Anterior La tesorera del PP señala al gerente provincial de Valencia como responsable del gasto electoral Siguiente Puigdemont se plantea ir al Senado para presentar alegaciones contra el 155 Arriba Ir arriba
Portada de 'MIau, miau, miau'
Portada de 'MIau, miau, miau' Diábolo Ediciones

"Me pareció ver un lindo gatito"

  • El libro Miau, miau, miau, repasa las apariciones de los gatos en el cine

  • Sus autores son Juan Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona

|

Graciosos, enigmáticos, locuaces, inquietantes, terroríficos… los gatos han coprotagonizado algunas de las escenas más recordadas de la historia del cine, como el ataque de Alien o el beso final de Desayuno con diamantes. Ahora Juan Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona nos proponen un repaso de estos inolvidables mininos cinematográficos en el libro Miau, Miau, Miau. Los gatos en el cine (Diábolo Ediciones).

“En realidad –asegura Juan Luis Sánchez-, no ha habido tantos gatos que hayan pasado por la pantalla como perros, por ejemplo. Todo el mundo es capaz de dar nombres de varios canes ilustres, que si Rintintín por aquí, que si Lassie por allá, que si Beethoven, pero no existen sagas ilustres de gatos. Lo que pasa es que han dejado para el recuerdo secuencias memorables, como la que muestra la dificultad de trabajar con ellos en La noche americana”.

“La idea para el libro surgió precisamente por la portada –añade Luis Miguel Carmona-. ¿Quién no querría comprar un libro con un gato y Audrey Hepburn en ella?.

“La verdad –continúa Luis Miguel- es que tuvimos que rebuscar mucho en nuestra memoria felina para recordar gatos en películas, y más que tuviesen nombre y algún papel relevante en las mismas. Tuvimos problemas en las españolas, ya que el cine patrio no es muy dado a tener este tipo de animalitos en sus imágenes. Rescatamos algunos títulos más que curiosos como El techo de cristal, con Carmen Sevilla donde su gatita incluso llega a dormir con ella. Pero sí, creíamos que apenas encontraríamos 30 o 40 gatos y ¡al final han sido casi doscientos!”.

Kitty Galore, el villano de 'Como perros y gatos' Kitty Galore, el villano de 'Como perros y gatos'

El libro

¿Cómo ordenar esos casi doscientos gatos? Luis Miguel nos comenta cómo han dividido el libro: “Hay un primer capítulo donde hablamos de la historia de los gatos en general, de cómo han influido en pintores, escritores o músicos y también cómo han sido relevantes en la política. En este mismo capítulo –bastante amplio- hacemos un amplio recorrido por cómo los gatos han estado involucrados en bastantes géneros cinematográficos como la comedia, el cine policiaco o el de terror. O sea, todo lo que siempre quiso saber sobre los mininos y no se atrevió a preguntar”.

“Después –continúa Luis Miguel-, ya por sus nombres, hablamos de los gatos en cien papeles relevantes de la historia del cine; de la televisión; los gatos reconvertidos en humanos o viceversa como el Kevin Spacey de Siete vidas, este gato es un peligro; y ya por último otro amplio capítulo destinados a los gatos en el cine de animación”.

“Salvo el primer capítulo –añade Juan Luis-, el resto vienen a ser diccionarios en los que se pueden encontrar los gatos más relevantes de todos los tiempos.

Orangey también protagonizó 'El increible hombre menguante' Orangey también protagonizó 'El increible hombre menguante'

“Los gatos no hacemos el ridículo en público” (Gardfield)

Cualquiera que tenga un gato sabrá que son animales que va a su bola, por lo que no son fáciles de adiestrar. “En la mayoría de las películas –asegura Luis Miguel- se suelen utilizar varios gatos para el papel, más que nada porque son bastante rebeldes y cuando uno no quiere trabajar entonces se cambia por otro.

“Aunque existen entrenadores de gatos (que también comentamos en el libro) -añade Luis Miguel- son animales que van a lo suyo y es muy complicado que cumplan las instrucciones requeridas. En este sentido es muy divertida la escena de La noche americana donde un gatito es incapaz siquiera de beber leche de un plato. Uno de los gatos que más nos ha sorprendido es el de Perdida, que según David Fincher era capaz de estar quieto durante horas”.

Conviene llevar nueve gatos, por lo menos –comenta Juan Luis-. Alguno se negará en redondo a hacer lo que se espera de él, otro igual se anima, pero sólo una vez. La diferencia con los perros es que si un gato no quiere hacer algo, nunca lo hará. Últimamente, si se rueda en digital, y no existe el gasto en rollo de película, lo que se está haciendo es poner al gato en una habitación y grabarle durante 24 horas. En algún momento se beberá el agua, o hará lo que se supone que esperamos de él, así que luego se editan los cinco segundos que valen, y punto pelota”.

“Existe alguno que incluso se enorgullece de que a su especie no se le pueda domesticar –añade Juan Luis-. “En el circo verás leones, elefantes, tigres, etc. "Los únicos que no hacemos el tonto en público somos los gatos", decía Garfield”.

Garfield Garfield

Prefieren las películas de terror

En cuanto a las películas que prefieren los gatos, Luis Miguel nos comenta que: “Aunque últimamente los gatos (sobre todo a raíz del éxito de los videos de Internet) han aparecido como contrapunto cómico o entrañable en torno al protagonista, en gran parte de la historia del cine han sido utilizados en el cine de terror: desde los clásicos de El gato negro, el cuento de Poe, hasta El increíble hombre menguante. En el primer capítulo antes mencionado hablamos bastante de ello.”

“También en este género –añade Luis Miguel- Stephen King les ha tenido como parte importante de su obra, sin olvidar al mítico Jonesy de Alien”.

“Yo diría –añade Juan Luis- que se les recuerda sobre todo por comedias o terror, pero que conste que los mininos se lo han trabajado para triunfar en otros géneros, recuérdese al General Sterling Price, del western Valor de ley, al gato de El largo adiós, que es cine negro, y a Floyd el gato de la romántica Ghost, el único que puede sentir la presencia de su amo muerto hasta que llega la médium. Los gatos son todoterreno”.

“Aunque como resulta tan complicado trabajar con ellos, yo diría que lo que mejor se les da son: ¡los dibujos animados!” –concluye Juan Luis-.

Orangey y Audrey Hepburn en 'Desayuno con diamantes' Orangey y Audrey Hepburn en 'Desayuno con diamantes'

Las estrellas gatunas

Esa dificultad para entrenarlos hace que haya muy pocas estrellas gatunas. Según Luis Miguel los más famosos serían: “El primero sin duda sería Orangey, mimado por Audrey en Desayuno con diamantes pero también el de Rhubarb, el gato millonario, y el que quiere comerse al protagonista de El increíble hombre menguante. Precisamente Orangey ganó dos premios PATSY considerado el Oscar de los animales”.

“Otro que se hizo con este galardón fue Morris –continúa Luis Miguel-, célebre por anunciar comida para gatos y que en el cine protagonizó los primeros minutos de Un largo adiós y también en plan bastante secundario Shamus, pasión por el peligro donde acompañaba a Burt Reynolds”.

“Otro gato que dejó impresionado a sus coprotagonistas humanos fue Tonto en Harry y Tonto, una de nuestras películas favoritas gatunas”.

El gato siamés de Un gato del FBI –añade Luis Miguel- se mueve muy elegantemente sobre todo en sus títulos de crédito, que si eres amante de los gatos hay que ver una y otra vez. Sin olvidar a Gafe, que utilizaba el baño en Los padres de ella, una de las mejores comedias de los últimos años”.

“De todos ellos –añade Juan Luis- me quedo con Morris, muy famoso en su época porque escribía libros y todo. ¡Seguro que escribía mejor que nosotros! Como es tan complicado trabajar con ellos, el público medio quizás no recuerde el nombre de ninguno, salvo los más frikis, que siempre recordaremos a Jonesy, de Alien”.

aver y Jonesy en 'Alien, el octavo pasajero' Sigourney Weaver y Jonesy en 'Alien, el octavo pasajero'

Las estrellas de Youtube

En el libro también hay un apartado sobre el éxito de los gatos en Youtube, como nos comenta Juan Luis: “Alguien dijo “Si rompes un jarrón de la dinastía Ming, ronronea. Seguro que te lo perdonarán”. La verdad es que estos animales tienen un encanto especial. Te encandilan. Existe una web que es como Gran Hermano pero con gatos y como cometas el error de ponerla, te quedas toda la tarde embobado mirando, abriendo la boca y suspirando. ¡Qué bonitos! Son unos seductores natos”.

“Hemos hecho un libro sobre ellos, analizando, repasando y documentándonos durante varios meses… ¡y todavía no sabemos el por qué! –Añade Luis Miguel-. Pero lo cierto es que han sido un gran acontecimiento surgiendo grandes estrellas que incluso han llegado al cine como el gato callejero Bob, que acompaña a un músico británico que se recuperó de la droga y se hizo millonario gracias al felino”.

“En el primer capítulo hablamos largo y tendido de ello, lo que nos ha hecho ver un montón de videos de gatitos… ¡y hacernos adictos suscribiéndonos a todos los canales!” –concluye Luis Miguel-.

Baldomero, el gato del Dr. Maligno Baldomero, el gato del Dr. Maligno

Los gatitos más animados

Los gatos también han protagonizado grandes películas y series de animación. “Perros y gatos –asegura Luis Miguel- deben estar bastante empatados en esta cuestión. Pero es cierto que hay multitud de gatos que han servido de inspiración a dibujantes de comics o tiras cómicas – desde Félix hasta Fritz pasando por Isidoro o Garfield-, algo de lo que también hablamos en el primer capítulo”.

“En cuestión de animación –continúa Luis Miguel-, no podemos dejar de nombrar a Don Gato y su pandillaLos Aristogatos, Tom persiguiendo a Jerry, Jinks sufriendo las trampas de los ratones Pixie y Dixie, y al pobre Silvestre humillado por Piolín… “me pareció ver un lindo gatito”.

“Los animadores profesionales –añade Juan Luis- siempre dicen que los gatos les dan mucho juego para hacer gags. Yo tengo cinco gatos animados favoritos: Don Gato, que nos enseñó cómo dar propinas, atando la moneda a un hilo, para poder recuperarla. Jinx, de Pixie y Dixie, que hablaba con acento andaluz: “¡Mardito roedore!”. El Gatobús, de Mi vecino Totoro, que nos demostró que la Empresa Municipal de Transporte compra los modelos más aburridos. Garfield, mi inspiración. ¡Yo también quiero pasarme el día tumbado o comiendo lasaña! Tom, de Tom y Jerry, donde tenían una relación tan cordial que el ratón se ponía celoso cuando el gato se busca una novia y pasa de él”.

Don Gato y su pandilla Don Gato y su pandilla

Cientos de fotos de gatitos

Además de los interesantes, documentados y divertidos textos de los autores destacamos los cientos de fotos que incluye el libro: “Las hemos conseguido –afirma Luis Miguel- a base de libros y buscando documentación y fotos por todas partes, la verdad es que ha sido una labor bastante ardua en adquirir material que ha supuesto que Amazon nos considere clientes predilectos gatunos”.

Cada vez resulta más complicado encontrar material de cine clásico –añade Juan Luis-, las campañas de marketing hacen que a la gente sólo le interese la novedad. Es más fácil encontrar buenas fotos de los últimos estrenos, pues al trabajar en los medios tengo guardado algo de material de prensa. Pero encontrar algo de Desayuno con diamantes empieza a resultar complicado. Y eso que he dicho un título de los más famosos”.

'Un gato del FBI' 'Un gato del FBI'

Sus mininos favoritos

Por último preguntamos a los autores cuáles son sus mininos cinematográficos favoritos, empezando por Luis Miguel:“Ulysess de A propósito de Llewyn Davis, que tiene una secuencia magistral con el músico protagonista. El señor Baldomero, un gato de raza egipcia (o sea, sin pelo), que lleva en su regazo el doctor Maligno en Austin Powers. Por supuesto, el gato sin nombre de Desayuno con diamantes, cuyo plano final bajo la lluvia es un icono clásico de la historia del cine. El siamés Pyewacket de Me enamoré de una bruja, aunque igual que esté junto a Kim Novak tiene algo que ver en que nos enamore. Y en animación el elegante Barón de esa maravilla que es Haru en el reino de los gatos, película que debería estar en todas las estanterías de los amantes de estos felinos”.

Juan Luis también tiene sus preferidos: “En un pedestal especial Michelle Pfeiffer, la mejor actriz y la más guapa en aquella época, como Catwoman, en Batman vuelve. Pienso que Batman no hacía falta que volviera, se podía haber quedado en su casa, pero ella estaba estupendísima”.

“Luego –continúa Juan Luis- ya van todos los demás. Jonesy de Alien, el octavo pasajero que era el verdadero protagonista de la película, completamente injusto que al principio de la segunda parte le sustituyeran por otro que no se parece en nada. Hasta Ripley llevaba unas bragas distintas, más acordes a la moda de los nuevos tiempos. Butch, de El increíble hombre menguante, que demuestra que esa sensación que tenemos a veces de que el gato mataría a su amo si pudiera, es sólo una cuestión de tamaño, si por alguna razón menguamos, ¡estamos perdidos! Aunque es de tele, Salem, de Sabrina, cosas de brujas, porque era muy sarcástico y en la versión española… ¡fan de José Luis Perales!”

“Como siempre me han gustado las féminas malvadas, también tengo cierta predilección por la maquiavélica Milady, de D’Artacán y los tres mosqueperros, aunque a veces, más que gata era un poco zorra” –concluye Juan Luis-.

Salem, el gato de Sabrina Salem, el gato de Sabrina

Sus proyectos

En cuanto a sus proyectos, Juan Luis Sánchez nos comenta que:”Tenemos proyectos un poco marcianos. Salvo que el libro de los gatos sea un éxito rotundo que nos haga ricos. En ese caso tendríamos claro que daríamos prioridad absoluta a próximos libros como Guau, guau, guau, los perros en el cineCo, co, co, las gallinas en el cine y Lo que sea que hagan, los ornitorrincos en el cine.

“Como siempre –añade Luis Miguel Carmona-, el editor nos ha dicho que no podemos decir mucho para no dar ideas a la competencia. Pero digamos que son historias de otro mundo. Ya se sabe que “en el espacio, nadie puede oír tus maullidos”.

Portada de 'Miau, miau, miau' y sus autores, Luis Miguel Carmona y Juan Luis Sánchez Portada de 'Miau, miau, miau' y sus autores, Luis Miguel Carmona y Juan Luis Sánchez

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente