Anterior Los bomberos localizan muerto a uno de los dos desaparecidos en el derrumbe en Madrid Siguiente Bárcenas, Correa y el PP, condenados en la pieza principal del caso Gürtel Arriba Ir arriba
Uno de los detenidos por los Mossos de Los Ángeles del Infierno
Imagen del pasado miércoles durante la detención por parte de los Mossos de 19 integrantes de la banda motera Ángeles del Infierno, en Sabadell. EFE ae/sb

El juez envía a prisión sin fianza a tres miembros de la banda Ángeles del Infierno por homicidio

  • 19 miembros de la banda fueron detenidos esta semana por narcotráfico

  • Algunos estaban relacionados con el asesinato de otro motero en 2017

|

Una jueza de Sabadell (Barcelona) ha decretado este viernes prisión provisional comunicada y sin fianza por un delito de homicidio para tres integrantes del grupo motero Ángeles del Infiernodetenidos esta semana en una operación de los Mossos d'Esquadra contra esta banda por tráfico de drogas.

A estos tres detenidos se le acusa de matar a un miembro de una banda rival en 2017, en la localidad de Castellar del Vallès (Barcelona), según fuentes de la investigación.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha informado en un comunicado de que la magistrada del Juzgado de Instrucción 1 de Sabadell ha acordado libertad provisional con comparecencias en el juzgado y ha imputado un delito contra la salud pública por tráfico de drogas a los otros dos detenidos que han pasado hoy a disposición judicial.

Otras catorce personas que fueron detenidas esta semana por los Mossos d'Esquadra en esta operación contra el tráfico de drogas han quedado en libertad en sede policial.

Buscaban mantener su estatus de poder

Fuentes de los Mossos habían informado de que los tres integrantes de los Ángeles del Infierno que este viernes han ingresado en prisión por orden judicial mataron a un miembro de una banda rival con el objetivo de mantener su estatus de poder ante el resto de clubes.

Los tres imputados por este homicidio forman parte de la sección Nomads y están acusados de agredir el 24 de septiembre del pasado año a un miembro del grupo de los Renegados, al que encontraron cuando se desplazaban en moto junto a un colega.

Los miembros de Hells Angels empezaron a increpar y a entorpecer la circulación de los dos moteros de la banda rival cuando los encontraron en la Gran Vía de Sabadell, uno de los cuales logró huir, mientras que el otro se detuvo en un polígono de Castellar del Vallès, donde le propinaron una paliza, hasta que lo dejaron malherido e inconsciente en el suelo. 

El motero herido falleció el 9 de diciembre en el Hospital de Granollers, debido a las lesiones sufridas por la agresión. Según los Mossos, los tres moteros de la sección Nomads cometieron la agresión para mantener el estatus preeminente ante el resto de clubes de motoristas presentes en el territorio y seguir controlando sus actividades.

De hecho, tras cometer la agresión, los miembros de Ángeles del Infierno detenidos se apropiaron del chaleco del club de Renegados que llevaba su oponente, un gesto simbólico que para este tipo de organizaciones representa un trofeo, según los Mossos.

Los tres imputados por este crimen se dedicaban también supuestamente al tráfico de drogas, principalmente marihuana, junto con otros de 16 detenidos el pasado miércoles, dos de los cuales han sido imputados hoy por un delito contra la salud pública.

En la operación del pasado miércoles, los Mossos intervinieron 600 plantas de marihuana, así como cocaína preparada para su distribución, un arma de fuego larga y munición de diversos calibres y material y simbología del club.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente