Enlaces accesibilidad

Cumbre en Singapur

China pide levantar las sanciones a Corea del Norte tras la cumbre entre Trump y Kim

  • Corea del Sur y Japón coinciden en valorar el encuentro, pero se muestran cautos
  • Rusia y la UE se dicen dispuestas a colaborar en el proceso de desnuclearización

Por
Donald Trump y Kim Jong-un, durante su encuentro en Singapur
Donald Trump y Kim Jong-un, durante su encuentro en Singapur. EFE / THE STRAITS TIMES

Los países vecinos de Corea del Norte han recibido de forma positiva los resultados de la cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, aunque el entusiasmo de China, que ha pedido ya el levantamiento de las sanciones contra Pyongyang, contrasta con la cautela de Corea del Sur y, sobre todo, de Japón.

La reacción más entusiasta ha venido desde Pekín, principal socio y respaldo del régimen norcoreano en la escena internacional, donde el portavoz del ministro de Exteriores, Geng Shuang, ha recalcado que "China se alegra [de la celebración de la cumbre] porque es lo que hemos estado esperando".

En este sentido, el portavoz gubernamental ha apostado por retirar las sanciones internacionales contra el régimen norcoreano: "Las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que se han aprobado dicen que si Corea del Norte las respeta y actúa de acuerdo con las resoluciones, entonces las medidas sancionadores pueden ajustarse, incluyendo la suspensión o eliminación de las sanciones relevantes", ha señalado.

Las acciones del Consejo de Seguridad deben apoyar y acompañar los esfuerzos de las actuales conversaciones diplomáticas

"China ha sostenido siempre que las sanciones no son un fin en sí mismas. Las acciones del Consejo de Seguridad deben apoyar y acompañar los esfuerzos de las actuales conversaciones diplomáticas en favor de la desnuclearización de la península coreana, y promover una solución política para la península", ha abundado el portavoz gubernamental.

Trump y Kim Jong-un, satisfechos tras una cumbre histórica

Cautela entre los socios de Estados Unidos

Corea del Sur, que técnicamente sigue en guerra con Corea del Norte y que ha colaborado directamente en la organización de la cumbre, también ha valorado el encuentro, aunque en un tono más frío. Por lo pronto, el primer ministro, Moon Jae-in, se ha limitado a emitir un comunicado en lugar de ofrecer una declaración.

"Dejando atrás los oscuros días de guerra y conflicto, escribiremos un nuevo capítulo de paz y cooperación", reza la nota difundida por su gabinete, que añade: "Haremos ese camino junto a Corea del Norte".

"Quiero expresar el mayor de los elogios ante el valor y la determinación de los dos líderes, el presidente Trump y el presidente Kim, a la hora de no conformarse con una realidad ya caduca y familiar y apostar por dar un paso arriesgado hacia el cambio", ha agradecido Moon, que considera el encuentro "un evento histórico que ha ayudado a derrumbar el último legado de la Guerra Fría que queda en el mundo".

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha señalado que el acuerdo firmado en Singapur es "un paso hacia una solución integral" al problama de las armas nucleares nocoreanas, aunque también ha recalcado que Tokio pretende que Pyongyang se comprometa a una desnuclearización completa, verificable e irreversible.

Rusia y la Unión Europea se ofrecen a colaborar

Rusia, por su parte, ha alabado la predisposición al diálogo: "El simple hecho de que los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte se hayan reunido ya es positivo", ha comentado el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, quien, sin embargo, ha evitado valorar el acuerdo firmado.

Antes, el viceministro ruso de Exteriores, Serguei Riabkov, ha dejado caer que "el diablo está en los detalles" que se tendrán que negociar a partir de ahora. En cualquier caso, Moscú se dice dispuesto a colaborar en la implementación de un plan para desnuclearizar la península de Corea.

También la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, ha estimado que la cumbre ha sido un paso "crucial y necesario" hacia la distensión en la península de Corea y ha reiterado que el club comunitario "está preparado para apoyar futuras negociaciones y dar pasos para construir la confianza que permita seguridad, prosperidad y una paz duradera en una península de Corea libre de armas nucleares".

"La declaración firmada hoy por los líderes estadounidense y norcoreano es una clara señal de que la desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea es un objetivo alcanzable", ha remarcado a través de un comunicado.

Noticias

anterior siguiente