Anterior El Valencia castiga la mala puntería del Espanyol Siguiente Los restos mortales de José Manuel Maza serán repatriados previsiblemente este lunes Arriba Ir arriba
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi REUTERS / Kai Pfaffenbach

El BCE ve la recuperación económica "cada vez más sólida" pero rechaza retirar los estímulos por ahora

  • Draghi afirma que la inflación no justifica aún un cambio de políticas

  • El BCE mantiene los tipos de interés en el mínimo histórico del 0%

  • Tampoco varía su programa de compra de deuda pública y privada

|

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha asegurado este jueves que la recuperación de la economía en la zona euro es "cada vez más sólida" pero ha dejado claro que esta mejoría no permite aún retirar los estímulos.

Draghi ha hecho esta valoración en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que ha mantenido sin cambios los tipos de interés en el 0% y que no ha introducido variaciones en su programa de compra de deuda.

El presidente del BCE ha señalado que "la recuperación cíclica de la economía de la eurozona está siendo cada vez más sólida y los riesgos a la baja han disminuido", pero inmediatemente ha querido zanjar cualquier duda acerca de la proximidad de la retirada de las medidas extraordinarias.

En este sentido, Draghi ha subrayado que los riesgos para la perspectiva de crecimiento, aunque menores, "siguen inclinados a la baja", y ha añadido que la inflación aún no ofrece suficientes indicios que justifiquen un cambio de políticas.

El banquero italiano ha anticipado que "el dato probablemente subirá en abril" y que posteriormente se mantendrá a niveles similares a los actuales, mientras que la inflación subyacente -que excluye los precios de la energía, alimentos frescos, alcohol y tabaco- sigue ofreciento muestras de debilidad.

Draghi cuestiona la lentitud de las reformas

Según el último dato de Eurostat, la tasa de inflación interanual de la zona euro se relajó en marzo al 1,5%frente al 2% observado en el mes anterior. La subyacente, por su parte, se situó en el 0,7%, frente al 0,9% del mes anterior, su lectura más débil desde abril de 2016.

El presidente del BCE ha recordado que el crecimiento de la zona euro se ve perjudicado por la lentitud en la adopción de reformas estructurales, subrayando que para aprovechar completamente las medidas aplicadas otras áreas al margen de la política monetaria "deben contribuir de forma más decisiva".

Además, Draghi ha señalado refiriéndose a la Comisión Europea la importancia de tomar en una mayor consideración social a aquellos que no han salido ganadores o se han visto perjudicados por la globalización.

Mantenimiento de los tipos de interés

En un comunicado previo a la rueda de prensa, el BCE ha anunciado que mantiene los tipos de interés en el 0% y que tampoco habrá variación en la facilidad del préstamo -que continuará en el 0,25%- ni en la facilidad de depósito, por lo que seguirá cobrando a la banca un 0,40% por guardar su dinero.

La entidad monetaria europea ha reiterado el mensaje de que prevé que "sus tipos de interés rectores se mantengan en los niveles actuales o en niveles inferiores, durante un período prolongado y bien pasado el horizonte de las compras netas de activos".

El BCE va a adquirir hasta finales de diciembre deuda por valor de 60.000 millones de euros mensuales, pero también ha confirmado que está dispuesto a comprar hasta que vea que la inflación sube de forma sostenida hasta su objetivo, que es cercano pero inferior al 2%.

El Banco de Suecia mantiene tipos y aumenta la compra de activos

Al margen de la zona euro, el Banco de Suecia (Riksbank) ha decidido este jueves mantener los tipos de interés en el -0,50%, pero ha decidido añadir 15.000 coronas (1.554 millones de euros) a su programa de compra de activos, así como aplazar al menos hasta mediados de 2018 una potencial primera subida de tipos con el fin de estimular la inflación y afrontar la "considerable incertidumbre política exterior".

De este modo, a finales de 2017, las compras de deuda del banco central sueco sumarán un total de 290.000 millones de coronas (30.070 millones de euros), excluyendo reinversiones, según informa Europa Press.

"Para apoyar el aumento de la inflación, la política monetaria necesita ser algo más expansiva", ga explicado el instituto emisor sueco, subrayando la importancia de esta postura ante "la considerable incertidumbre económica y la evolución de los acontecimientos políticos internacionales".

>

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente