Anterior Tres sospechosos en el escándalo sexual de Oxfam en Haití amenazaron físicamente a un testigo Siguiente Luis de Guindos será el vicepresidente del BCE tras la retirada del candidato irlandés Arriba Ir arriba
La Bolsa de Madrid
La Bolsa de Madrid. EFE Javier Lizon

El IBEX 35 pierde un 5,6% semanal y retrocede hasta niveles de febrero de 2017

  • El selectivo madrileño cierra su peor semana desde el Brexit

  • La prima de riesgo de España se sitúa en 74 puntos

  • Los mercados asiáticos acumulan las mayores pérdidas semanales en dos años

|

El IBEX 35 ha cerrado la sesión de este viernes con una caída del 1,2% hasta 9.639,60 puntos, niveles de finales de febrero de 2017, con lo que ha aumentado el descenso semanal hasta el 5,6%, el mayor desde la semana del Brexit (-6,87%), tras la corrección experimentada por los principales índices de Wall Street.

Todos los grandes valores del índice -que ya pierde un 4,03% en lo que va de ejercicio- han cerrado la última jornada de la semana a la baja, ya que Iberdrola ha caído un 1,84%; Telefónica, un 1,75%; Banco Santander, un 1,74%; BBVA, un 1,71%; Repsol, un 1,52%; e Inditex, un 0,19%.

Las mayores caídas del día han correspondido a Endesa (-2,06%) y Bankinter (-2,01%), mientras que los mayores repuntes se los han anotado Técnicas Reunidas (1,37%), Meliá Hotels (1,2%) y Acciona (0,81%), en una jornada en la que ha sido suspendida de cotización tras reconocer que está negociando la venta de sus plantas termosolares por cerca de 1.500 millones.

El analista de XTB Joaquín Robles, ha señalado que los inversores están recogiendo beneficios ante la sensación de sobrevaloración de las acciones norteamericanas. "El IBEX 35 se ha visto contagiado y no ha podido frenar esta oleada de ventas, que no se corresponde con la evolución de las empresas que lo componen".

También han cerrado a la baja los principales índices europeos: el FTSE 100 de Londres (-1,09%), el DAX de Fráncfort (-1,25%), el CAC 40 de París (-1,41%) y el FTSE MIB de Milán (-1,33%).

Reacción a la subida de los bonos estadounidenses

A pesar del cierre semanal en rojo, los mercados europeos parecen resistirse a seguir la senda de corrección emprendida por la Bolsa estadounidense, ya que tampoco secundaron al máximo la carrera de récords vivida en Wall Street en enero. 

Pese a las fuertes ventas en la renta variable por el temor a una política monetaria menos expansiva, los bonos estadounidenses sólo han subido de forma moderada y la rentabilidad de los bonos del Tesoro estadounidense a diez años ha bajado del 2,88% hasta el 2,82%, según cifras de UniCredit.

El movimiento alcista de los bonos estadounidenses se explica por la expectativa de que la Administración federal aumente sus emisiones de deuda pública para financiar el gasto fiscal previsible en una época prelectoral -en noviembre hay elecciones para renovar parte del Congreso-, así como por la preocupación por una posible alza de la inflación, que podría a su vez provocar la aceleración de la programada subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal.

El alza de la rentabilidad de los bonos eleva también los costes de financiación de las empresas y reduce su apetito por el riesgo. Además, al ofrecer más interés, los bonos aumentan su atractivo para los inversores, que redirigen sus fondos desde las acciones a los títulos de deuda.

La reaparición de la volatilidad ha llevado a muchos inversores a deshacer posiciones para desprenderse de los activos de mayor riesgo, lo que a su vez ha seguido alimentando esa volatilidad.

Bajada del euro frente al dólar

En el mercado de divisas, el euro se relajaba frente al dólar y se cambiaba a 1,2244 billetes verdes, lejos de los 1,24 dólares en los que se movía a comienzos de semana.

En cuanto a la prima de riesgo, la española ha subido hasta 74 puntos básicos -estaba en 68 puntos-, gracias a la combinación de dos factores: la subida de la rentabilidad que paga el bono a 10 años -que se situaba en 1,477%- y la bajada de la ofrecida por su homólogo alemán, que cede hasta el 0,735%.

Antes de la apertura europea, los mercados asiáticos sí habían replicado en parte las pérdidas estadounidenses y habían cerrado sus puertas con importantes caídas. En la Bolsa de Tokio, el índice Nikkei ha retrocedido un 2,32%, lo que le lleva a acumular su mayor caída semanal en dos años (del 8,5%).

Por su parte, en China, las Bolsas han vivido su peor sesión en dos años. La Bolsa de Shanghái se dejó un 4,05%, mientras que la Bolsa de Shenzhen, también cayó el 3,58% (371,36 puntos). En el cómputo semanal, ambos parqués acumularon fuertes descensos, Shanghái del 9,6%, y Shenzhen, del 8,46%. En Hong Kong, el índice de referencia Hang Seng perdió un 3,1% y acaba la semana con un retroceso del 9,5%.

Según los analistas especializados en Asia, las caídas en China se producen como reacción a las de EE.UU, pero se ven alimentadas también por las preocupaciones específicas del gigante, como las valoraciones de las empresas vinculadas al consumo y los riesgos del proceso de desapalancamiento que debe realizar el país, sobre todo, el del sector financiero.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente