Anterior ERC cerrará su campaña ante la prisión donde está encarcelado Junqueras Siguiente Prisión sin fianza para el acusado de matar a un hombre en Zaragoza por llevar tirantes con la bandera de España Arriba Ir arriba
Vestidos globo de Pedro Rovira expuestos en el Museo del Traje RAFAEL MUÑOZ

Pedro Rovira, el reflejo de Balenciaga

  • El Museo del Traje acoge el legado del modista catalán

  • Las piezas pertenecen a la Fundación Antoni de Montpalau

  • Rovira tuvo un fuerte vínculo con Balenciaga que se nota en su trabajo

|

Pedro Rovira no es el gran desconocido de la moda española pero sí el gran olvidado. Una injusticia histórica que ahora intentan remendar el Museo del Traje y la fundación Antoni de Montpalau con la exposición 'Pedro Rovira: De la costura al prêt-á-porter'. Una retrospectiva importante porque rescata la figura del modisto de Badalona y pone en valor su trabajo. Es, sin duda, un merecido homenaje.

La muestra, que se puede ver hasta el 18 de febrero de 2018, tiene más de cincuenta vestidos y una gran cantidad de documentación que introduce al público en el universo de Rovira. En total más de 250 piezas y entre ellas algunas maravillas, como los vestidos globo, y otras con anécdota, como el dos piezas que hizo para la entonfes reina Sofía. 

 La imagen de Pedro Rovira que recibe al visitante. R. Muñoz

Se estructura en cinco ejes: IntroduciónEl atélierEcos de ParísÉpoca de cambios y Del Ritz a la calleLa visita arranca con una sala en la que destaca una fotografía gigante del modisto. Un espacio que recrea un taller con dibujos, bocetos, gacillas, patrones y maniquíes. Después se exponen las piezas de forma cronológica, desde las más antiguas que datan de 1949 hasta las sus últimas colecciones, recorriendo todas las décadas: los 50, 60 y 70.

“En la moda no hay cortes bruscos y en el trabajo de Rovira tampoco, las décadas se solapan unas con otras”, dice Josep Casamartina i Parassols, comisario de la exposición y director de la fundación. “Empezamos la colección de Rovira en 2004 y es la mejor representación que hay de él. Primero fueron tejidos, luego piezas. Después empezamos a investigar su vida y su obra. Luego llegaron las donaciones y entre ellas, los dibujos que nos dieron los hijos del último socio y gerente que tuvo la empresa. Y hace poco contactamos con familiares que nos dieron más documentación”.

 Vestido y detalle de un bordado de Pedro Rovira.

Una importante donación que ha revelado la intensa relación que el modisto tuvo con Cristóbal Balenciaga. Rovira nació en Badalona (Barcelona) en 1921, estudió medicina y trabajó como enfermero aunque estaba claro que su vocación era otra. Una vocación que empezó siendo niño.

Ya con 12 años hacía dibujos de moda y tras la II Guerra Mundial, en 1946, logra un salvoconducto para ir a París, donde permanece dos años. Allí conoce a Balenciaga y se convierte en su discípulo”.

 Bocetos y dibujos de Pedro Rovira. R. Muñoz

El genio de Getaria marcó el trabajo de Rovira, como puede comprobarse recorriendo esta exposición. “¡Es curioso la cantidad de modelos de Balenciaga que hemos encontrado en Rovira!, es una línea nueva que hay que investigar más”, dice el comisario.

A Balenciaga no le importaba que sus amigos le copiaran: les pasaba patrones, clientas e incluso oficialas, como hacía con Givenchy. Algunas modistas de Balenciaga que iban de Barcelona a París, para reforzar las colecciones, luego iban a Givenchy, lo que le valió la reprimenda de sus inversores, los Bizcarrondo, que terminaron por dejarle”, revela.

 Vestido globo de costura al más puro estilo Balenciaga. R. Muñoz

Rovira montó su taller en Barcelona en 1948 y llegó a tener otros dos, uno de ellos en Madrid. Tuvo un éxito notable, sobre todo entre la burguesía catalana. “Destaco su buen hacer, tenía mucha técnica, algo que no se puede decir de todos los modistos de alta costura”, dice Josep Casamartina i Parassols. “Sabe cómo poner un tejido para hacer un vestido globo sin usar un armazón, igual que Balenciaga, y sus patrones geométricos se adaptan perfectamente al cuerpo de la mujer”.

En el legado de Rovira se aprecia la exquisita selección de los colores, y también la repetición de patrones o cortes concretos que se repiten a lo largo de su trayectoria, “algo sorprendente en unas décadas de cambios tan grandes como los 50, 60 y 70. Rovira los mantiene pero los adapta a cada momento”.

 Bocetos de diseños de Pedro Rovira.

Rovira intentó formar parte de la Cooperativa de la Alta Costura, que estaba presidida por Pedro Rodríguez. La formaban las agujas más importantes de Barcelona y Madrid. Entre ellas, Pertegaz, que nunca quiso que Roviera perteneciera al grupo. Pedro Rodríguez insistió pero el de Badalona no logró entrar hasta mediados de los 60, cuando Pertegaz, ya encumbrado, se marchó. 

 Anuncio de un desfile de la Cooperativa de la Alta Costura (1965)

Entre ellos siempre hubo una fuerte rivalidad. Ahora, por casualidades del destino, los legados de Rovira y Pertegaz se exponen a la vez en distintas exposicones que se celebran en Madrid y Barcelona.

“Yo estoy encantado de que coincidan porque de alguna manera fueron competencia. Rovira era un hombre muy cordial y afable, como Pedro Rodríguez”. Pertegaz no era así.

El modisto de Olba (Teruel) sufrió mucho en sus comienzos porque le rechazaron en los talleres de Pedro Rodríguez y Santa Eulalia. “Aquello le hizo muy orgulloso y muy competitivo con sus rivales, por eso nunca quiso que Rovira entrara en la Cooperativa”.

 Diseños de prêt-à-porter y costura de Pedro Rovira.

El título de esta exposición remarca la facilidad que tuvo Rovira para adaptarse al prêt-à-porter y hacerlo con mucha calidad. Aunque tuvo ayuda. En 1968 Tejidos Cadena Madrid compra el 55% de las acciones de Pedro Rovira Costura S.L. Con este movimiento el modisto logra una mayor expansión, campañas de moda y la consolidación de la línea emergente de prêt-à-porter. “Mientras otros como Pertegaz solo hacían una línea de zapatos o prendas de punto, Rovira hacía unas colecciones ‘listas para llevar’ muy completas, con abrigos y vestidos de calle y noche, y todo con mucha calidad”.

Rovira murió con tan solo 57 años. Fue en 1978. Un año después la empresa presentó una colección póstuma que había iniciado el modisto y terminó su equipo. Después llegó el olvido. Hasta ahora.

 Diseños de prêt-à-porter de Pedro Rovira.

Un poco de historia

La Cooperativa de la Alta Costura se creó en 1940 siguiendo los pasos de la Chambre Syndicale de la Mode de Paris, fundada en 1927. Su presidente fue Pedro Rodríguez y trabajó para impulsar y promocionar la moda española dentro y fuera de sus fronteras. Rodríguez, Pertegaz, Asunción Bastida, Santa Eulalia y El Dique Flotante, conocidos como 'Los cinco grandes', fueron sus primeros integrantes. Luego se sumaron otros como Rosser, Carmen Mir y Pedro Rovira. De la parte de Madrid destacan nombres como Lino, Marvel, Herrera y Ollero y Vargas Ochagavía.

 Rovira cuidó mucho el uso de color logrando piezas exquisitas. R. Muñoz

Hablamos de la época dorada de la costura española, en la que también hay que nombrar a Elio Berhanyer. Todos llevaron su moda al exterior, sobre todo a América, donde los diseños de Berhanyer y Pertegaz tuvieron muy buena acogida. La costura en España comienza a resquebrajarse en 1974 cuando el Estado pone un impuesto sobre el lujo que todos condideran 'una sentencia de muerte para la costura española'. Muchos echan el cierre pero otros, como Rovira, Pertegaz y Berhanyer aguantan unos años más. En 1978 muere Rovira y ese mismo año Berhanyer cierra su taller de costura y se centra, con todo el dolor de su corazón, en el prêt-à-porter. 

 El legado de Pedro Rovira se instala en el Museo del Traje
 Diseños del catalán Pedro Rovira. R. Muñoz

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente