Enlaces accesibilidad

Emotiva despedida a los dos guardias civiles y al ganadero asesinados en Teruel

  • Víctor Romero, de 30 años, estaba casado y había sido padre hace unos meses
  • Víctor Jesús Caballero, de 40 años, también estaba casado y tenía un hijo
  • Los vecinos de Andorra despiden a José Luis Iranzo, el ganadero asesinado
     

|

Por
Emotiva despedida en Alcañiz a los dos guardias civiles asesinados

La familia, amigos, vecinos de Alcañiz y decenas de compañeros guardias civiles desplazados a la ciudad bajoaragonesa han despedido a los dos agentes asesinados a última hora del pasado jueves presuntamente por los disparos del serbio Norbert Feher. Los dos perseguían al fugitivo cuando acababa de matar también a tiros en una masía cercana a José Luis Iranzo -en un primer momento se había informado de que el asesinato de los tres se había producido al mismo tiempo-. El ganadero de Andorra (Teruel) ha sido despedido también este sábado por sus vecinos entre un profundo y respetuoso silencio.

En Alcañiz, familiares y compañeros de los agentes han portado a hombros los féretros de Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero recorriendo los escasos metros que separan el Ayuntamiento, donde se instaló la capilla ardiente la víspera, de la iglesia de Santa María de Alcañiz (Teruel), donde se ha celebrado el funeral.

Víctor Romero, nacido en Teruel, de 30 años, estaba casado y había sido padre hace unos meses; Víctor Jesús Caballero, natural de Cádiz, nació en 1979. Iranzo, de 40 años, también estaba casado y tenía un hijo. Formaban parte de uno de los equipos ROCA que la Guardia Civil tiene distribuidos por todo el territorio nacional y cuya función consiste en combatir los robos en el entorno rural.

A su llegada a las puertas de la iglesia, la Banda de Música de la Guardia Civil ha interpretado la marcha fúnebre y el himno de España, y a la salida han despedido a los agentes interpretando el himno de la Guardia Civil y la obra La muerte nunca es el final.

Al funeral han asistido representantes policiales y militares de Teruel y Aragón, incluidos de los Mossos d'Esquadra y la agentes rurales franceses. También han acudido el Justicia de Aragón, consejeros del Gobierno de Aragón, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, entre otros cargos judiciales de Aragón, Teruel y Alcañiz, así como autoridades militares y municipales.

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, ha dicho a los medios tras acabar la ceremonia que, en seis años en el cargo, este era "el día más triste" con la despedida a dos personas que habían "dado su vida en cumplimiento de su servicio".

Andorra despide aún consternada al joven ganadero asesinado

Horas más tarde, los vecinos de Andorra -todavía consternados- han despedido a José Luis Iranzo. Mucho antes de que el féretro de Iranzo llegara a la plaza de la iglesia de la Natividad de su localidad natal, las cientos de personas que habían acudido a despedirle guardaban un respetuoso silencio con el que expresaban su consternación por la muerte de este joven ganadero y líder agrario.

Además de vecinos y familiares, al funeral han asistido el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde; el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente; los consejeros del Ejecutivo autonómico Vicente Guillén, Mayte Pérez y Joaquín Olona, representantes de todos los partidos políticos, así como distintos cargos militares, de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Gustavo Alcalde ha dicho a los periodistas sobre Iranzo que era un "hombre bueno", que había estado ayudando a los agentes a encontrar al asesino. También Vicente Guillén ha destacado de Iranzo que era un "ciudadano ejemplar" que, además de su negocio, se ha dedicado a trabajar por los demás como líder sindical agrario.

El ganadero, tiroteado antes que llegaran los dos guardias

El agricultor José Luis Iranzo fue tiroteado en una paradina situada entre los municipios turolenses de Albalate del Arzobispo y Andorra. Fuentes próximas a la investigación han explicado a Efe que recibió el impacto de un disparo cuando se acercaba a ese lugar, una zona de monte bajo conocida como 'El Saso' y utilizada tradicionalmente por agricultores y ganaderos de la zona.

Las fuentes citadas han explicado que la llamada de un vecino para alertar de que ocurría "algo raro" en la zona motivó el desplazamiento de los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero, abatidos cuando caminaban para aproximarse a la paradina. Precisamente, José Luis Iranzo era una de las personas que colaboraba con la Guardia Civil para buscar al sospechoso debido al conocimiento que tenía de la zona, aunque en el momento de ser asesinado realizaba tareas propias de campo.

El presunto presunto asesino, Norbert Feher, fue detenido en la madrugada del viernes cerca de Mirambel (Teruel) y este lunes prestará declaración en los juzgados de Alcañiz por videoconferencia a las 10:30 ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, según fuentes judiciales, para responder por la orden europea de detención que Italia emitió contra él. Después, previsiblemente lo hará ante la juez de Instrucción de Alcañiz por los tres asesinatos de Teruel.

Noticias

anterior siguiente