Enlaces accesibilidad

Tres muertos tras hundirse un pesquero en la ría de Pontevedra

  • El barco se hundió tras colisionar con una batea
  • Dos de los tripulantes lograron ser rescatados con vida

Por
Tres marineros mueren tras hundirse un pesquero en la ría de Pontevedra

Tres personas han muerto tras chocar contra una batea un barco pesquero que se hundió en la ría de Pontevedra, en tanto que otras dos han sobrevivido al accidente, informaron fuentes de Salvamento Marítimo.

Fue uno de los tripulantes del "Novo Marcos", con base en Portonovo (Sanxenxo), quien dio aviso del hundimiento del pesquero en las proximidades de la isla de Tambo, en la Ría de Pontevedra, tras colisionar con una batea sobre las cuatro de este miércoles de madrugada.

El joven, de 23 años, logró llegar a la playa de Combarro (Poio) por sus propios medios y fue atendido por el 061 con síntomas de hipotermia. El otro superviviente fue rescatado por la tripulación de otra embarcación.

Saltaron al mar cuando notaron que se hundía el barco

El marinero relató, según el responsable del servicio de Emergencias de Poio, Manuel Vicente, que él y sus compañeros "sintieron un golpe" y comprobaron que el barco "hacía agua y se hundía" quedando con la quilla hacia arriba, tras lo cual "saltaron todos al mar".

Aunque la distancia entre el punto del naufragio y la playa "no es mucha", el joven tardó "cerca de hora y media" en llegar a tierra "por el aire del norte que está pegando y el frío".

El patrón mayor de la cofradía de Portonovo, José Antonio Gómez, ha explicado a Efe que el barco, dedicado al cerco, había estado de noche fondeado en Marín, puerto en el que habían descargado la pesca del día, "tomando un café porque estaba la noche muy fresca".

En lugar de dirigirse hacia su puerto base de Portonovo, Gómez ha señalado que "debieron acercarse hacia Combarro" con la intención de atracar allí y refugiarse porque la noche no estaba muy buena", momento en el que embistieron contra la batea. Después del impacto "intentaron traer el barco hacia una playa", una maniobra con la que según el patrón mayor "se equivocaron".

Tras la aparición en tierra del primer marinero, sobre las 5.45 horas, se activó un operativo de búsqueda para dar con el paradero de los otros cuatro tripulantes del barco, todos ellos vecinos de Campelo (Poio).

Las tareas de rescate

En el operativo, coordinado por el CCS Finisterre de Salvamento Marítimo, están participando el helicóptero Pesca I de la Xunta, la patrullera Río Guadalupe de Guardia Civil, la Salvamar Mirach y Sargadelos, el buque María Pita y el Helimer 215 de Salvamento Marítimo. Por tierra, se sumaron agentes de la Guardia Civil y efectivos de Protección Civil de Poio.

Además, se dio aviso a los pesqueros que se encontraban en la zona, uno de los cuales el "Churus", encontró a dos de los marineros del barco, uno fallecido y otro a salvo subido a una de las bateas, que fueron trasladados hasta Combarro.

Por su parte, el helicóptero Pesca I ha recuperado el cuerpo de un segundo tripulante en las inmediaciones del lugar del naufragio, uno de los polígonos de bateas más próximos a la isla de Tambo. En estos momentos continúa la búsqueda de la persona que continúa desaparecida tras el naufragio y que, según los servicios de emergencia, se trataría del patrón del barco.

Se estableció un dispositivo de búsqueda para localizar al quinto tripulante que permanecía desaparecido tras al naufragio. A mediodía, lograban localizar su cuerpo sin vida.

Dos de los fallecidos eran los padres de los dos supervivientes, mientras que el tercer fallecido localizado era el patrón del pesquero y también era familiar de los anteriores, según informa TVE.

Ya había sufrido dos naufragios

No era la primera vez que el pesquero "Novo Marcos Campello" que naufragaba, pues ya había sufrido dos naufragios anteriores. Pero este tercer naufragio es el más grave de todos ellos, al fallecer dos de sus tripulantes, y al estar desaparecido un tercero, el patrón del barco.

El 'Novo Marcos' sufrió su primer percance, según ha explicado a Efe el patrón mayor de Portonovo, José Antonio Gómez, en noviembre de 2006 cuando quedó varado cerca de la playa de A Lanzada, en el límite de los municipios pontevedreses de Sanxenxo y O Grove.

El barco chocó contra una roca en una zona de abrigo, una circunstancia que se achacó a un despiste, ya que el propio patrón mayor advertía entonces de que todos los marineros conocen muy bien ese escollo al estar reflejado en todas las cartas marinas. Sus cuatro tripulantes, que resultaron ilesos, fueron auxiliados por otro barco que se encontraba en la zona.

Siete meses después, el 'Novo Marcos' se hundió a 300 metros de la isla de Sálvora, en la ría de Arousa, tras rozar una zona rocosa y sufrir una vía de agua que obligó a sus tripulantes a saltar al agua, en donde fueron rescatados por otro pesquero. En este segundo percance, los tripulantes tampoco resultaron heridos.

Noticias

anterior siguiente