Enlaces accesibilidad

Todos los países del euro, con déficits inferiores al 3% por primera vez desde la creación de la moneda única

  • Bruselas calcula que el déficit medio de la eurozona será del 0,7% en 2018
  • El comisario destaca que se alcanzará el récord de personas con empleo
  • La previsión de inflación adelanta un estancamiento de esta tasa
  • La Comisión Europea avisa de que los riesgos exteriores "han aumentado"

Por
El comisario europeo para Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante la presentación de las previsiones de primavera
El comisario europeo de Asuntos Económicos ha destacado que 8 de los 19 Estados lograrán superávit en sus cuentas públicas. REUTERS/Francois Lenoir

Por primera vez desde la creación del euro, este año, todos los países de la moneda única situarán sus déficits públicos por debajo del límite del 3% fijado como uno de los criterios clave de la Unión Económica y Monetaria recogidos en el Tratado de la UE. Así lo ha destacado el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante la presentación este martes de las previsiones de primavera de la Comisión Europea.

Entre los 19 países que integran en la actualidad la eurozona, España sería el que registraría un dato más alto de déficit público en 2018 (2,6%, cuatro décimas por encima del objetivo, sin incluir la última subida de pensiones pactada entre el Gobierno y el PNV). Además, 8 de esos 19 Estados lograrían cerrar el año con superávit en sus cuentas públicas.

En cuanto al conjunto de la zona, el Ejecutivo comunitario estima que el déficit agregado de las administraciones públicas de la zona euro descienda al 0,7% del PIB este año y al 0,6% en 2019. Las proyecciones para el conjunto de la UE prevén un déficit del 0,8% tanto este año como el próximo.

Récord de personas con empleo en la eurozona

Otro de los datos resaltados por Moscovici ha sido la evolución del mercado laboral. "El número de personas que tienen un empleo en la eurozona ha alcanzado su nivel récord en los últimos 20 años", ha destacado el comisario.

Esa situación, según el documento de previsiones de la Comisión Europea, hace que algunos países "empiecen a tener problemas para cubrir todas sus ofertas de trabajo".

No obstante, recuerda que en algunos Estados miembros, como España, el desempleo sigue siendo "muy elevado".

A nivel agregado, el paro en la UE pasará del 7,6% en 2017 al 7,1% en 2018, para alcanzar un año después el 6,7%. En la eurozona, el paro bajará hasta el 7,9% en 2019, después de haber cerrado 2017 en un 9,1% y haberse reducido, según las proyecciones, al 8,4% este año.

En el lado negativo de las previsiones aparece el comportamiento de la inflación, que se estancará en niveles bajos.

Inflación, formación y reducción de deuda pública, deberes pendientes

Aunque Bruselas espera que la inflación repunte durante lo que queda de año debido al incremento de los precios del petróleo, su pronóstico es que esa tasa se sitúe en la eurozona en 2018 en el 1,5%, el mismo nivel que el año pasado, y aumente sólo hasta el 1,6% en 2019.

Por este motivo, y por los riesgos a la baja que aprecia la Comisión, Moscovici ha avisado: "Tampoco es el momento de dormirse en los laureles. Los riesgos exteriores han aumentado, con lo que es más importante que nunca que pongamos rápidamente en práctica políticas que incrementen nuestro potencial de crecimiento. Ese es el reto principal de la eurozona".

"Debemos alentar un aumento de la participación de la mano de obra, centrarse en las cualifiaciones, la educación, la formación... De modo que aumentemos la productividad y eliminemos los 'cuellos de botella' en infraestructuras, tanto físicas como digitales", ha enumerado el comisario como las tareas pendientes más importantes, junto a la reducción de la deuda pública y el impulso "ambicioso" para reformar la eurozona.

"Los riesgos exteriores han aumentado"

Respecto al crecimiento, Bruselas mantiene en el 2,3% su previsión de crecimiento para 2018, tanto para la eurozona como para la Unión Europea, el mismo porcentaje que pronosticó en febrero, aunque se reducirá hasta el 2% en ambas en 2019.

Las razones que explican esta desaceleración -según el Ejecutivo comunitario- son el aumento de los "cuellos de botella" que son ya perceptibles "en algunos países y sectores", el ajuste de la política monetaria y la "ligera ralentización del comercio mundial".

"Europa sigue disfrutando de un crecimiento robusto que ha contribuido a situar la tasa de desempleo en su punto más bajo de los
últimos diez años. (... ) El mayor riesgo para un panorama tan prometedor lo plantea el proteccionismo, que no debe convertirse en la norma: eso sólo podría perjudicar a aquellos de nuestros ciudadanos que es más necesario proteger", ha destacado el comisario Moscovici.

Según Bruselas, los riesgos exteriores "han aumentado" y marcan ahora "una tendencia a la baja". "En Europa, los indicadores recientes han reducido la probabilidad de que el crecimiento pueda ser superior al previsto a corto plazo", apunta en su informe.

Además, el Ejecutivo comunitario advierte de que es "probable" que la volatilidad que han experimentado los mercados financieros
últimamente "se convierta en una característica más permanente en el futuro", algo que "incrementaría el grado de incertidumbre".

En la misma línea, Bruselas afirma que el estímulo fiscal de Estados Unidos debería impulsar el crecimiento a corto plazo, pero también conlleva un "riesgo de sobrecalentamiento" y "la posibilidad de una subida de tipos de interés más rápida de la prevista".

"Estos riesgos están interrelacionados. Debido a su apertura, la materialización de los mismos situaría a la zona euro en una situación especialmente vulnerable", expone la Comisión Europea.

Noticias

anterior siguiente