Anterior El Espanyol coge aire venciendo a un Deportivo en descenso Siguiente Merkel gana las elecciones pero necesitará pactar para formar gobierno, según los sondeos a pie de urna Arriba Ir arriba
Delfín de Héctor o delfín de cabeza blanca (Cephalorhynchus hectori).
Delfín de Héctor o delfín de cabeza blanca (Cephalorhynchus hectori). THINKSTOCK

La población del delfín más pequeño del mundo ha disminuido un 80% desde 1970

  • Se calcula que solo quedan unos 9.000 delfines de Héctor

  • Esta especie habita únicamente en las aguas de Nueva Zelanda

  • Una gran cantidad mueren atrapados en las redes de los pescadores

|

La población del diminuto delfín de Héctor, que habita solo en las aguas de Nueva Zelanda, ha disminuido en un 80% en los últimos 50 años, alerta la organización ecologista Sea Shepherd.

Se calcula que en la actualidad existen unos 9.000 delfines de Héctor (Cephalorhynchus hectori) y su drástica disminución de población, que totalizaba unos 50.000 ejemplares en 1970, lo ha colocado en la lista de especies en peligro de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

"Muchas de las pequeñas subpopulaciones están aisladas y son vulnerables como es el caso de los Héctor de la Isla Norte", apunta Michael Lawry, director gerente de Sea Shepherd en Nueva Zelanda, en el inicio de la campaña del grupo conservacionista para salvar a estos mamíferos marinos.

Se ha dado una verdadera masacre silenciosa en nuestras aguas.

"Los delfines de Héctor han desaparecido a un ritmo veloz en el último siglo y sin que el público lo sepa, se ha dado una verdadera masacre silenciosa en nuestras aguas. Ahora hay una mayor concienciación de la gente, pero aún sigue siendo un problema que no puede ser solucionado con solicitudes ni documentos", dice Lawry. El activista también apunta a las conexiones que el Gobierno neozelandés comparte con las "grandes compañías pesqueras".

"Operación Pahu"

La "Operación Pahu", en alusión al nombre maorí para los Héctor por el sonido que hace esta especie al respirar, pretende proteger a estos delfines de la pesca ilegal o comercio no regulado, entre otros problemas, precisó en un comunicado la organización. Una gran cantidad de estos delfines mueren al quedarse atrapados en las redes de los pescadores sin poder emerger a la superficie para respirar.

En su campaña, los activistas patrullarán la costa sureste de la Isla Sur para supervisar las actividades humanas en los hábitat de los delfines de Héctor, en colaboración con la población indígena y científicos locales.

El delfín de Héctor, un mamífero marino de color gris con manchas blanquinegras, mide menos de 1,5 metros.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente