Anterior El Supremo avala el 'impuesto al sol' que aprobó el Gobierno en 2015 Siguiente Puigdemont asegura que si el Gobierno activa el 155, levantará la suspensión de la declaración de independencia Arriba Ir arriba
El palacio de Santoña acogió el desfile de Euphemio Fernández.
Madrid Fashion Week

Euphemio Fernández explora el odio como concepto y emoción

|

Dos montañas de cuerpos desnudos recibían a la prensa y público. Dos marañas de piel, pelo y tatuajes que de pronto se levantaron para hacer una performance violenta e incómoda que quería expresar diferentes formas de mostrar odio.

Este sentimiento, junto al pesimismo y el dolor, ha sido siempre fuente de inspiración para escritores, pintores, fotógrafos y escultores, y ahora lo es para el diseñador Euphemio Fernández que, a través de su colección lo explora como concepto y emoción intrínseca al ser humano.

“He mezclado el odio y la repulsa que las clases pudiente sentían por la clase obrera pero también el odio por los recuerdos de mi infancia y adolescencia”, cuenta. Las prendas son el retrato generacional “de los jóvenes nacidos entre 1985 y 1990 que crecieron en los 2000 con el boom de internet y las redes sociales”.

 El odio inspira a Euphemio Fernández.

Fernández ha rebuscado en el álbum de fotos familiar para reinterpretar piezas icónicas de esos años como el chándal (que dejó a un lado su aire deportivo para compartir armario con camisas y chaquetas), los pantalones anchos, los plumíferos (que ya recuperó Maria Ke Fisherman en la colección de febrero de 2017) y las prendas amplias y con enormes bolsillos.

El desfile se ha hecho en el Palacio de Santoña, en el barrio de Las Letras, creando un contraste brutal entre la arquitectura y la decoración del espacio con la estética de la colección y los modelos, vestidos con ropa urbana, joven y osada.

 Fernández revisa la estética de principios del 2000.

La colección, atemporal por deseo del diseñador, lleva pantalones de patrón amplio que llevan bolsillos cargo y nesgas para abrir el bajo. Llaman la atención las cazadoras de plumas de gran tamaño, algunas con tejido técnico transparente que deja ver el relleno.

Los colores se utilizan para enfatizar el mensaje de los estampados. Naranjas, morados, rojos, índigo, amarillo, blanco y negro tiñen prendas o dibujos que hablan, por supuesto, del odio, el bloqueo y el aislamiento social, a veces con motivos digitales y otras con palabras.

 Euphemio Fernández firma una propuesta urbana y joven.

Los tejidos, dice el jienense, son los de aquellos años: el vaquero, la sarga y la gabardina, el popelín de las camisas y el punto que se ha tricotado a mano y también sobre un bastidor, para lograr tops asimétricos de aspecto a medio hacer.

Con el desfile de Euphemio Fernández y el de The Stoat termina la 66ª edición de MMBFM que comenzó el día 12 de septiembre con Duarte y Moisés Nieto. Fernández ha tenido estos días un stand en Ifema en el que ha puesto a la venta su colección anterior (presentada en EGO), con la que inició una trilogía que espera terminar con la siguiente. “No ha habido mucha venta”, reconoce. Algo que también contaron diseñadores como Juan Carlos Pajares y Miguel Álex.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente