Enlaces accesibilidad

La llegada de los primeros aborígenes a Australia estuvo liderada por exploradores, según un estudio

  • La colonización del continente "no fue un accidente", dicen los investigadores
  • Obedeció a un viaje marítimo planeado y coordinado desde las islas asiáticas
  • Esta migración, hace 50.000 años, supuso una epopeya sin precedentes

Por
Los aborígenes australianos son el grupo humano vivo más antiguo del planeta.
Los aborígenes australianos son el grupo humano vivo más antiguo del planeta. EFE

Los primeros aborígenes de Australia no llegaron a ese territorio por accidente hace unos 50.000 años, sino que fue parte de una migración a gran escala liderada por exploradores marítimos, según un nuevo estudio.

Los investigadores han utilizado mapas del fondo marino, técnicas de simulación marítima e información genética para recrear el viaje de los primeros habitantes del continente, según un comunicado de la Universidad James Cook (UJC) que ha participado en el estudio.

Los investigadores han simulado centenares de viajes para trazar las rutas probables de las embarcaciones que habrían salido de tres posibles puntos en las islas de Timor y Roti (Indonesia), tomando en cuenta factores como vientos, corrientes marítimas y el remo. "Nuestro resultado muestra que la colonización de Australia no fue un accidente", manifiesta Michael Bird, de la UJC y líder de la investigación.

La deriva accidental fue un elemento improbable

"El modelo muestra que la deriva accidental fue un elemento improbable en el éxito del cruce y la llegada en la ahora costa sumergida del noroeste (de Australia) y más bien fue el viaje deliberado en embarcaciones", añadió Bird.

Hasta dos centenares de personas hicieron el viaje

El estudio proporciona nueva evidencia de que los primeros aborígenes que colonizaron el continente hace más de 50.000 años lo hicieron a través de un viaje marítimo planeado y coordinado. Los resultados genéticos además sugieren que hasta dos centenares de personas hicieron el viaje a través de una cadena de más de 100 islas habitables, y que actualmente están sumergidas, frente a la costa de Kimberley, en el noroeste de Australia.

Sean Ulm, del Consejo Australiano de Investigación, que participa en el estudio publicado en la revista Quaternary Science Reviews, dice que este implica repensar las capacidades marítimas de los primeros habitantes de Australia. "Los viajes adrede en esta escala se basaban en capacidades cognitivas, lingüísticas, simbólicas y técnicas avanzadas", dice Ulm.

"Hubiera requerido la construcción de embarcaciones y tecnología de navegación desarrollada así como planificación e intercambio de información antes de emprender un viaje a mar abierto de hasta una semana de duración", añade.

Noticias

anterior siguiente