Enlaces accesibilidad

España y Bélgica, 'farolillos rojos' de la lucha contra la corrupción dentro del Consejo de Europa

  • Ninguno de los dos aplica al 100% las recomendaciones de ese organismo
  • España mantiene congelada la aplicación de cuatro de las 11 medidas
  • El informe de 2017 lo señala como "un año negro" en la lucha contra esa lacra

Por
Exterior de la nueva sede del Consejo de Europa en Estrasburgo
El Grupo de Estados contra la Corrupción de ese organismo destaca los retrocesos de 2017 en ese combate. AFP

España y Bélgica son los dos únicos países de los 47 miembros del Consejo de Europa que no han aplicado al 100% ninguna de sus recomendaciones de lucha contra la corrupción. Esa es la conclusión del informe de actividad de 2017 realizado por el Grupo de Estados contra la Corrupción (conocido como Greco), un foro integrado en ese organismo internacional.

En ese documento, el Greco señala que, aunque se ha producido cierto progreso en la lucha contra la corrupción, la aplicación de las medidas por parte de los Gobiernos está siendo más lenta de lo deseable. Además, destaca que algunos países -como Grecia, Rumanía y Polonia- han aprobado leyes que suponen un retroceso en ese combate.

Cuatro medidas congeladas en España

Según la evaluación anual realizada por este grupo del Consejo de Europa, en el conjunto de sus Estados miembros, las recomendaciones realizadas para luchar contra la corrupción en el sistema judicial (jueces y fiscales) han tenido más éxito que las marcadas para hacer lo mismo en la clase política.

En el caso de España, el estudio indica que se han empezado a aplicar siete medidas de forma parcial (dos enfocadas a políticos, otras dos al colectivo de jueces y tres destinadas a fiscales), mientras otras cuatro están congeladas (dos dirigidas a los miembros de parlamentos y otras dos, a los jueces).

Por detrás de Bélgica y España, pero en una situación más avanzada, aparecen Albania, la Antigua República Yugoslava de Macedonia (FYROM) y Dinamarca.

"Un año negro" en la lucha contra la corrupción

El presidente del Greco, Marin Mrcela, ha destacado en la presentación del informe que 2017 fue "un año negro” en la lucha contra la corrupción, y ha mencionado los despidos de jueces por hacer su trabajo en Polonia; campañas electorales contaminadas como demostró la Organización para la Cooperación y la Seguridad de Europa (OSCE) en Hungría, y periodistas asesinados o silenciados por investigar casos de corrupción en Malta, Eslovaquia o Turquía.

“La corrupción es una amenaza real y seria para la democracia, socava el Estado de Derecho y daña el crecimiento económico y social”, ha advertido Mrcela.

El grupo Greco está compuesto por los 47 Estados del Consejo de Europa, más Bielorrusia y EE.UU., y se encarga de asegurar que los países miembros cumplan con los estándares europeos en materia de corrupción y de ayudarlos a mejorar sus herramientas para combatirla.

Noticias

anterior siguiente