Enlaces accesibilidad

Nueve de cada diez profesores convive con situaciones de violencia en clase, según CSIF

  • El 75% de los docentes cree que tiene muy poca o ninguna autoridad en las aulas
  • Describen amenazas por parte del alumnado y las familias y faltas de respeto

Por
El sindicato CSIF denuncia que el 80% de los docentes no se ven con autoridad para frenar la violencia en las aulas

Nueve de cada diez profesores convive con situaciones de violencia en su centro escolar, como peleas, vejaciones o vandalismo, y el 75% de los docentes cree que tiene muy poca o ninguna autoridad en las aulas.

Son datos de un estudio presentado este viernes por el sindicato CSIF, el más representativo en las administraciones públicas, con 2.000 cuestionarios distribuidos a profesores en todas las comunidades autónomas.

Los docentes describen amenazas por parte del alumnado y las familias, falta de respeto y reconocimiento de la autoridad docente, violencia psicológica y situaciones de indefensión.

Según ha explicado el presidente del sector educativo del sindicato, Mario Gutiérrez, más de la cuarta parte de los profesores considera que la vida en las aulas no es agradable y que la disciplina es insuficiente.

Peleas, insultos y vejaciones entre alumnos

De hecho, tres de cada cuatro docentes siente que tiene muy poca ninguna autoridad. Las situaciones de violencia más habituales que describen son peleas, insultos y vejaciones entre compañeros, vandalismo y destrozo de material escolar, violencia psicológica, episodios y conflictos con un componente racista y enfrentamientos a través de redes sociales, como WhatsApp.

Para abordar estas situaciones, el sindicato ha presentado el servicio CSIF Ayuda Profes, un gabinete psicológico especializado en asesorar, prevenir y tratar este tipo de situaciones.

El sindicato ha alertado de que además de las situaciones graves de violencia, como las agresiones o acoso escolar, a diario se suceden episodios "más sutiles y latentes" en las aulas, para las que reclama actuaciones preventivas y el reconocimiento de la autoridad de estos profesionales.

Los docentes denuncian la falta de apoyo

La profesora Encarna Abascal ha detallado que para el profesor "es más importante y grave la violencia del día a día soterrada" que incluso a veces se normaliza, como los alumnos que faltan al respeto, interrumpen las clases y el docente tiene que imponerse".

"A veces los profesores no tienen esa autoridad suficiente para parar estas situaciones", ha lamentado Mario Gutiérrez, quien ha denunciado que los profesores aseguran que no siempre tienen el apoyo de la dirección o de los otros compañeros.

La profesora Abascal ha advertido de que "esa violencia se va amplificando y trasladando a la sociedad". Para el responsable de Educación del CSIF "ha existido una permisividad y se ha normalizado una violencia de baja intensidad que se ha ido tapando y para solucionarlo hay que dar el nombre al problema porque es habitual que se llame problema de convivencia".

Además, ha explicado que esas situaciones de violencia y acoso entre los niños también se perciben en la etapa de primaria y ha alertado del pico que se produce coincidiendo con el regalo del móvil a los niños en las Comuniones, en tercero y cuarto curso.

El sindicato considera que los recortes en personal, el incremento en la ratio de alumnos por clases y el horario lectivo, así como el déficit en las plantillas de apoyo, está dificultando la prevención de estas situaciones.

"Es evidente que las administraciones no quieren mostrar el problema porque es tirar las piedras sobre su tejado", ha dicho Gutiérrez, quien ha lamentado que cuando se produce algún caso de suicidio "había habido denuncias".

Sobre la aprobación este viernes en el Consejo de Ministros de la modificación del Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar con el fin de luchar contra el acoso en las aulas, el responsable del CSIF ha puesto en cuestión la eficacia de este organismo, porque ha dicho que se creó en 2007 y "apenas se ha reunido en dos o tres ocasiones".

El sindicato considera "muy preocupantes" estos datos y plantea la necesidad de alcanzar un pacto social, en el que se involucren todos los agentes de la comunidad educativa, medios de comunicación, sociedad civil y responsables políticos. "El profesor necesita que su trabajo sea valorado y las campañas de los medios de comunicación son fundamentales", ha concluido.

Noticias

anterior siguiente