Enlaces accesibilidad

Al menos 53 muertos y 158 heridos en un ataque talibán a la Policía afgana

  • Entre los fallecidos hay 25 civiles y siete atacantes
  • La ofensiva ha sido contra una instalación de la Policía en la provincia de Paktia

Por
 Dos afganos reciben tratamiento después del ataque en Gardiz, Paktia
Dos afganos reciben tratamiento después del ataque en Gardiz, Paktia REUTERS

Al menos 53 personas han muerto este martes, entre ellas 25 civiles y siete atacantes, y otras 158 resultaron heridas en un ataque talibán contra una instalación de la Policía en la provincia de Paktia, en el este de Afganistán, según han confirmado fuentes oficiales.

El Ministerio de Interior afgano ha adelantado que entre las víctimas se encuentra el jefe de la policía policía provincial, Toryalai Abdyani.

El ataque se produjo alrededor de las 9:30 hora local en el cuartel de Gardiz, donde la Policía tiene su sede principal para las provincias de Paktia, Paktika, Khost y Logar.

 En los últimos dos años y medio, el Gobierno afgano controla un 57% del país
En los últimos dos años y medio, el Gobierno afgano controla

En los últimos dos años y medio, el Gobierno afgano controla un 57% del país REUTERS

El portavoz del gobernador de Paktia, Abdullah Hasrat, ha indicado que el ataque comenzó cuando un suicida hizo detonar los explosivos que llevaba pegados al cuerpo abriendo paso a un vehículo bomba que detonó a continuación. "Los dos ataques se produjeron contra la primera entrada del cuartel de la Policía", ha afirmado

"Los terroristas llegaron con chalecos explosivos y armados al cuartel. Allí hicieron estallar dos coches bomba y luego entraron al edificio dónde continuaron la ofensiva", según funcionarios de la comisaria.

"Estaba cortándome el pelo en la barbería cuando de repente escuché una fuerte explosión. Justo después, recibí varias heridas en la cabeza y en la mano. No se dónde sucedió, pero hubo muchas bajas", ha relatado una víctima.

Continúan las labores de búsqueda

El vicegobernador de Paktia, Abdul Wali Sahi, ha añadido que el lugar del ataque se encuentra en estos momentos "en calma", aunque ha puntualizado que la operación para despejar el área continúa, por lo que el número de víctimas podría aumentar. 

Esta es la segunda vez en menos de seis meses que esa sede de la Policía recibe un ataque talibán. La ocasión anterior fue el pasado junio, cuando 11 personas murieron y 20 resultaron heridas.

En los últimos dos años y medio, el Gobierno afgano ha ido perdiendo terreno ante los talibanes hasta controlar apenas un 57 % del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos.

Según datos de esa misma fuente, entre enero y noviembre de 2016 al menos 6.785 miembros de las fuerzas de seguridad afganas murieron y otros 11.777 resultaron heridos, en línea con el recrudecimiento del conflicto.

Noticias

anterior siguiente