Anterior Un incendio destruye completamente una nave industrial en un polígono de Getafe (Madrid) Siguiente May ante Sturgeon: "No voy a permitir que nuestra gente sea dejada atrás" Arriba Ir arriba
Los jerséis con capucha destacan en la propuesta de Delpozo. AFP
New York Fashion Week

Delpozo, la costura como concepto espiritual

  • El pintor József Rippl-Rónai y el escultor Max Bill, fuentes de inspiración

  • Font crea volúmenes circulares y bordados inspirados en el vuelo del colibrí

  • Destacan los jerséis de punto con capuchas y las hebillas circulares

  • Font cumple cinco años al frente de la casa española Delpozo

|

Hace cinco años que Josep Font emprendió un nuevo camino y se enfrentó al gran reto de tomar las riendas de la casa fundada por Jesús del Pozo para hacer de ella una firma global. Hoy, tras diez colecciones, nueve de ellas presentadas en la Semana de la Moda de Nueva York, puede decir que lo ha conseguido.

Viste a estrellas del cine y la música, la última ha sido la cantante Rihanna, una mujer influyente y poderosa, un icono del momento, y tiene tiendas propias en Madrid y Londres a las que se unirá una tercera en Dubái.

 Forman redondeadas y pliegues marcan la estructura de las prendas. AFP

La nueva colección, la décima en Delpozo, pega un giró estético y se desmarca de las anteriores, utilizando nuevas siluetas y una carta de tejidos potente, marcada por el color y la riqueza tranquila de su adn.

 Los hombros se redondean con suavidad. AFP

Dice Font que se ha inspirado en la pintura de József Rippl-Rónai y en las esculturas de Max Bill. Del húngaro ha tomado prestados sus colores tranquilos: negros medianoche, burdeos y verdes oscuros, un azul noche y un masculino castaña.

A ellos suman, en jugoso contraste, un azul Klein, un naranja Balenciaga, marfil, ámbar y un amarillo suave que Font reserva para el final.

Es una paleta intensa pero a la vez serena, como las escenas cotidianas del pintor. Una paleta perfecta para las prendas de patrón amplio y los volúmenes escultóricos que recuerdan a las obras de Bill.

 Los volúmenes se inspiran en Max Bill. AFP

Font, igual que el suizo, logra hacer esculturas con materiales potentes pero que trasmiten una sensación de ligereza, de ingravidez. Los pliegues se acentúan con intencionalidad y las mangas, redondeadas, aportan una suave sensualidad rozando el cuerpo de la mujer.

Se adivina un ligero viaje a los revolucionarios años sesenta, cuando los diseñadores, influidos por la carrera espacial y los gritos de libertad que pedía la calle, cambiaron las reglas de la moda, haciendo del vestir una forma de expresión. 

En esos años, inspirados por las formas de las naves espaciales y los planetas, predominaban las formas esféricas y Font, como en un guiño a esa década prodigiosa, utiliza el compás para dibujar capuchas, hombros y las hebillas, que cumplen su función pero además decoran hombros y cinturas.

 Las hebillas decoran hombros y cinturas. AFP

Las prendas de día conviven en armonía con los diseños enfocados a las citas especiales. La silueta tulipa destaca por su rotundidad y belleza, y también llaman la atención los jerséis de punto con capuchas, algunas bordadas recreando el vuelo de un colibrí.

 El color intenso marca las propuestas de Delpozo. AFP

No es el único detalle de autor. Las prendas de punto, en lana merino, se bordan imitando el reflejo de las escamas de los peces, distorsionadas por el movimiento del agua. Como estampado vemos un arreglo floral abstracto sobre organza que irrumpe con fuerza entre los demás tejidos en lisos.

 Carrusel de Delpozo. AFP

Aunque hay guiños a la pintura y la escultura, esta colección es poesía porque liga la estética a la espiritualidad, los tejidos a las sensaciones, los colores a la emociones, las volúmenes al alma. 

Delpozo, proceso creativo de la colección de otoño de 2017

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente