Enlaces accesibilidad

La era Trump

Trump admite que Rusia pudo interferir en las elecciones y se compromete a defender el este de Europa

  • El presidente de EE.UU. hace escala en Polonia antes de la cumbre del G20
  • Es su primera visita bilateral a Europa, a un socio conservador y euroescéptico
  • Ha criticado la actividad "desestabilizadora" de Moscú en el continente europeo
  • También ha advertido a Corea del Norte por su "mal comportamiento"

Por
Donald Trump elige Polonia para la primera etapa de su viaje a Europa, en un gesto que apoya el euroescepticismo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha cargado este jueves, durante su visita a Polonia, contra la actividad "desestabilizadora" de Rusia en Europa y ha ratificado que su país está "comprometido" en la defensa de sus aliados en el centro y el este del continente, al tiempo que admitía la posibilidad de que Moscú estuviera tras la injerencias en las elecciones presidenciales que le llevaron a la Casa Blanca, si bien ha matizado que otros países o personas también interfirieron en los comicios

Creo que fue Rusia y que podrían haber sido otras personas y otros países, podría haber mucha gente interfiriendo

"Creo que fue Rusia y que podrían haber sido otras personas y otros países, podría haber mucha gente interfiriendo", ha reconocido Trump, en una rueda de prensa en Varsovia junto a su homólogo polaco, Andrzej Duda.

"Podría haber sido Rusia, pero podrían haber sido otros países y no seré específico, pero creo que un montón de gente interfiere. Ha pasado durante mucho tiempo, ha estado pasando durante muchos años", se ha justificado el presidente estadounidense, habitualmente reacio a reconocer cualquier posible influencia de Moscú que manche su triunfo.

De hecho, Trump ha culpado a su antecesor, Barack Obama, de no hacer nada pese a que conocía las injerencias rusas: "Lo supo en agosto; las elecciones eran en noviembre. Es mucho tiempo en el que no hizo nada al respecto", ha señalado, antes de deslizar una motivación electoralista: "Hillary Clinton iba a ganar las elecciones y él dijó que no se hiciera nada sobre eso. Si hubiera pensado de otra forma [que Trump iba a ganar], hubiera hecho algo al respecto", ha dicho el presidente estadounidense.

Reproches a Rusia y a Corea del Norte

En cualquier caso, Trump ha querido resaltar que Estados Unidos "está comprometido en mantener la paz y la seguridad en Europa central y oriental" frente a lo que ha calificado de "comportamiento desestabilizador" de Rusia, unas acusaciones que inmediatamente han sido contestadas desde Moscú: "No estamos de acuerdo con esa aproximación", ha replicado un portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Posteriormente, durante el discurso con el que ha cerrado su visita en la plaza Krasinski, que acoge el monumento a la resistencia polaca durante la ocupación nazi, Trump ha ratificado su compromiso, con una alusión explícita al artículo 5 del Tratado de la OTAN, que asegura la defensa mutua de los países miembros. "Instamos a Rusia a poner fin a sus actividades desestabilizadoras en Ucrania y en otros países, así como su apoyo a los regímenes hostiles como Siria e Irán, y que en su lugar se una a la comunidad de naciones responsables en nuestra lucha contra los enemigos comunes y en defensa de la civilización", ha reiterado.

Trump se reúne con el presidente polaco, Andrzej Duda

Trump se reúne con el presidente polaco, Andrzej Duda. REUTERS REUTERS

Durante la rueda de prensa, Trump también se ha referido a Corea del Norte, en plena escalada de tensión con el régimen de Pyongyang tras su última prueba armamentística, y ha subrayado que "habrá consecuencias por el mal comportamiento" del Gobierno de Kim Jong-un. El mandatario estadounidense ha recalcado que no quiere que Corea del Norte se convierta en una nueva Siria y ha deslizado que "habrá que hacer algo" ante ese comportamiento "peligroso".

Este miércoles, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, planteó la posibilidad de una intervención armada contra Corea del Norte en una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad sobre el ensayo militar norcoreano. Trump ha confirmado que la administración estadounidense está analizando varias respuestas "severas" a la actitud de Pyongyang, pero no ha querido entrar en detalles al ser preguntado sobre una posible reacción militar de Washington contra Corea del Norte, si bien ha sido contundente: "Yo no dibujo líneas rojas", ha apostillado Trump.

Una primera visita a Europa controvertida

La reunión con Duda ha sido el primer acto de una visita que el Gobierno polaco del partido conservador y ultranacionalista Ley y Justicia ha calificado de "histórica", al ser la primera bilateral de Trump en un país europeo, por encima de aliados tradicionales como Reino Unido o Alemania. En este sentido, el presidente estadounidense ofrece un espaldarazo a un aliado que cultiva el euroesceptcismo y que ha sido reprobado por sus socios europeos por sus medidas antidemocráticas.

Así, durante la rueda de prensa, Trump ha destacado que Polonia es uno de los pocos países que cumple con sus obligaciones financieras con la OTAN, subrayando la diferencia con otros socios como Alemania, a la que hace tres meses acusó de deber "grandes cantidades de dinero" a la Alianza.

Sobre este extremo, ha reconocido haber sido "muy duro" con los aliados de la OTAN para que elevaran su contribución financiera, si bien ha asegurado que ahora, gracias a su insistencia, el dinero está fluyendo hacia la Alianza Atlántica. "Europa debe demostrar que cree en su futuro invirtiendo su dinero en su futuro", ha destacado.

Este es solo uno de los asuntos que separan a Trump de los tradicionales aliados estadounidenses, como ya quedó demostrado en la reciente reunión del G7, donde surgieron notables diferencias en torno al cambio climático o el comercio internacional. Y probablemente volverán a resurgir este viernes, en la cumbre del G20 que se celebra en la ciudad alemana de Hamburgo, donde Trump, entre otras reuniones bilaterales, se entrevistará con el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Diplomacia del gas

Por el momento, tras la reunión bilateral con Duda, ambos han participado en un encuentro con jefes de Gobierno de Europa Central y Oriental agrupados bajo la etiqueta de los Tres Mares (Báltico, Adriatico y Negro), un foro de carácter económico en el que Trump ha propuesto a los doce países participantes que importen gas licuado de Estados Unidos, con el argumento de reducir así su dependencia energética de Rusia.

Polonia apoya la idea porque aspira a convertirse, con inversiones estadounidenses, en un centro logístico de gas licuado para el este de Europa a través de un puerto construido en su costa septentrional, aunque tendrá que pujar para ello con Alemania.

Trump posa ante el monumento que conmemora el levantamiento de Varsovia, después de dar su discurso

Trump posa ante el monumento que conmemora el levantamiento de Varsovia, después de dar su discurso REUTERS REUTERS

"EEUU está comprometido a asegurar fuentes de energía alternativas" para Europa del Este, para que esta región nunca más sea "rehén de un único suministrador energético", ha dejado caer Trump en una nueva alusión a Rusia.

En este sentido, ha garantizado que Estados Unidos "nunca usará la energía para obligar a otros países a hacer algo, ni tampoco permitirá que otros lo hagan". Y ha apostillado: "Nuestro objetivo es que todos puedan acceder al mercado energético, que haya menos barreras".

Discurso con resonancias históricas

La visita de Trump se ha cerrado con un discurso solemne ante el monumento de la plaza Krasinski de Varsovia que recuerda a los resistentes durante la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial, ante miles de asistentes que ondeaban banderitas de Polonia y Estados Unidos.

La cuestión fundamental de nuestro tiempo es si Occidente tiene la voluntad de sobrevivir

Trump ha querido resaltar los valores comunes compartidos por ambos países, con alusiones a episodios como el levantamiento del gueto judío de Varsovia, en 1943, o la destrucción de la capital a manos de los nazis: "Como nos recuerda la experiencia polaca, la defensa de Occidente descansa en último término no sólo en los medios, sino en la voluntad de prevalecer de su gente. La cuestión fundamental de nuestro tiempo es si Occidente tiene la voluntad de sobrevivir", ha recalcado.

"Todos debemos luchar como los polacos por la familia, por el país y por Dios", ha insistido el mandatario. Así, ha instado a sus aliados a acabar con el Estado Islámico y ha subrayado que su país dará la bienvenida a quienes "compartan" sus "valores", pero que sus fronteras estarán cerradas "al terrorismo y al extremismo", una postura con la que el Gobierno ultranacionalista polaco se identifica por completo.

Por último, Trump ha alertado frente a la "burocracia" que "drena la vitalidad y la riqueza de las personas" en los países occidentales, un "peligro" "invisible" frente al que ha esgrimido la necesidad de defender la "libertad individual" y la "soberanía" nacional.

Noticias

anterior siguiente