Enlaces accesibilidad

Dijsselbloem aboga por aliviar la deuda Griega y suavizar las exigencias fiscales tras el tercer rescate

  • Apuesta por reducir el objetivo de mantener 10 años el superávit primario al 3,5%
  • Busca acercar posturas con el FMI para que participe en el último tramo del rescate
  • Comparece por primera vez tras sus declaraciones sobre los países del sur

Por
El presidente del Eurogrupo, Jeron Dijsselbloem, en el pleno de la Eurocámara durante un debate sobre la situación del estancado segundo rescate a Grecia.
El presidente del Eurogrupo, Jeron Dijsselbloem, en el pleno de la Eurocámara durante un debate sobre la situación del estancado segundo rescate a Grecia. EFE EFE/Olivier Hoslet

El presidente del EurogrupoJeroen Dijsselbloem, ha defendido este jueves que será necesario que los acreedores concedan un alivio de la deuda a Grecia para que su economía vuelva a ser sostenible y ha abogado por que se suavicen las exigencias fiscales que deberá cumplir el país al término de su rescate financiero ante el pleno del Parlamento Europeo.

El también ministro de Finanzas holandés abrió así la puerta a cumplir dos de las demandas esenciales que hace el Fondo Monetario Internacional (FMI) para participar financieramente en el rescate, y que están en el fondo de las discrepancias con los acreedores europeos que impiden el cierre de la segunda revisión del tercer rescate.

Dijsselbloem ha comparecido ante la Eurocámara para hablar del rescate griego y se ha mostrado confiado en que Grecia y las instituciones llegarán a un acuerdo para cerrar la revisión "antes de finales del mes que viene".

"Creo que el periodo de diez años con el 3,5% de superávit primario de objetivo debería ser recortado", ha señalado Dijsselbloem en referencia a una de las condiciones clave que Grecia deberá cumplir como parte de su rescate.

Un superávit primario a "medio plazo"

Los acreedores exigen al país que mantenga este 3,5% de superávit primario a "medio plazo" pero las instituciones europeas -Comisión Europea, Banco Central Europeo y Mecanismo Europeo de Estabilidad- y el FMI discrepan sobre cuántos años en concreto deberían fijarse.

Mientras desde Europa defienden que Grecia ha sobrepasado los objetivos fiscales de su programa con un 3,9% de superávit primario, como recordó el propio Dijsselbloem, el FMI duda de que Atenas pueda mantener el 3,5% durante una década y además aboga por un mayor alivio de la deuda helena.

"Discutiremos sobre el alivio de deuda y se necesitará alivio de deuda para encontrar esta solución, es mi opinión y creo que es compartida por el Eurogrupo", ha señalado Dijsselbloem a este respecto. "Es el único modo en que podrán volver a una trayectoria sostenible y un futuro económico sostenible", ha agregado.

El ministro holandés ha precisado, no obstante, que la trayectoria fiscal y el alivio de deuda no se abordarán hasta que haya un acuerdo definitivo sobre las medidas de recortes de pensiones y fiscales que Grecia debe aplicar en 2019 y 2020.

Compromiso de acuerdo en mayo

El presidente del Eurogrupo se ha comprometido "personalmente" a garantizar antes del final de mayo un acuerdo entre sobre la segunda revisión del rescate entre Grecia y las instituciones implicadas en el rescate -Comisión Europea, Banco Central Europeo, Mecanismo Europeo de Estabilidad y Fondo Monetario Internacional- lo que permitiría el desembolso de un nuevo tramo de crédito en Atenas.

Las partes llegaron en abril a un acuerdo de principios sobre el paquete de reformas que debe aplicar Grecia y las medidas expansivas que podrá legislar en paralelo para impulsar el crecimiento.

El acuerdo aún debe concretarse en sus aspectos técnicos durante la misión sobre el terreno que realizan desde el martes los supervisores de las instituciones en Atenas.

El cierre de la segunda revisión del cumplimiento de las condiciones del rescate por parte de Grecia lleva meses estancado por las diferencias entre el FMI y los acreedores europeos sobre la trayectoria fiscal que debería seguir el país al término de su rescate.

Disculpas ante la Eurocámara por sus polémicas declaraciones

La comparecencia en pleno de Dijsselbloem era muy esperada después de que el presidente del Eurogrupo haya sido criticado por los europeos por su falta de disponibilidad para participar en el debate sobre Grecia así como por las peticiones de dimisión que ha recibido por los grupos de la Eurocámara a raíz de sus comentarios sobre los países del sur de la eurozona.

En este contexto, Dijsselbloem comenzó su comparecencia "lamentando" no haber podido participar en ocasiones anteriores por sus obligaciones como ministro en su país y aseguró que no hubo "mala voluntad" en ello.

Asimismo, en referencia a los comentarios en una entrevista con un diario alemán en los que sugirió que países de la eurozona gastaron en "copas y mujeres", ha reiterado que fue "desafortunado" que se ligaran a los países del sur y que lamenta si ofendieron porque "no era su intención insultar".

El jefe del Eurogrupo ha mantenido que el mensaje que dio en la entrevista no fue el que se ha trasladado en la polémica y ha defendido que su intención fue subrayar que los países del euro deben respetar las reglas y obligaciones para que la solidaridad entre ellos sea también efectiva.

"Mis palabras se vincularon después a la crisis en algunos países del sur y eso fue muy desafortunado. No es lo que dije y ciertamente no fue lo que quise decir", ha insistido, para después "lamentar mucho" el malestar creado por lo que, sostiene, fue un malentendido.

Noticias

anterior siguiente