Enlaces accesibilidad

Un tiburón ballena realiza la mayor migración transpacífica jamás registrada

  • Ha recorrido 20.142 km, desde el Pacífico oriental hasta el oeste del Indopacífico
  • Tardó varios meses en realizar la ruta, muchos inmerso en las profundidades
  • Los científicos desconocen el motivo de sus desplazamientos e inmersiones

Por
Imagen de archivo de un ejemplar de tiburón ballena (Rhincodon typus).
Imagen de archivo de un ejemplar de tiburón ballena (Rhincodon typus). THINKSTOCK

Una hembra de tiburón ballena ha realizado una ruta de 20.142 kilómetros desde el Pacífico oriental hasta el oeste del Indopacífico, un trayecto que le llevó varios meses en recorrer. Según el equipo de científicos que la ha monitorizado, se trata no solo de la migración más larga registrada hasta ahora, sino también de la primera evidencia de una posible ruta transpacífica de esta especie migratoria.

A pesar de ser el pez más grande del mundo, poco se sabe aún sobre la biología de este gigante marino que puede alcanzar unos 12 metros de longitud y sumergirse a una profundidad de hasta 1.900 metros. Lo que sí sabemos es que en los últimos 75 años, casi la mitad de estos tiburones han desaparecido. Por eso, en 2016 la especie fue clasificada como en peligro de extinción.

Para intentar conocer mejor la biología de estos escualos, un equipo de investigadores Smithsonian Tropical Research Institute en EE UU ha monitorizado 45 ejemplares en las aguas panameñas y protegidas de la isla Coiba, la mayor de la costa de Centroamérica.

Una de las hembras –bautizada Anne por los científicos– sorprendió a los científicos al realizar 20.142 kilómetros en el Pacífico. Es la primera vez que se registra una migración tan larga.

Ruta seguida por el pez

El equipo se basó en las señales de unos de los dispositivos de localización del tiburón para seguir al animal pero solo cuando este nada en la superficie. Así Anne realizó en varios meses el siguiente trayecto: permaneció en aguas panameñas durante 116 días, luego nadó hacia la Isla Clipperton (que pertenece a Francia), cerca de la Isla del Coco (Costa Rica) en su ruta hacia la Isla Darwin en Galápagos (Ecuador), un sitio conocido por atraer grupos de tiburones.

Unos 266 días después de empezar a monitorizarla, la señal desapareció, lo que indica que Anne se encontraba en aguas demasiado profundas. Tras 235 días de silencio, las transmisiones comenzaron de nuevo, al sur de Hawái donde estuvo nueve días. Después continuó por las Islas Marshall hasta que llegó a la Fosa de las Marianas, un cañón en el océano cerca de Guam en el Pacífico Occidental.

“Tenemos muy poca información sobre por qué migran los tiburones ballena”, señala Guzmán. “¿Están buscando comida, oportunidades de cría o están impulsados ​​por algún otro motivo?”, se pregunta. Sin embargo, una de las mayores incógnitas es cuando los escualos se sumergen tantos días en las profundidades.

Largas distancias para aparearse

Por otra parte, los estudios genéticos muestran que los tiburones ballena en todo el mundo están estrechamente relacionados, lo que indica que pueden viajar largas distancias para aparearse. Como Anne, otros tiburones ballena parecen seguir la Corriente Ecuatorial del Norte durante la mayor parte de la distancia. Las hembras grandes pueden nadar un promedio de 67 kilómetros al día.

Sin embargo, al tratarse de animales que se alimentan por filtración e ingieren plancton, huevos de pescado, kril, larvas de cangrejo y pequeños peces y calamar, no se consideran particularmente peligrosos, por lo que ha aumentado el turismo para nadar cerca de ellos.

“Los tiburones ballena en Coiba ya han cambiado su comportamiento para evitar la superficie y los turistas”, explica Guzmán. Según los científicos, estudios como este son fundamentales para proteger especies transfronterizas como los tiburones ballena y otras especies marinas migratorias.

Noticias

anterior siguiente