Enlaces accesibilidad

Cuando el Hombre Lobo se enfrentó a Spider-Man

  • Se publica la colección que Marvel dedicó al licántropo en los años 70
  • Destacan los dibujos del experto en cómic de terror, Mike Ploog

Por
Fragmento de la portada de 'Marvel Team-Up 12'
Fragmento de la portada de 'Marvel Team-Up 12'

La colección Marvel Limited Edition sigue recuperando los clásicos de Marvel de los años 70, que nunca se habían publicado en España en su formato original y a color. Entre ellos las colecciones de monstruos surgidas tras la relajación del Comics Code. Ya sabéis que la censura no permitía los monstruos en los tebeos juveniles (os lo contamos con detalle más abajo). Ahora le llega el turno al Hombre Lobo, con el tomo Hombre Lobo: Luna llenael primero de los tres que recogerá la colección completa del licántropo.

El Hombre Lobo de Marvel se llama Jack Russell y apareció en febrero de 1972, dentro de la colección genérica Marvel Spotlight, que Marvel usaba para presentar a nuevos personajes y, si tenían éxito, les daban su propia colección. Y el Hombre Lobo tuvo un enorme éxito, porque apenas dos números después contaría con su propia colección (Werewolf by night); mientras que era sustituido en Marvel Spotlight por otro personaje nuevo que se convertiría en un mito de los 70: el Motorista Fantasma. Además, ambos compartían al mismo artista: Mike Ploog, un experto en cómics de terror, que también se encargaría de la colección de Frankenstein.

Portada de 'Marvel Limited Edition. Hombre Lobo: Luna llena'

Portada de 'Marvel Limited Edition. Hombre Lobo: Luna llena'

Lo más curioso del personaje, que fue creado por el guionista Gerry Conway (Spider-Man), es que el protagonista no se convierte en Hombre Lobo por un mordisco sino por una maldición.Cuando el joven Jack Russell cumple 18 años descubre, de mala manera, que ha heredado de su padre una maldición familiar y que, durante las tres noches de luna llena de cada mes, se transforma en un licántropo.

Como señala Eduardo Salazar en el imprescindible prólogo de esta cuidada edición: "Los Jack Russell son una variante de la raza de perros Terrier", por lo que ya sabéis de donde sale el nombre del protagonista".

Otra de las curiosidades más destacadas de este Hombre Lobo (y que lo diferencia del resto) es que, a pesar de su fiereza, mantenía un cierto control de sus salvajes instintos, como podemos comprobar gracias a sus bocadillos de pensamiento, en los que nos contaba cómo se resistía a las tendencias asesinas propias de convertirse en una bestia humana. 

El Hombre Lobo de MIke Ploog
El Hombre Lobo de MIke Ploog

El Hombre Lobo de MIke Ploog

El 'Darkhold', el 'Necronomicón' del Universo Marvel

Además, en estos números también asistimos a la primera aparición del Darkhold, el libro que sería al universo Marvel lo que el Necronomicón al universo de H.P. Lovecraft, y que tendrá gran importancia en colecciones como Los Vengadores y, por supuesto, en la del Doctor Extraño. Y es que hay varios oscuros personajes, incluyendo al padrastro de Jack, que persiguen el poder arcano de sus páginas.

En los primeros números de la colección, las aventuras del Hombre Lobo se centrarán en esas conspiraciones místicas y familiares, manteniéndose alejado de los superhéroes. Pero había una constante en aquellos años y es que la mascota de la editorial, Spider-Man, se tenía que dejar caer por las nuevas colecciones, casi siempre en el tercer número, para apoyar a los nuevos personajes. Por eso, en este tomo, tenemos el primer contacto de ambos héroes, aunque dicho encuentro se produjese dentro de la colección Marvel Team-Up en la que, cada mes, Spider-Man formaba equipo con otros personajes del Universo Marvel. 

Otra curiosidad es que Jack Russel fue el primero, pero no el único Hombre Lobo de Marvel. Apenas un año y medio después de su debut (y sólo un mes depués de su encuentro con Spider-Man), John Jameson, el hijo del gran editor de periódicos J.Jonah Jameson, también se convertía en un licántropo debido a una joya lunar, en una de las sagas más recordadas del arácnido. Además, mientras Jack Russel era "Werewolf" (palabra inglesa adaptada del alemán que significa hombre lobo), John Jameson recibía al nombre de "Man-Wolf".

Pero estaba claro que, en aquel momento, a los lectores les gustaban los Hombres Lobo.

La transformación del Hombre Lobo
La transformación del Hombre Lobo

La transformación del Hombre Lobo

Mike Ploog, un grande del terror

Como comentábamos antes, el gran dibujante Mike Ploog fue el encargado de introducir a los monstruos en el Universo Marvel, ya que era todo un experto en el tema gracias a su alabado trabajo en las revistas de terror de Warren. El suyo es uno de los mejores Hombres Lobo de la historia; al igual que casi nadie ha igualado su Frankenstein (sólo el maestro Bernie Wrightson), ni su Hombre-Cosa; y su versión del Motorista Fantasma continúa siendo un referente

Desgraciadamente, Ploog enseguida fichó por el cine (Los Cazafantasmas, La Cosa, Superman II) lo que nos privó de su arte salvo en proyectos puntuales en los que continúa demostrando que es uno de los grandes del cómic.

Destacar que, aunque la mayoría de los episodios son de Ploog, el tomo contiene algunos números dibujados por otros grandes artistas de Marvel de la época como Tom Sutton o Gil Kane.

Viñeta del 'Hombre Lobo'
Viñeta del 'Hombre Lobo'

Viñeta del 'Hombre Lobo'

La relajación de la censura

Hay varios factores que contribuyeron a que el Hombre Lobo pudiera integrarse en el Universo Marvel en 1973. El primero (y fundamental) fue la relajación del Comics Code que, hasta entonces, había impedido que los monstruos apareciesen en los cómics destinados al público juvenil; el segundo, la decisión de Stan Lee de ampliar las temáticas (y los formatos) de sus cómics para captar nuevos lectores (más adultos); y el tercero, la aparición de librerías especializadas donde se podían vender este tipo de cómics orientados a un público más adulto.

Así, en aquellos maravillosos años asistimos al nacimiento de colecciones míticas que poco tenían que ver con los superhéroes, como Conan el Bárbaro o Shang chi master of kung fu, El Hombre-Cosa, y a la introducción, en el Universo Marvel, de los grandes clásicos del terror: El Hombre Lobo y Drácula en 1972 (La Tumba de Drácula, disponible en cuatro tomos de esta colección sigue siendo uno de los mejores cómics publicados por Marvel en toda su historia), La Momia (1973) y El Monstruo de Frankenstein (1973). La colección del personaje de Shelley también cuenta con su tomo recopilatorio de Marvel Limited Edition.

Personajes que contaron con colecciones propias y que también compartieron la revista Monsters Unleashed (1973-1975), una publicación dirigida a un público más adulto y en blanco y negro (al estilo de La espada salvaje de Conan).

La transformación del Hombre Lobo
La transformación del Hombre Lobo

La transformación del Hombre Lobo

El último aullido

Desgraciadamente ninguna de las colecciones de los monstruos clásicos (Salvo la sensacional, La Tumba de Drácula) tuvieron el éxito esperado. Por eso la colección del Hombre Lobo cerró en 1977, después de 43 números publicados.

En los años 80, el Hombre Lobo prácticamente desapareció de Marvel hasta que fue recuperado como el enemigo natural de El Caballero Luna en la inolvidable colección que contó con los guiones de Doug Moench y los espectaculares dibujos de Bill Sienkiewicz; y que también acaba de ser recuperada por Panini en dos tomos imprescindibles.

El hombre Lobo nos dejó un puñado de historias inolvidables que os recomendamos que no dejéis escapar. Sin duda uno de los volúmenes más interesantes de una colección imprescindible.

Portada del  segundo tomo de 'Marvel Limited Edition: Hombre Lobo'

Portada del segundo tomo de 'Marvel Limited Edition: Hombre Lobo'

Noticias

anterior siguiente