Enlaces accesibilidad

Elecciones en Francia

Las dos patrias de Macron y Le Pen

  • Los resultados demuestran el fin de un régimen y de un sistema político caduco
  • Macron y le Pen se califican de patriotas, pero sus patrias son muy diferentes
  • Francia vive el día después de una revolución silenciosa que culmina el 7 de mayo

Por
 La Republica Francesa se enfrenta a dos semanas de furiosa campaña electoral para elegir entre dos candidatos opuestos.
La Republica Francesa se enfrenta a dos semanas de furiosa campaña electoral para elegir entre dos candidatos opuestos. AFP PHOTO / JOEL SAGET

Ha sido una elección atípica y unos resultados sorprendentes que demuestran el fin de un régimen y de un sistema político caduco. La izquierda de Mélenchon, la derecha de Fillon y los socialistas de Hamon han sido castigados por las urnas por no haber conectado suficientemente con los problemas de los ciudadanos.

La Republica Francesa se enfrenta a dos semanas de furiosa campaña electoral para elegir a dos candidatos extremadamente opuestos y dos programas antagónicos. Macron y le Pen se autocalifican de patriotas, pero sus patrias son muy diferentes.

La de Macron es la Francia abierta, progresista, necesitada de reformas que no se han hecho en 30 años por miedo a las protestas en la calle.

Macron: "El pueblo francés ha decidido ponerme en primer lugar en la primera vuelta de las elecciones"

La patria de Marine es una Francia encerrada en sí misma, con las fronteras también clausuradas y dando la espalda a Europa y al euro para hacer frente así a las consecuencias negativas de la globalización.

Le Pen aspira a ser la primera presidenta de Francia

Portazo a los políticos tradicionales

Los ciudadanos han dado un portazo a esos políticos tradicionales que estuvieron en el Elíseo en los últimos decenios, socialistas y conservadores. Ahora el desafío es enorme para los dos finalistas de las presidenciales. Algo está claro: el sistema antiguo ya no sirve, empieza una nueva etapa en la historia de Francia, y por ende, de Europa, que vota, eso sí, con Berlín a la cabeza, por este joven intrépido de 39 años que hace tres años era un perfecto desconocido.

Esta mañana las ejecutivas de los partidos hacen balance de los resultados de anoche. En el Partido Socialista se espera un aquelarre después del 6,35 % obtenido por Benoît Hamon. Habrá que buscar un nuevo líder (¿tal vez Anne Hidalgo?) que intente reflotar esta formación política hecha pedazos. En la sede de los Republicanos, más de lo mismo, con los sarkozystas más o menos agazapados dispuestos a deshacerse de los despojos de François Fillon.

Francia vive el día después de una revolución silenciosa que tendrá su punto y seguido el 7 de mayo.

Noticias

anterior siguiente