine los tiempos.

Para Urkullu, es necesario "una reorientación legal" y "darle un nuevo enfoque" a la política penitenciaria para acercar a los presos etarras a las cárceles vascas, tras la disolución definitiva de ETA.

"Se trata de abordar una nueva política que supere las medidas de excepcionalidad y, como establece la legislación penitenciaria y la propia Constitución, evite el desarraigo social de las personas penadas y facilite su reinserción", ha indicado.

El lehendakari ha subrayado que sobre este asunto ha estado muy presente la "cautela" por ambas partes para que esta política penitenciaria tenga correspondencia con la memoria de las víctimas del terrorismo.

Urkullu le ha trasladado también a Sánchez las iniciativas que desarrolla el Gobierno Vasco en el ámbito de memoria, reconocimiento y reparación a las víctimas. "Creo que es momento de avanzar en la convivencia normalizada y he trasladado el respaldo mayoritario de las instituciones y de la sociedad vasca a las decisiones que se pueda adoptar en esta línea. Hemos acordado mantener una relación directa en materia de convivencia", ha aseverado.

Transferencia de competencias

En cuanto a la transferencia de competencias que quedaban pendientes del Estatuto de Gernika, Urkullu ha afirmado que se creará un grupo "bilateral y permanente" para "para avanzar en el análisis y negociación de las 37 transferencias" de traspaso.

Así, se priorizarán tres materias "que se encuentran más avanzadas", como son las de Autopistas (A-68 y parte de la A-1), Puerto de Pasaia, y Centros Penitenciarios.

Asimismo, Urkullu ha expuesto a Sánchez los trabajos que se desarrollan en la Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco con el objetivo de actualizar y profundizar en el autogobierno. Y le ha recordado que el Estatuto vasco es el "único" que no se ha reformado desde que se aprobó hace 39 años.

Durante la reunión, el presidente vasco también que le ha planteado al jefe del Ejecutivo la necesidad de una "reflexión" del actual modelo de Estado porque, a su juicio, necesita una reforma que asuma la plurinacionalidad y que reconozca los "hechos diferenciales que demandan un tratamiento propio y singular". Pero ha remarcado que sería para avanzar en la convivencia, pero nunca en la ruptura.

Por otra parte, ha anunciado que celebrarán un encuentro de trabajo con los equipos de ambos Gobiernos para encauzar los recursos pendientes ante el Tribunal Constitucional a las normas vascas.

Urkullu ha calificado la reunión, que se ha prolongado por casi dos horas, de "cordial y positiva". "Hemos abierto una puerta a una relación institucional normalizada para garantizar una dinámica de trabajo estable y constructiva”, ha afirmado.

Ronda de contactos con presidentes autonómicos

Con este encuentro con Urkullu, Sánchez ha iniciado la ronda de contactos con los presidentes autonómicos y lo ha hecho por orden de antigüedad de los estatutos.

El presidente del Gobierno ha recibido al lehendakari en la puerta de acceso al edificio del Consejo de Ministros, flanqueado por la bandera de España y la ikurriña, con un apretón de manos y el posado tradicional de foto ante los informadores gráficos. Tras el saludo, Sánchez y Urkullu han pasado al interior y han posado de nuevo para los fotógrafos en el salón habitual de visitas, flanqueados también por las banderas española y vasca.

Ambos mantuvieron una conversación telefónica tras la toma de posesión de Sánchez como jefe del Ejecutivo y Urkullu ya destacó la relación "absolutamente cordial" que mantiene con el presidente del Gobierno, con quien se ha reunido en varias ocasiones en su calidad de secretario general del PSOE.

Noticias

anterior siguiente