Enlaces accesibilidad

El Congreso reprueba a Montoro por "beneficiar a los defraudadores" con la amnistía fiscal

  • Con los votos de PSOE, Podemos, Ciudadanos, ERC, PDeCAT y Compromís
  • Es el segundo ministro del Gobierno de Rajoy reprobado, tras Rafael Catalá
  • El ministro acepta el "reproche" de la Cámara pero dice que seguirá trabajando
  • El PSOE le rechaza como interlocutor en plena negociación del techo de gasto

Por
El Congreso reprueba a Cristóbal Montoro por "beneficiar a los defraudadores" con la amnistía fiscal

La mayoría del Congreso ha votado este jueves a favor de la reprobación del ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, por haber beneficiado a los defraudadores con la amnistía fiscal aprobada en 2012 y que ha sido declarada inconstitucional. El ministro acepta el "reproche" de la Cámara, pero subraya que no tiene efectos y que seguirá trabajando, con el objetivo inmediato de la negociación del techo de gasto para los Presupuestos de 2018.

Montoro ha sido reprobado por 197 votos a favor, 135 en contra y 5 abstenciones. Mientras el PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, ERC, el PDeCAT o Compromís se han unido para votar contra el ministro, además de otras formaciones Bildu y Nueva Canarias, el PNV se ha abstenido.

El PNV ha justificado su abstención por "coherencia", ya que la amnistía fiscal no fue aplicada en las haciendas forales y en temas fiscales los nacionalistas vascos prefieren "no interferir".

Se convierte así en el segundo ministro del Gobierno de Rajoy que recibe la reprobación del Congreso, tras el titular de Justicia, Rafael Catalá, acusado de "obstaculizar" la acción de la Justicia en casos de corrupción como la llamada Operación Lezo.

Reprobación a iniciativa de los socialistas

La votación se ha producido después de que esta semana se debatiera una moción consecuencia de la interpelación socialista que recordaba la sentencia del Tribunal Constitucional que declara nula la disposición adicional primera del Real Decreto que aprobó la amnistía fiscal.

Esta moción afirmaba que la amnistía fiscal "benefició a los defraudadores", vulnerando principios constitucionales, mientras "se incrementaba de forma notable la carga impositiva de los contribuyentes que cumplen con sus obligaciones fiscales".

Además, incidía en que el ministro actuó en contra de "los principios de justicia del sistema tributario y de su deber de promover la conciencia fiscal entre los españoles".

A la 'amnistía fiscal', aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012, se acogieron un total de 29.065 personas físicas y 618 personas jurídicas. Con ella afloraron unos 40.000 millones de euros y Hacienda recaudó unos 1.200 millones con el gravamen especial que fijaba la norma.

Montoro: "La vida sigue"

El afectado ha querido dejar claro que esta reprobación no le apartará de su trabajo, centrado en la preparación de los Presupuestos Generales de 2018, empezando por el techo de gasto, que es la "antesala" y que el Gobierno aprobará el próximo lunes. "La vida sigue y hay que seguir trabajando y negociando", ha dicho en los pasillos del Congreso.

El ministro ya alegó que la sentencia del Tribunal Constitucional no tenía efectos prácticos, ya que no se anulaban las regularizaciones tributarias firmes, y que la razón del tribunal para sentenciar por unanimidad que la amnistía suponía una vulneración de la Constitución se sustentaba en que había sido aprobada a través de un decreto ley y no de un proyecto de ley.

Con un tono más indignado, Montoro ha amenazado con presentar denuncias en los tribunales ante posibles informaciones sobre su antiguo despacho de asesoría, Equipo Económico, del que vendió sus acciones en 2008.

"Estoy esperando a que alguien pase la raya para defender mi honor donde debo defenderlo, que es en los tribunales, pero no lo consigo porque están ahí midiendo el terreno", ha aseverado ante los medios, advirtiendo de que va a defender su "honor".

El PSOE rechaza a Montoro como interlocutor

Sin embargo, tras esta reprobación, el PSOE ha rechazado sentarse a negociar con Montoro en la reunión que tenían prevista este viernes los portavoces socialistas del área económica para recibir información sobre el 'techo de gasto', el límite máximo de gasto público que podrán incluir los próximos presupuestos para 2018.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Abalos, ha manifestado en rueda de prensa que su partido no puede "tener un entendimiento con un reprobado". "Hay que ser coherentes", ha subrayado. Por eso, cambian de interlocutor y se reunirán con un secretario de Estado del ministerio, aunque a ese encuentro los socialistas acudirán con la única intención de escuchar la información que les traslade el Gobierno, y sin plantear ningún tema para la negociación.

En cualquier caso, será el lunes próximo cuando la Ejecutiva Federal del PSOE decida si se abstendrá o votará en contra del techo de gasto que aprobará ese mismo día en un Consejo de Ministros extraordinario el Gobierno y que remitirá posteriormente al Congreso para su aprobación.

Noticias

anterior siguiente