Enlaces accesibilidad

Madrid Fashion Week

Andrés Sardá se suma a la nostalgia ochentera

  • Mario Vaquerizo ha sido la estrella de su desfile
  • Sardá recupera la estética musical y deportiva de los 80
  • El aerobic, la serie Dallas, Grace Jones y Abba inspiran la colección

Por
Mario Vaquerizo, estrella del desfile de Andrés Sardá. EFE

Un viejo televisor emite interferencias pero Andrés Sardá enseguida sintoniza el programa que quiere, un nostálgico viaje a los años 80. La colección hace guiños a la estética más marcada de esa década loca y desenfrenada y rinde homenaje a iconos como Jane Fonda y Grace Jones pero también a personajes de series míticas como Diana, de 'V', o Pamela y Sue Ellen, de 'Dallas'.

Sardá utiliza el PVC para jugar con las transparencias y la piel. EFE noticias

La primera parte del desfile desarrolla las prendas deportivas que en aquellos años se sofisticaron hasta el exceso porque el aerobic saltó, con Fonda, a la televisión. Vinilos de colores estridentes tiñen rayas y topos en distintos tamaños. Las mezclas retro de azul y amarillo se utilizan en bodies, maillots y otras prendas que se aferran al cuerpo con escotes vertiginosos que, por pudor, muestran otras prendas en un atrevido juego de superposiciones.

"Es una colección muy optimista, con esos años, y hemos querido repasar aquellos hitos lúdicos pero también el culto al cuerpo que marcó esos años y, por supuesto, la estética de las series, videoclips y videojuegos que tanto influyó en la moda", dice Nuria Sardá. 

Sardá reinterpreta el estilo aeróbic en su colección. EFE noticias

El comecocos marca la segunda entrega del programa vintage. Las texturas de plástico, transparentes y mates, se utilizan en patrones asimétricos o en chaquetas tipo esmoquin con mangas con puños de volantes que se ciñen al cuerpo con cinturones. La idea es mezclar PVC, un tejido técnico, con la belleza de la piel, una textura natural, viva.

Sardá revive iconos como Grace Jones o Jane Fonda. EFE noticias

En la tercera parte del desfile aumenta considerablemente la carga estética y retro. El arco iris se vuelve metalizado y con sus colores brillantes Sardá tiñe monos asimétricos para cuerpos de escándalo. Uno de ellos, con una fuga de líneas futurists, llevará Nieves Álvarez en uno de los programas especiales que Flash Moda, de TVE, emitirá los días 27 y 28 de enero.

Los tejidos metalizados recuerdan a la estética tecno. EFE noticias

Destacan los monos con hombreras muy marcadas y escotes osados y sobre todo el uso del oro y la plata que a veces se mezcla con negro para potenciar es exceso ochentero y ese lujo evidente de series como 'Dallas'. Pero los 80 fueron años de poder femenino, la década de Armas de mujer, de las supermujeres, y a ellas Sardá hace un homenaje con diseños en azul y rojo que recuerdan al traje de Wonderwoman.

Mario Vaquerizo abrió y cerró el desfile con su facilidad para enfundarse cualquier prenda y subirse a unas plataformas imposibles para después caminar sobre la pasarela con absoluta normalidad. Verle es ver a Elvis, a Liberace e incluso al vocalista de Boney M, Bobby Farrell.

Noticias

anterior siguiente