Anterior Estabilizado el incendio de Gran Canaria Siguiente Puigdemont difunde los colegios electorales del 1-O y dice tener "planes de contingencia" para votar Arriba Ir arriba
Propuestas para primavera y verano de 2018 de Delpozo
New York Fashion Week

Delpozo mueve su aguja a ritmo de samba

|

La música como fuente de inspiración y la fotografía como paleta cromática. Delpozo vuelve a sorprender y lo hace con una colección alegre, de líneas relajadas y texturas mimosas. El lápiz de Josep Font, director creativo de esta casa española, dibujó al compás que le marcaban las grabaciones de Xavier Cugat piezas con mucho movimiento, como los volantes que caen en cascada, los pliegues en forma de pétalo y las voluminosas mangas Muguet.

 Musicalia es el nombre de la colección de Delpozo.

Su caja de pinturas se inspira de la gama cromática de las fotografías de la eslovaca Maria Svarbova, una artista capaz de declinar el color azul hasta el infinito y de congelar en el tiempo algo tan vivo como el agua.

Sus imágenes de piscinas destacan por sus inquietantes geometrías que envuelven escenas intimistas, un detalle que encaja muy bien con la virtuosa aguja de Font.

Sobre la pasarela llama la atención el trabajo preciosista tanto en el patrón como en el tratamiento de las texturas. 

Vemos faldas y tops de silueta circular con costuras curvas y vestidos esculpidos en la cintura. Siempre apostando por las geometrías circulares y amables de la naturaleza.

La silueta lazo, una de las señas de la casa Delpozo,  sigue presente en esta colección y Font la desarrolla siempre con amor en formas diferentes; ahora, en un patchwork o en un tocado de rafia de aire vintage.

 El lazo es uno de los símbolos de la casa Delpozo.

Destaca un estampado geométrico que recuerda a los revestimientos de las piscinas de Svarbova. Un motivo que decora un encantador vestido de cóctel de patrón asimétrico que se anuda en el hombro con un lazo amarillo.

 Las divas de Xavier Cugat desfilan para Delpozo.

El color es, de nuevo, el lenguaje más directo para el modisto y en esta ocasión utiliza suaves tono arena y marfil que conviven con blancos y otros tan vibrantes, y musicales, como el rojo y el rosa, el naranja y el turquesa, el verde y, como no, el azul piscina que, a veces, muta en plata.

De Font se aplauden sus vestidos de noche y fiesta pero trabaja el punto con maestría y logra que una sencilla chaqueta o un jersey se conviertan en una postal evocadora, una pintura con muchos matices o una escultura rica en texturas. Ahora utiliza plumas que aumentan ese movimiento y dinamismo que recorren, con elegancia, la colección.

Dice el diseñador que el señor Cugat hizo bailar samba y rumba a las mujeres en la pista del Waldorf Astoria y que ahora él las invita a bailar durante la primavera y el verano de 2018. Quizá alguna lleve se decore el cabello con una diphyllenia, la flor que se convierte en cristal cuando le caen gotas de lluvia. Una flor que inspira muchos de los exquisitos bordados de la colección.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente