Anterior El Málaga logra un triunfo estéril en la Rosaleda Siguiente Al menos 57 muertos en un atentado contra un centro electoral en Kabul Arriba Ir arriba
Imagen de archivo de la Cueva del Portalón, en los yacimientos de Atapuerca.
Imagen de archivo de la Cueva del Portalón, en los yacimientos de Atapuerca. EFE

Un fragmento cerámico hallado en Atapuerca sugiere una cierta globalización en el Neolítico europeo

  • Destaca su decoración con motivos ramiformes o antropomorfos

  • Conecta la meseta norte de la Península con el Mediterráneo, Alemania e Italia

  • Así, distintas entidades regionales europeas podrían haber mantenido alianzas

|

Investigadores de varias instituciones españolas han hallado en el yacimiento de Atapuerca (Burgos) un fragmento de cerámica neolítica con una iconografía muy singular, que conecta por primera vez poblaciones de la meseta norte de la Península con otras gentes neolíticas del Mediterráneo peninsular, Alemania e Italia. Lo que más destaca del fragmento es su decoración con motivos ramiformes o antropomorfos, que hasta ahora no se habían encontrado en yacimientos del interior de la península ibérica.

El motivo se realizó con un peine cuyas impresiones se rellenaron con ocre. El motivo se realizó con un peine cuyas impresiones se rellenaron con ocre.

El hallazgo permite repensar el origen del simbolismo neolítico en Europa y sugiere que las distintas entidades regionales europeas mantenían fuertes alianzas, así como una cierta tendencia hacia la globalización simbólica.

Aunque el recipiente al que pertenece el fragmento localizado en la campaña de 2015 no puede reconstruirse, por sus características los investigadores deducen que se trata de una pieza especial y, claramente, del primer Neolítico.

“Se caracteriza por tener unas paredes finas y cuidadas, hechas de pasta muy homogénea, lo que nos hace pensar no tanto en un recipiente de uso doméstico sino más bien en un recipiente con una función simbólica, y posiblemente hecho por manos muy expertas.”, explican los investigadores José Miguel Carretero, de la Universidad de Burgos, y Alfonso Alday, de la Universidad del País Vasco.

Motivo ramiforme o antropomorfo

Sin embargo, lo que más destaca del fragmento es su decoración: un motivo muy singular que en la literatura científica se conoce como ramiforme o antropomorfo y que se realizó con un peine cuyas impresiones además se rellenaron con ocre para realzar más el motivo. “Lo más sorprendente es que en el contexto ibérico, hasta ahora, este tipo de decoración solo era conocida en puntos muy concretos del frente mediterráneo, especialmente en Alicante.

El reconocer este elemento por primera vez en el interior de la Península nos muestra relaciones entre ambos puntos. Además, y esto es más novedoso en lo que representa, también pone en contacto a los moradores de la Sierra de Atapuerca con comunidades italianas o de Centroeuropa”, agregan.

En el Neolítico los grupos humanos dejan de ser nómadas para ser sedentarios, al pasar de cazadores-recolectores a agricultores. Pero los intercambios entre ellos no cesan. Esta revolución económica supone también una revolución ideológica y simbólica: los grupos van desarrollando nuevas entidades artísticas que les identifican, y las redes de comunicación sirven para compartirlas.

A este fragmento de cerámica hallado en El Portalón se suma un recipiente conocido desde mediados de los años 70 en la Galería del Sílex -otro de los conductos de la misma Cueva Mayor de Atapuerca-, también decorado con un motivo antropomorfo. Teniendo en cuenta las escasas evidencias de este tipo conocidas en el centro y sur de Europa, se puede sugerir una gran actividad de esas redes de comunicación y en una escala geográfica muy amplia.

“Todo ello nos muestra una simbiosis entre entidades regionales y una cierta idea de globalización. Se comparten ideas aunque luego cada grupo, como el asentado en el entorno de la Sierra de Atapuerca, desarrolla sus propias variantes para, quizá, no perder su identidad. Es un juego muy interesante que, seguramente, también implicaría el movimiento de personas y, en este sentido, quizás también de vínculos o pactos matrimoniales”, sugieren.

Yacimiento de El Portalón

El yacimiento de El Portalón es una de las entradas actuales al gran sistema kárstico Cueva Mayor de la Sierra de Atapuerca. Se trata de un yacimiento holoceno excepcional, ya que aúna una amplia, continua y completa secuencia estratigráfica de más de nueve metros, que se mantiene en un buen estado de conservación. En él se han detectado ocupaciones humanas del mundo Medieval y Romano, pero también de la Edad del Hierro, las diferentes fases de la Edad del Bronce, el Calcolítico, el Neolítico y el Mesolítico, lo que lo convierte en un enclave fundamental para estudiar los últimos 10.000 años.

Así lo confirma también este último descubrimiento, recuperado en la campaña de excavaciones de 2015. Posteriormente, en la de 2017, se halló otro pequeño trozo correspondiente a la misma pieza, e incluso el equipo no descarta que aparezcan nuevos fragmentos del recipiente en próximas campañas.

El yacimiento de El Portalón tiene mucho aún que decir sobre la prehistoria reciente. La gran variedad de actividades humanas documentadas correspondientes a los últimos 10.000 años adquiere especial relevancia debido a la escasa información existente para el Mesolítico y el Neolítico en el interior de la Península Ibérica, y en particular, en la Meseta Norte. Esto motiva que los investigadores se encuentren realmente esperanzados con los hallazgos que se puedan realizar en los próximos años con el avance de las excavaciones.

“Actualmente nos encontramos en un momento de gran interés y muchas expectativas en El Portalón, dado que estamos empezando a excavar precisamente los estratos que contienen evidencias del Neolítico. En los próximos años profundizaremos en el conocimiento de la primera agricultura y ganadería, con todo lo que esos cambios han supuesto para la humanidad”, anticipan.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente